El Sol de México
31 de diciembre de 2006

En la famosa clásica carta a Enrique II, rey de Francia, Nostradamus le asigna 77 años de vida al Comunismo, y en la segunda precisión temporal, 70 años al Estado soviético. Los párrafos correspondientes han sido numerosas veces citados y reproducidos antes y después de la caída de los socialismos reales.

El párrafo asienta: «Y eso seguirá a extremados cambios de poderes y revoluciones, con temblores de tierra, con pululación de la Nueva Babilonia, miserable hija cuya abominación será aumentada por el primer holocausto; y sólo se mantendrá durante 76 años y siete meses».

También en el Presagio 21 se da cuenta del hecho.

La proclamación de la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas se da el 30 de diciembre de 1922 y la URSS es desmontada en agosto-diciembre de 1991.

En estos textos de Nostradamus dos cosas impresionan: Babilonia, que fue materialista y antisemita como lo sería la URSS; y la palabra Holocausto, lo que los nazis acometieron inhumana y científicamente contra los judíos.

LA ESTIRPE DE NOSTRADAMUS

Miguel de Nostredame, o Nostradamus, tuvo un hermano y tres hijos, una niña y dos varones. Su hermano Juan era literato y fue procurador al Parlamento de Provenza, y en 1575 publicó una erudita obra de biografías «De los más célebres y ancianos poetas provenzales que florecieron durante la época de los condes de Provenza». Murió 24 años después que su hermano.

Miguel, a quien se conocía como «El Joven Nostradamus», pretendiendo seguir el ejemplo de su padre y tener éxito y fortuna, publicó un almanaque lleno de predicciones para el año 1568. En el momento de su aparición fue débilmente apreciado y ante tal tibia acogida, el joven se propuso confirmar uno de sus pronósticos que le hizo al duque De Espinay-Saint Luc, afirmando que la villa de Pouzin, sitiada por las tropas reales, sería destruida por un incendio en 1574. El joven fue e incendió la villa y De Espinay lo descubrió in fraganti. El duque, indignado, le echó el caballo encima matándolo.

César, el otro hijo, era poeta y nunca atrevió andarse con profecías. Publicó varios libros de versos y obras históricas, tales «Historias y crónicas de Provenza» y «Discurso sobre la ruina y miseria de la villa de Salon», en 1598, muchos años después del fallecimiento de su progenitor. Nació en Salon, en 1555, y murió en Saint-Rémy, cerca de Arlés, en 1629.

Nostradamus le escribió una larga carta explicándole su vida y las aptitudes y circunstancias que lo hicieron adivino.

ABUELOS Y PROGENITORES

El 14 de diciembre de 1503 nació en Sain-Rémy de Provenza, en el sur de Francia, hijo de Jaime de Nostredame, notario del lugar y adinerado, y de Renée de Saint-Rémy, una mujer de buena familia. Sus abuelos, Jean de Sain-Rémy y Pierre de Nostredame, eran profundos conocedores de las ciencias matemáticas y la medicina, e influyeron en su nieto estimulándole la vocación por ambas disciplinas y «transmitiéndole el don de predecir el futuro», cosa que afirma en el prólogo de sus Centurias.

LA PESTE Y EL CURANDERO

Tenía 19 años cuando decidió radicar en Montepellier para estudiar medicina en la universidad de esa ciudad, mas antes de doctorarse apareció la peste bubónica y suspendió sus estudios. Con lo poco que había aprendido se aplicó a crear diversas fórmulas herbarias, una de ellas la píldora rosa, que recetaba y administraba; el éxito obtenido le otorgó fama en toda Francia. La píldora contenía una fuerte dosis de vitamina C.

Además, asistía a los enfermos recomendándoles la ropa de cama limpia, agua limpia y mantener las calles limpias, y que se alimentasen bien.

En esas andanzas se relacionó con doctores, alquimistas, cabalistas y místicos que vivían y hacían de las suyas en la clandestinidad por temor a la Santa Inquisición.

Este miedo a ser perseguido como hereje por andarse en tan «malas» compañías, lo decidió a escribir sus profecías extremadamente crípticas, omitiendo palabras precisas que formulan frases enigmáticas, con apócopes, metátesis y breves anagramas.

