Hoy nos volvemos a subir a nuestra máquina del tiempo y nos iremos directamente a 1985, año en el que en Estados Unidos daba sus primeros pasos una de las series con más éxito, tanto que tuvo su propio merchandising a pesar de no ser una serie de acción al más puro estilo americano ni tuviera otra característica más que el humor sano de la mano de un inglés. Hoy recordamos “Mister Belvedere”.

La serie trataba sobre las peripecias de un mayordomo inmigrante inglés que vivía con los Owens, una familia de clase media americana, algo muy trillado desde hace años y que aún a día de hoy se sigue presentando en muchas series de televisión. Y algo también muy característico en las series de entonces era el final; esta, como buena serie que guardaba los conocidos “valores de la familia americana”, siempre tenía una moraleja al final de cada capítulo.

Esta sitcom (comedia de situación, para que me entendáis) era algo realmente innovador, porque se trataban diferentes temas como el divorcio, el SIDA o la pérdida de un ser querido de una forma menos dramática y más jovial para que todos el público, en especial el más joven, fuera aprendiendo poco a poco.

La familia Owens con Mr. Belvedere en el centro
La familia Owens con Mr. Belvedere en el centro

Una de las características de esta serie que más gustaba a los espectadores era la “lucha” que tenía el miembro más joven de la familia, Wesley Owens, quien en algunas ocasiones parecía más la reencarnación del mismísimo Satanás que un niño normal y corriente, y el mayordomo, con quien la tenía tomada durante todos los episodios. ¿Os acordáis?

Mr. Belvedere estaba encarnado por el actor británico Christopher Hewett, quien falleció años después de la finalización de la serie. Y cuando los productores decidieron suspenderla, ya en 1990, la cadena recibió un auténtico aluvión de protestas y peticiones para que ésta continuase en antena, algo que no había pasado nunca, ni siquiera por una de las míticas de la televisión norteamericana, Star Trek.

Seguro que más de uno de vosotros habrá echado unas buenas carcajadas con el choque de humores en esta teleserie. El humor fácil de los americanos y el humor inteligente e irónico de los británicos, un cóctel que permanecerá en nuestros recuerdos.


Fuente: https://www.nostalgia80.com/mr-belvedere-1985-1990/