Las películas basadas en videojuegos suelen tener una mala fama que no es inmerecida ya que, salvo algunas notables excepciones, tienden en general a fluctuar entre ser mediocres o malas, simples vehículos para explotar el cariño de los fans a la franquicia y, en los peores casos, una reinterpretación de la misma que tiene poco que ver con la historia original.

Pero si una producción tenía esperanzas de elevarse de esta maldición era probablemente “Uncharted: Fuera del Mapa”, saga originaria del PlayStation 3 que cuando salió en 2007 desdibujó los límites entre los videojuegos y los filmes, al aplicar hábilmente las técnicas cinematográficas que se habían refinado a lo largo de las décadas para crear una especie de película interactiva inspirada en cintas de acción como “Indiana Jones” y sus predecesoras “El tesoro de Sierra Madre”.

Desafortunadamente, la aventura que nos presenta el director Ruben Fleischer (“Zombieland”, “Venom”) y llega a los cines este 17 de febrero no logra capturar la misma magia de los videojuegos que le dieron vida ni la de sus padres espirituales, navegando en ese intermedio plácido de películas de acción suficientemente entretenidas, pero finalmente olvidables.

Para aquellos a los que no les es familiar “Uncharted”, los juegos – y la película – siguen las aventuras de Nathan Drake, un buscador de tesoros que dice ser descendiente del corsario inglés Sir Francis Drake y que, a lo largo de sus aventuras, se encuentra con legendarias locaciones y artefactos como El Dorado, Shangri-La y el paraíso pirata de Libertalia.

La cinta en cambio nos muestra una historia alternativa del personaje, interpretado ahora por Tom Holland (“Spider-Man: No Way Home”). Aunque conserva los elementos como su posible descendencia de Francis Drake, este Nathan es un huérfano con afición a la historia que se gana la vida realizando hurtos menores a la clientela del bar neoyorquino en el que trabaja.

La oportunidad toca su puerta en la forma de Victor ‘Sully’ Sullivan (Mark Wahlberg), un veterano cazador de tesoros que le propone buscar el oro escondido por el explorador portugués Fernando de Magallanes durante su viaje de circunnavegación del planeta y, más importante para Nathan, información sobre su hermano mayor perdido. Se les une en su aventura Chloe Frazer (Sophia Ali), una dura aventurera con grandes problemas de confianza que sirve como una especie de interés amoroso para el protagonista.

Lo que sigue es una predecible, aunque entretenida aventura a lo largo del globo, llevándolos a locaciones como Barcelona y las Filipinas, con el poderoso empresario Santiago Moncada (Antonio Banderas) y su letal esbirra Braddock (Tati Gabrielle) pisándole los talones.

De izquierda a derecha Chloe Frazer (Sophia Ali), Victor Sullivan (Mark Wahlberg) y Nathan Drake (Tom Holland), los tres protagonistas de la película "Uncharted". (Foto: Columbia Pictures)
De izquierda a derecha Chloe Frazer (Sophia Ali), Victor Sullivan (Mark Wahlberg) y Nathan Drake (Tom Holland), los tres protagonistas de la película «Uncharted». (Foto: Columbia Pictures)

En ese aspecto, la historia de “Uncharted” es contraria a su nombre, y va por caminos ciertamente ya experimentados por sus predecesores que la hacen parecer una versión menos competente que el cuarto juego de la saga, “A Thief’s End”. Y si bien la trama mantiene la vaga coherencia interna que se espera de este tipo de aventuras arqueológicas al estilo de “Indiana Jones”, que la confrontación final se deba a un hecho fortuito es particularmente conspicuo, tomando en cuenta que intentó justificar al menos todos los eventos anteriores con explicaciones que tenían sentido.

Si hay algo para destacar en la cinta son sus escenas de acción, que en sus mejores momentos recuerdan al tipo de escenas que podríamos ver en una película de Jackie Chan, aunque por supuesto utilizando dobles de riesgo. La secuencia final me pareció particularmente inspirada y, sin adelantar nada, creo que es la primera vez que he visto una escena de ese tipo en una película.

El elenco en cambio varía entre aceptable y cuestionable. Curiosamente, aunque la decisión más controversial del proyecto fue la elección de Tom Holland como Nathan Drake, él está entre lo mejor de la película, aunque esto tiene que ver más con el carisma del actor que a otra cosa. Wahlberg, en cambio, es un Sully carente del encanto y actitudes redentoras que hicieron al personaje tan querido en los videojuegos.

Si hay algo que resaltar de "Uncharted", son sus emocionantes escenas de acción. En la imagen Tom Holland como Nathan Drake. (Foto: Clay Enos/ Columbia Pictures)
Si hay algo que resaltar de «Uncharted», son sus emocionantes escenas de acción. En la imagen Tom Holland como Nathan Drake. (Foto: Clay Enos/ Columbia Pictures)

Los otros miembros del elenco cumplen sus roles competentemente, con Tati Gabrielle visiblemente disfrutando su rol como la sádica Braddock, robándose la atención en cada una de sus apariciones. En cambio, Antonio Banderas parece desperdiciado en su rol, un villano patético y falto de atractivo cuya presencia en la cinta no aporta mucho.

“Uncharted” no es una mala película y si lo que busca el espectador es acción y emoción, los encontrará con creces. Pero para fans de la franquicia que esperaron por casi una década y media por esta adaptación, no se puede dejar de sentir que hubo un desperdicio de potencial, una sensación que no puedo dejar de comparar al haber esperado una década para hallar un tesoro escondido y encontrar una reproducción de buena calidad, perfecta para tenerla en casa, pero no para ponerla en un museo.

Puntuación

★★★☆☆ (Tres estrellas de cinco)

Titulo original: “Uncharted”

Director: Ruben Fleischer

Elenco: Tom Holland, Mark Wahlberg, Antonio Banderas, Sophia Ali, Tati Gabrielle

Género: Acción, Aventura

Duración: 116 minutos

Año: 2022

Clasificación: PG 13