Las cuartetas están compuestas a base de metáforas y términos provenzales, hebreos, árabes, griegos y latinos; todo para evitar ser enviado a la hoguera.

Esta cautela explica el porqué es difícil interpretar sus predicciones y presagios, a la vez que admiten cualquier interpretación, ajustándola al criterio de quien las descifra.

PRIMERO Y SEGUNDO MATRIMONIO

En 1534, invitado por Julio César Scalinger, para ocupar un cargo en su administración, conoció a una chica de la «alta sociedad» con la que contrajo matrimonio, ignorándose hasta la fecha su nombre y con la cual tuvo dos hijos varones.

Su esposa e hijos murieron a causa de la peste y él tuvo además que enfrentar a Sacalinger, quien por una disputa entre ambos, ofreció un testimonio a la Inquisición de Toulouse diciendo que Nostradamus «ha hecho un comentario descortés sobre la realización de una estatua de la Virgen María».

Entonces, el visionario escapó a Italia para evitar enfrentarse a los inquisidores y en ese viaje conoció a Anne Ponsarde Gemelle, una viuda rica con la que se casó. Tuvieron dos hijos, Miguel y César.

HACE FAMA DE PROFETA

La época en que Nostradamus la hizo estaba trastornada por las guerras civiles y los enfrentamientos entre católicos y protestantes, y el poder real lo tenían jóvenes príncipes de muy mala salud, cuyos reinados solían ser breves.

Agudo y oportuno, comenzó a publicar y divulgar «exquisitas recetas», entre las cuales se encontraban «las más diversas formas de afeites y aromas», y de «la manera de hacer confituras y postres de varias clases». Estos recetarios alcanzaron popularidad y los príncipes maluchos, deseando encontrar en ellas cosa que aliviase sus malestares, los leyeron y pusieron en práctica.

Animado por el éxito, en 1550 publicó la primera serie de «Predicciones sobre el tiempo y las estaciones», incluyendo sus recetas de cocina, remedios y horóscopos.

Cinco años después, atendiendo a la fama que consolidaba, publicó por primera vez la Centuria Uno, en mayo de 1555 en la ciudad de Lyon, impresa por Macé Bonhomme. Luego siguieron dos más, que agrandaron su fama y entonces atrajo sobre él los favores reales.

Así, Catalina de Médicis lo invitó al castillo real de Blois, incorporándolo a la Corte como médico y astrólogo.

A pesar de haber errado en algunas predicciones, como la de pronosticarle larga vida al rey Carlos IX, que moriría a los 24 años como era común entre los enfermos príncipes, acertó al pronosticar la muerte de Enrique II, en 1559, durante un torneo de aquellos a caballo y con armaduras, yelmos, espadas y lanzas.

LA MUERTE DE ENRIQUE II

En el trigésimo quinto cuarteto de la Primera Centuria, Nostradamus consignó la célebre cuarteta:

«El león joven superará al viejo

En campo bélico, en singular duelo,

En jaula de oro le reventará los ojos

Dos clases una, luego morir, muerte cruel».

OTROS ASTROLOGOS DE LA EPOCA: RUGGIERI Y DEE

Catalina, esposa del regente Enrique II, era ardiente adepta al ocultismo, la magia blanca y los horóscopos, y así, además de Nostradamus, invitó a la Corte al astrólogo florentino Cosimo Ruggiere, quien elaboró horóscopos individuales para cada miembro de la Corte, talismanes de la suerte, elixires para el amor y figuras de cera que decía «podían despertar el amor y atraer la muerte».

La reina le asignó la abadía de Saint-Mahé en Bretaña y le hizo construir un observatorio en París.

Ruggiere era un vivales y un oportunista, y en 1574 fue arrestado por andarse en la conspiración para asesinar a Carlos IX, hijo de Catalina. La reina madre lo salvó de ser ejecutado, mas el florentino no escarmentó y en 1598 fue condenado por haber lanzado maleficios contra el rey Enrique IV y entonces se le encarceló, pero Catalina, que le tenía devoción, lo liberó, desterrándolo del reino. Cosimo falleció en 1615, en la oscuridad y el abandono.

