En mis acostumbrados monólogos de los últimos dos años, quiero contarles que sigo teniendo un poco de mejora en la lectura de a poquitos, como lo que ha sido todo este proceso en el cual me han acompañado día a día.
Este es un viaje de constancia y mucho optimismo, a pesar de que hayan altas y bajas como en todo proceso humano. La verdad que para mi ha sido una experiencia muy grata, el ir descubriendo de a pocos cosas nuevas, ha fortalecido mucho mi manera de ver las cosas y cambiando todas mis perspectivas a la fecha.
Realmente es un viaje divertido, por momentos lleno de retos como aquella vez que me meti de miembro de mesa en la primera vuelta. Una experiencia que no volvería a repetir, ya que creo que di mas carga a mis compañeros de mesa que la ayuda que merecían. Sin embargo fue bueno para conocer mis limites.
Ahora con esto de seguir haciendo eventos virtuales de poesía, también vamos por el camino de explorar nuevos retos. Esta vez es de pasar de un evento normal y simple a realizar un evento de corte latinoamericano.
Ahora bien, conozco mis limitaciones actuales y eso no me detiene a seguir adelante de la mejor manera posible. Si bien es cierto no puedo leer fluidos, gracias a Dios tengo una colección de unos 50 poemas en voz para poder sacar mi ponencia, previa edición de algunos videitos.
Creo que en la vida siempre hay que tener soluciones creativas a los problemas cotidianos, ya que es la manera mas sana para poder llevar la vida. No importa que tan cascarrabias podamos ser, lo importante es siempre llegar a la meta con la frente en alto a pesar de las dificultades que quieran afectarnos.
Solo mediten y no dejen de lado sus creencias y sueños, pero al mismo tiempo sean realistas y preparanse para ellos.