A los desaparecidos en Latinoamerica

Un tiempo
quizá una generación
estuvimos esperando por ti

Creamos cientos de canciones
para recibirte
practicando las maneras de abrazar
como si fuera una primera vez

Esperamos tantas lunas
como solo Dios sabe contarlas
porque ellas corrían tanto
que un día dejamos de contar

Grabamos tu imagen en cada pared
como los grandes encuentros
que esperan el momento indicado
para explotar de emoción

Sin embargo tu estuviste siempre
porque jamás te fuiste
tomaron tu cuerpo
desaparecieron tu sonrisa
Y al final del tiempo
tu corazón quedo en nosotros

No estas muerto
porque vives en cada persona que lucha
en cada madre que reclama
en cada poeta que te escribe

Hoy no existe el olvido
porque eres carne presente
en cada aire que respira