Cada tiempo, horas, minutos
florecen en palabras dulces
como el reloj del ermitaño
marcando el tiempo del silencio

La oscuridad de tu piel
no deja brillar tu alma
atrapada en ese limbo privado
consumiendo cada sonrisa

Has pasado tiempo nulo
navegando en los recuerdos
como rutas en un mar descalzo
tapando tus ojos

Renace del silencio
abre el brillo del silencio
para transformar la luz
tan ausente estos días

Brilla con los futuros
que los ángeles no han formado
pero prometen una eternidad
alumbrada por tus suspiros