Hay días de escupir letras
adornar con ello las esperanzas
como ilusiones que nacen
alumbradas de palabras incoloras

Hay días en que las letras se quiebran
como figuras golpeadas por el hielo
en un verano tan asesino
como las cenizas que invaden los sueños

Sentimientos que creamos mientras jugamos
esperanzados en un movimiento maestro
buscando cambiar las estrofas de la canción
que derrama emociones de lo cotidiano

La vida se viene a convertir en un grafitti
dibujado por los fantasmas del pasado
que pululan en cada imagen que vive en ti
copulando con los recuerdos de un amor

Todo es tan claro cuando dejamos de pensar
que las viejas plumas del abuelo
trazan dibujos de ingeniería en un papel solitario
entre la cuarta y la novena estrofa de este poema

A veces somos tan ciegos como los de la caverna
aquellos que nunca conocieron la luz de la verdad
pensando que la vida era una realidad coherente
aunque sus sentidos estaban distorsionados como los sueños

¿Que espera al hombre moderno?
encerrado en juegos de palabras
transmitiendo sensaciones con tatuajes
esculpidos en la piel de la esperanza

¿Conoces acaso la humanidad?
Tu, si tu, que conoces el mundo por mis letras
grabadas en una vieja libreta
escrita con los sueños de un futuro