Con la magia y el calor de siempre

Tus lagrimas llegaron al rió
solitaria y decadente
sin alma
solo dolor en tus ojos

se esparcieron
inundando una ciudad entera
la ciudad de tu alma,
tu corazón

Concebiste un principio como un final
dejando sacos de tristeza
en el corazón del amante

miraste tu reflejo
sin poder reconocerte
sin poder contener el llanto,
el dolor del amor que muere

Fue un final sin promesas
sin palabras
sin abrazos
sin besos
solo miradas sin complicidad

fue un punto y aparte
esperando que el reloj
dejara de caminar

Un final sin final
solo ríos de alma
que enfrían el mundo
como una mentira

un final sin decir adiós
solo lagrimas que brotan
buscando curar
la insaciable herida

Daniela Medina y Jose Carlos Botto Cayo