En los latidos del silencio
escondemos la ternura
protegiéndola suavemente
de los tornados de la locura