José Manuel Costa

Anteayer murió el batería loco de The Who, Keith Moon, a causa de una sobredosis de droga no especificada.Desde la aparición de The Who, Keith Moon (23-8-1946) siempre había sido el elemento desquiciado y en cierto modo y después de Pete Townsend la figura del grupo. Por aquellos años sesenta Moon pasaba por ser el mejor batería del mundo (esto no era verdad, claro, pero le prestaba una aureola especial). Sus agrias polémicas con el cantante de The Who, Roger Daltrey, al cual acusaba lisa y llanamente de no saber cantar, podían y de hecho dejaban perplejos a los fans de un grupo que, cultivando la imagen mod lanzó una de las mejores canciones de los sesenta: My generation, verdadero himno del rock inglés.

Con el tiempo, el virtuosismo de Moon fue cada vez más puesto en cuestión y sus alardes violentos con la batería asustaban menos. Es entonces, a partir de los primeros setenta, cuando su imagen se transforma en la del elemento animador y gracioso del grupo. Excéntrico como sólo puede serlo un inglés, Moon grabó también un album en solitario (Two Sides of Moon) con el que no tuvo mayor éxito.

En todo caso Moon, colgado y todo, era una de las primeras imágenes diferentes que se vieron por Europa. Era un hombre identificado con un grupo a lo largo de más de trece años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 09 de septiembre de 1978.