El camino de la felicidad
es un espacio silencioso
tatuado en paredes de piel
que emigran hacia los corazones