José Carlos Botto Cayo

Hace pocos años atrás pase la barrera de los 50, una edad que es considerada como la mitad de la vida y la plenitud de la vida adulta. En esos años se han escrito muchas historias y muchos caminos recorridos. Pero si algo ha acompañado a mi generación y las que han venido después, es sin duda la agrupación británica The Rolling Stones.

Una gran banda musical que representa la rebeldía de muchas generaciones a lo largo de sus vidas. Quien podría pensar que esos jovenes de los sesentas compondrían el soundtrack de nuestras vidas. Trayéndonos canciones inolvidables como Satisfaction, Simpaty for the devil, Angie, entre otras.

Los Rolling Stones

Los Rolling Stones es una banda británica de los inicios de los sesenta. Se formó en abril de 1962​ por Brian Jones, Mick Jagger, Keith Richards, Bill Wyman, Charlie Watts e Ian Stewart.​

El nombre de la agrupación viene de una canción de Muddy Waters llamada Rollin´Stone, es así que se inicia la larga historia de una de las bandas de rock mas influyentes en la historia del rock, junto a clásicas agrupaciones como los Beatles. En contraste a ellos, los Rollings Stones siempre fueron considerados como los rebeldes de la época.

Los Rolling Stones van a tener un antes y un después a raíz de la muerte de uno de sus fundadores Brian Jones. Sobre la cual se han escrito muchas historias, documentales y algun film que narran este hecho, el cual como otras muertes de músicos ha pasado hacer parte de las leyendas urbanas.

A raíz de este hecho, la dupla, entre Jagger y Richards, van a tomar el control de la banda y la van a llevar al estrellato que conocemos hoy en día. Es una banda que ha podido reinventarse con los años, permaneciendo en el tiempo e influenciando a jovenes que han formado grandes agrupaciones a lo largo y ancho del globo. En el Perú uno de sus grandes fans es el cantante Pedro Suárez Vertiz, quien desde sus años escolares siempre ha sido un fan muy grande de esta banda.

La muerte de Charlie Watts

Esta semana el baterista de la banda partió al encuentro  de la legión de rockeros que le precedieron, como su compañero de banda que mencionáramos unas lineas arriba, al baterista de Led Zeppelin John Bonham, quien falleciera joven hace a inicios de los ochentas, el gran Jimmy Hendrix o el inolvidable Jim Morrison de los Doors.

Definitivamente una parte de nuestras vidas se va con la desaparición de Charlie Watts, una persona que nos ha acompañado desde el uso de la memoria, siempre tranquilo en la batería tocando los ritmos con los cuales hemos ido formando los recuerdos.

Hoy día solo podemos darle las gracias por su aporte a la música y por influenciar a varias generaciones con su sonrisa y tranquilidad en los tambores. Nos enseño lo que es ser parte de una banda de rock y la constancia que es tan importante para lograr los éxitos. Uno siempre debe mantenerse firme como una piedra para poder trascender en aquello que se propone en la vida.

Muchas gracias y hasta pronto!