Muchas cosas han cambiado en el mundo en los últimos meses, para muchos es la aparición del coronavirus que los ha obligado a estar encerrados en casa, para otros el tener que acostumbrarse a nuevas formas de trabajo y en mi caso el vivir luego de un derrame cerebral.

Mi normalidad el día de hoy, es tener una vista disminuida y en la mayor parte de las veces no poder leer textos largos en computadora. He tenido que adecuarme a una nueva forma de enfrentar las letras. El uso de la computadora es excelente para estos casos, salvo el caso cuando estas en una conversación en que te responden rápidamente.

Todo adquiere diferentes perspectivas y sobre todo una visión distinta del mundo. Poco a poco me he estado adecuando a esto de una manera mas o menos eficiente, como todo proceso hay algunas limitaciones y problemas que se van resolviendo a medida que los vamos encontrando.

Mi normalidad es definitivamente distinta a tu normalidad, aunque en apariencia no lo parezca en el fondo lo es ahora. Yo tengo problemas con la visión, pero eso no es excusa para seguir adelante como siempre y llevar una vida normal. Espero que cuando el coronavirus sea solo un recuerdo, pueda ver cuales son las cosas que pueda existir para enfrentar mi problema de visión.

Yo creo que todo esto se ira superando con el tiempo, ya que en un inicio no podía entender una sola letra del abecedario. Al inicio fue un tanto difícil pero no por eso imposible, dando todo de mi pude empezar a entender las letras y empezar a poder leer un poquito. Mi problema es ahora mas de visión que de lectura. Pero como todo, tiempo al tiempo para que eso mejore como ha sido hasta ahora.

Con esto quiero decir que no hay obstáculo que no podamos superar si es que realmente lo deseamos. Todo esta en las ganas que se le ponen a las cosas y la fuerza que le pongamos a ellas, las limitaciones nunca han sido pretexto para no hacer las cosas, pero si que las personas entiendan que existen y eso nos vuelve a veces un poco mas lentos para resolver problemas.

De esta manera es que nace la nueva normalidad a la que me estoy acomodando, recién es temprano para decir que esto esta resuelto, es mas bien el camino hacia la resolución del problema y lo voy llevando lo mejor que puedo y con mucho optimismo.