Creado en 1962, Hulk es un superhéroe de la factoría Marvel bajo el talento de auténticos artistas del cómic, Stan Lee y Jack Kirby, forjadores también de populares personajes como X-Men, Los 4 fantásticos, Thor… Todos ya protagonistas infatigables de producciones cinematográficas.

Pero Hulk tiene una historia diferente. Es una invención artística en la que se une la ciencia-ficción con la fantasía más desbordante en torno a un sistema nervioso que explota por estados de rabia incontenible y se convierte en un monstruo enamorado de una chica encantadora, perseguido por muchos por su capacidad destructiva, a tal punto que convierte en tragedia cuanto toca.

El comienzo: del cómic a la televisión

El periplo de Hulk ante las cámaras tiene inmediato éxito, a pesar de que cuando empieza a exhibirse por televisión lo hace de la mano de un actor desconocido, Lou Ferrigno, que, poco a poco, impone un estilo que entusiasma: un estilo de hombre bueno atrapado en un sinfín de peripecias que no ha buscado.

Su rabia ante su propia injusticia y muchas otras que encuentra en su camino es lo que le hace especialmente temido, pero también admirado por su lucha denodada por encontrar el antídoto que le libere de su “monstruosidad”, y así poder dar alcance pleno al amor de su vida.

Lou Ferrigno se ocupa del personaje en series de televisión y telefilmes completos desde 1977 hasta 1988, alternando con Bill Bixby, quien interpreta a Bruce Banner, el científico normal. Este “doblete” en la interpretación sólo se ha dado en este ciclo para la pequeña pantalla. No aparecerá nunca en las versiones cinematográficas.

Hulk en el cine

Eric Bana – The Hulk

El personaje se estrena en el cine con enorme despliegue de publicidad promocionando una producción multimillonaria, The Hulk, del prodigioso realizador Ang Lee, con Eric Bana, logrando una densa, a veces asfixiante puesta en escena que encuentra gran reposo en la belleza inconmensurable de Jennifer Connelly.

Edward Norton – The Incredible Hulk

Pasan cinco años para que Edward Norton se ocupe del personaje junto a la no menos bella Liv Tyler, en The Incredible Hulk (Hulk 2), de Louis Leterrier, donde impacta especialmente la apariencia debilucha  y con poca gracia en el entorno del cómic de Edward Norton, tal vez el peor Hulk de la historia en una película que se deja ver, pero a la que le falta “fuerza” y eso, en un Hulk es muy grave.

Mark Ruffalo – Avengers…

Más adelante, Mark Ruffalo cubre el personaje en The Avengers, y repetirá en la secuela prevista para este año 2015. La interpretación más anodina del gran personaje, que no le va para nada.

En síntesis, Hulk es un espléndido superhéroe que da mucho de sí y del que siempre quiero saber más, pero aún no ha encontrado a nadie que supere el original, la brillante idea de repartirlo entre dos actores (Bill Bixby y Lou Ferrigno). Después de ellos les ha dado por escoger intérpretes con aura triste como contrapunto a su furia, pero les falta aquella energía que tan bien funcionaba con aquellos. Son muy planos.

El mejor Hulk, lo dicho: Bixby y Ferrigno. Y si tengo que escoger uno en el cine, Eric Bana en la mejor película hasta la fecha, la dirigida por Ang Lee. Bana tiene tanto acierto en esta interpretación que le eligen para dos películas de gran valor: Troya, de Wolfgang Petersen y Munich, de Steven Spielberg.

¿Ustedes qué opinan?