De acuerdo a la interpretación de artistas y teóricos de la Nueva Era como José Argüelles, John Major Jenkins, Daniel Pinchbeck, de los mitos cosmogónicos que sobrevivieron a la Conquista europea, los indígenas de la región creían que el mundo había sido creado y destruido en varias ocasiones y que el mundo, tal como lo conocían, correría igual suerte.[22] En algunas inscripciones calendáricas en el sistema de cuenta larga, encontradas en antiguas ciudades mayas como las correspondientes a los mencionados monumentos de Quiriguá y Cobá, la fecha de la conclusión de la presente era cosmogónica —siempre desde el punto de vista de las religiones mesoamericanas— correspondería al último día del baktún decimotercero, es decir, a la fecha 12.19.19.17.19 (21 de diciembre de 2012).[23]

A pesar de la publicidad generada por esta fecha de 2012, Susan Milbrath, curador del Museo de historia natural de Florida, aclaró que «Nosotros [la comunidad arqueologica] no tenemos registros o conocimiento de que [los mayas] creyesen que el mundo se terminaría en el 2012″[24]

«Para los antiguos Mayas, era una gran celebración del fin de un ciclo completo», dice Sandra Noble, directora ejecutiva de la Fundación para el avance de los estudios msopotámicos, en Crystal River, Florida. Presentar el 21 de Diciembre de 2012 como el día final o momento de cambio cósmico, dice, es «un invento total y una gran oportunidad para mucha gente de recaudar.»[25]

«Creo que los libros populares… sobre lo que los mayas dicen que sucederá están fabricados en la base de muy poca evidencia», dijo Anthony Aveni, profesor de estudios de nativos americanos, antropologia y astronomía de la Universidad de Colgate.[26]