No es novedad en estas semanas las inmensas discusiones en torno a la política con motivo de las elecciones presidenciales, creo que todos tenemos algún amigo o pariente que se ha dejado llevar por el pensamiento de que el comunismo chavista va a invadir el país si es que gana Castillo.

Eso esta trayendo grandes discusiones intrascendentes en las redes sociales a las cuales todos estamos metidos y sin lugar a dudas son parte de nuestras vidas. Con ello y la pandemia, el uso mas frecuente de estos medios esta trayendo un ambiente interesante para estudiar. Se ha logrado dividir a la población en dos extremos diametralmente opuestos. Por un lado tenemos a todos aquellos que no le darían su voto a los Fujimori por ninguna razon del mundo y en el otro lado tenemos a aquellos que ante el miedo a que gane un candidato de izquierda, argumentan que el Perú se convertiría en otro Venezuela.

Sin lugar a dudas es una situación muy compleja porque de ambos lados se han tomado posiciones demasiado radicales, al punto de generar grandes luchas virtuales y peleas entre amigos y familiares por motivos políticos. De otro lado, el hambre político del grupo fujimorista no deja de provocar un clima de tensión bajo el cuento del fraude que ha generado discusiones en las redes sociales bajo el tag #FraudeEnMesa.

Yo sinceramente creo que tenemos que ser más patriotas y acatar el voto popular sea cual sea. No podemos poner al país en un conflicto ocasionado por grupos que no aceptan cual es el voto popular.

Creo que los peruanos debemos tener conciencia de la situación y dejar de lado los caprichos de un grupo y avanzar hacia el siguiente paso, el cual sería sacar al país adelante todos juntos y con un alto grado de responsabilidad y sobretodo regresar a los partidos politicos que son la base de la democracia.