Grande el hombre que escucha
contemplando el viento
transformando las palabras
en ideas de cambio

Grande el hombre que respira
en tierras abandonadas
carcomidas por las sombras del destierro
dejada atrás por las viejas ideologías

Grande las ideas
que mueven a esos hombres
dejando familias y riquezas
transformando las tierras infértiles
en cultivo de cambio

Grande las mujeres
que levantan el rostro ante la injusticia
cambiando el futuro de los infieles
recuperando la memoria del olvido

Grande los caídos
que dejaron su rostro en los corazones
festejando el cambio en ausencia
viviendo intensamente en nuestra alma
como ángeles en vigilia

Grande mi América
que con sangre construye el camino
hacia el nuevo hombre
libre y revolucionario
como el sueño de los caídos