Aproximadamente un 35% de los consumidores peruanos ya se preocupan por la gestión eco-amigable de las organizaciones y toman acción sobre ello.

Con la llegada de la pandemia, miles de negocios tuvieron que reformular sus procesos de entrega, políticas de atención al cliente, entre otros. Además de este factor coyuntural, fue importante la aparición de un perfil de consumidor responsable, que ya existía previo a la Covid-19.

Con el paso de los años, los consumidores han tomado mayor conciencia ambiental. Un estudio realizado por Kantar Perú (Who Cares, Who Does, 2020) revela que el 48% de peruanos afirma que buscan marcas que usen envases reciclables, el 45% ha dejado de comprar, ocasionalmente, productos por su impacto ambiental y el 33% señala que, de haber un producto sustentable, empezaría a usarlo.

Luis Fernando Terry, director de la carrera de Marketing y Gestión Comercial de la Universidad Le Cordon Bleu, señala que: “sin lugar a duda, la elección de alternativas eco-amigables se ha vuelto relevante para la decisión final de un perfil de consumidor responsable. Antes se tenía la percepción de que las acciones eco amigables generaban sobre costos para las organizaciones. Gracias a la tecnología e industria, han surgido nuevas alternativas que permiten a las empresas acercarse a una gestión amigable con el medioambiente mediante campañas de reciclaje, uso de bioplásticos, empaques de celulosa, desarrollo de subproductos, entre otros.”

En nuestro país, aproximadamente un 35% de los consumidores ya se preocupan por la gestión eco-amigable de las organizaciones y toman acción sobre ello. “Claramente el valor agregado que le añade una gestión de marketing sostenible y eco-amigable a la organización se verá reflejada en el nivel de consumo de los peruanos más sensibles con el impacto de nuestras acciones en el medio ambiente.”

Transitar a lo eco-amigable no es difícil, Luis Fernando Terry, nos menciona 4 acciones que podemos implementar en nuestro negocio:

  • Identifica a tu público objetivo: plantea sus valores, sus propósitos, miedos, temores y las necesidades que lo llevan a adquirir tus productos.
  • Reconoce su toma de decisiones: Identifica cuáles son los atributos determinantes que lo ayudan a decidir su compra. Identifica su ruta de compra (customer journey map), su ruta de consumo (consumer journey map), y genera ideas sobre cómo podrías reducir su estrés y fortalecer su conciencia ambiental.
  • Rediseña tus procesos: Revisa tus procesos de negocio, evaluando cómo podrías incorporar en tus actividades los principios de economía circular. Busca diferenciarte no sólo como el mejor producto, sino también como la mejor opción para el planeta.
  • Asegúrate de cumplir: El consumidor estará atento a que tu compromiso sea real, y no sólo sea una estrategia comercial. Busca asesoría, para que puedas ingresar al mundo de la gestión sostenible, que genere valor para el emprendedor, pero también a la sociedad y al entorno que te provee de energía y recursos.

En estos últimos años la manera de pensar, sentir y construir de un emprendedor ha cambiado. Un estudio de Ipsos Perú revela que un 72% de ellos cambió la forma de ofrecer sus productos por efectos de la pandemia. En ese sentido la nueva generación de empresas busca trascender con un propósito más allá del éxito comercial, su apuesta va por generar un valor a las nuevas generaciones. En esa misma línea, la Universidad le Cordon Bleu propone una línea de carrera priorizando estos valores en su plan de estudios.