Otro célebre matemático y astrólogo, contemporáneo de Nostradamus, fue John Dee, quien fue incorporado a la Corte de la reina Isabel I, a quien conoció cuando ella tenía cinco años de edad y le predijo que habría de ascender al trono de Inglaterra.

Isabel, ya coronada, lo hizo su consejero y atendía todas sus recomendaciones y predicciones. Entre otras, la muerte de María Estuardo, reina de Escocia. En realidad, Isabel mandó ejecutar a María.

Dee hizo una gran fortuna y la perdió al ser denunciado por el Gran Canciller como «charlatán e impostor». Isabel lo desterró de la Corte y Dee murió, arruinado y olvidado en 1608.

William Shakespeare se inspiró en su vida para crear el personaje Próspero en «La tempestad».

PREDIJO SU PROPIA MUERTE

Nostradamus murió el 2 de junio de 1566, poco antes de salir el sol, después de una crisis que le duró ocho días y que le provocó un acceso de hidropesía consecutivo a un ataque agudo de artritis.

En las Efemérides de Jean Stadius, otro astrólogo cuya obra consultó, escribió de su puño y letra estas palabras: «Mi muerte está próxima», y a continuación detalló el día y la hora exacta de su fallecimiento.

Stadius o Stade, matemático y astrónomo belga, fue nombrado matemático real del rey de España y Enrique III de Francia le llamó para enseñar en el Colegio de Francia. Murió en 1579, 13 años después de Nostradamus.

EL AÑO 2007

La Cuarteta II de la Tercera Centuria consigna:

«En varias noches la tierra temblará,

En primavera, dos esfuerzos seguirán,

Corinto, Efeso en dos mares nadará,

Guerra se mueve por dos valientes en lucha».

El texto ha sido interpretado tanto como un desembarco y guerra naval entre Grecia y Turquía, ya que se puede presuponer que los dos mares pudieran ser el Negro y el Egeo.

Los valientes en guerra, presumiblemente el presidente norteamericano George Bush contra el dictador libio Muamar Al-Gadafi, para vencerlo por andarse patrocinando acciones terroristas en Medio Oriente, Europa y Estados Unidos.

En la interpretación correspondiente a México, en la próxima primavera, acontecerán varios terremotos durante algunas noches y se llevarán a cabo acciones de auxilio donde Estados Unidos ayudará y, al mismo tiempo, el presidente Bush se enfrentará a Fidel Castro.

Si, en otra versión, aplicada a «dos valientes en lucha», se quiere establecer la querella entre el presidente Felipe Calderón Hinojosa y Andrés Manuel López Obrador, es válida en tanto los hechos anuncian lo que vendrá en 2007.

EL AÑO 2012

En la Sextilla 4 se dice:

«De un disco, de un lis, nacerá tan gran príncipe,

Muy pronto, y tarde llegado a su provincia,

Saturno en Libra en exaltación:

Casa de Venus en fuerza decreciente,

Dama después masculino bajo la corteza,

Para mantener la feliz sangre borbón».

Si se interpreta aplicándola a España, Felipe, príncipe de Asturias, será el sucesor de Juan Carlos I y procreará otro hijo varón.

En lo correspondiente a México, el 30 octubre de 2012, que es la fecha de la Sextilla, habrá presidente electo habiéndole ganado las elecciones a una mujer: «Casa de Venus en fuerza decreciente» y será miembro del Partido Acción Nacional, ya que «para mantener la feliz sangre de Borbón», aquí habría de interpretarse como la casa del PAN.

Todo se vale, tratándose de Nostradamus.

EL EPITAFIO

Compuesto a imitación de Tito Livio, sobre su sepulcro se esculpieron las siguientes palabras en latín, que pueden leerse en la iglesia de los Cordeleros de Salon, donde fue enterrado el cuerpo de Nostradamus: «Aquí descansan los restos mortales del ilustrísimo Michel de Nostradamus, el único hombre digno, a juicio de todos los mortales, de escribir con pluma casi divina, bajo la influencia de los astros, el futuro del mundo».