No hay final para los poemas
cuando las sensaciones son incorrectas
y nos llenamos de ilusión
creyendo que hay algo allí