Cuando un artista, sea de la época que sea, consigue pervivir durante varias décadas haciendo que su música se siga escuchando, que nuevas oleadas de generaciones jóvenes se unan a cantar sus temas, es que esa banda lo ha hecho muy bien. Y eso es lo que ha pasado con Queen, uno de los grupos más populares de la historia de la música, más allá de fronteras de géneros y de épocas, un grupo liderado por un cantante que pasó de ser una estrella a ser una auténtica leyenda, y que ahora de nuevo está de moda gracias al biopic estrenado hace unas semanas.

Queen logró ya en su momento causar un impacto absoluto en los amantes de la música. Amados por casi todos, criticados por muchos por el nivel irregular de su discografía, lo que está claro es que el grupo dejó muchísimos temas para la historia. Radio Gaga, I Want To Break Free, We Are The Champions, Who Wants To Live Forever? O Don’t Stop Me Now son algunas de las canciones que todavía hoy siguen sonando en las radios de todo el mundo. Pero hay una que sin duda marcó un punto de inflexión: Bohemian Rhapsdoy, para muchos, la mejor canción de la historia.

Así surgió ‘Bohemian Rhapsody’

Freddie Mercury poseía una casa en Kensigton, un lujoso barrio de Londres. En ella solía dormir en una cama que tenía como cabecero un piano. Parece que fue allí, en una de tantas noches, cuando la melodía del inicio de la canción le vino a lamente, siendo capaz de tocarla incluso estando tumbado y de espaldas. Poco a poco, Freddie fue construyendo un esbozo de la canción, en base no tanto a una estructura normal, sino a la de una rapsodia, un tipo de pieza de música clásica que mezclaba diferentes partes muy diferenciadas. De esa manera, Freddie les presentó la canción a sus compañeros de Queen y al productor, Roy Thomas Barker. Todos se quedaron intrigados con la complejidad del tema, y decidieron trabajarlo hasta darle el resultado que todos conocemos hoy en día.

 

Mezcla de estilos musicales

En 1975, Queen ya era una banda bastante conocida tanto en Estados Unidos como en Reino Unido, y su éxito se había basado sobre todo en el rock y en el pop intenso. Sin embargo, también era un grupo conocido por ser capaz de mezclar muchos estilos. Así quiso demostrarlo Freddie con esta canción, en la que hay influencias de la música coral, del pop, de las baladas clásicas, de la música orquestal, del rock más furioso y también de la ópera, con esa pieza central que volvió locos a sus compañeros a la hora de grabarla. El resultado, desde luego, mereció la pena, y Bohemian Rhapsody se convirtió en un gran éxito desde el primer momento.

 

Teorías sobre el significado de la canción

Mucho se ha comentado sobre el posible significado de la letra de Bohemian Rhapsody, tan diferente, tan exótica, tan directa y a la vez tan intrigante, porque con tantas partes diferentes, uno acaba volviéndose loco si la intenta analizar. Una de las teorías más comunes es que la canción habla sobre los últimos momentos de vida de un chico que está a punto de morir condenado por asesinato. La parte de la ópera correspondería con la muerte y la llegada al inframundo. Otra teoría bastante interesante habla sobre cómo el protagonista de la canción habría vendido su alma al diablo, que es quien aparece posteriormente, en la parte de ópera y en la del solo, sintiéndose retado y pidiendo lo que es suyo. Roger Taylor, batería de la banda, llegó a afirmar en su momento que la letra no tiene sentido completo, sino que lo tiene en cada parte.

 

Uno de los mejores solos de guitarra de la historia

El solo con el que Brian May despide la primera parte de la canción, mientras el crescendo del resto de la banda es constante en busca de la parte de ópera, se ha considerado siempre como uno de los mejores de la historia. Y es que el talentoso guitarrista entendió perfectamente la melodía de la canción y la elevó a otra dimensión con un solo lleno de ligados, de musicalidad, pero también de virtuosismo, que nos conduce hacia el éxtasis estrafalario que vamos a vivir en la parte siguiente. Un solo que a día de hoy sigue poniendo los pelos de punta.

‘Bohemian Rhapsody’ está ahora más viva que nunca

Gracias al estreno de la película dirigida por Bryan Singer, la canción y toda la historia de Queen ha vuelto a la palestra para volver a encandilar a muchos que todavía no la habían escuchado o no habían prestado especial atención a ella. La canción da nombre a la película, y su grabación es uno de los puntos álgidos de la misma, así como la interpretación en la recreación del mítico concierto Live Aid del 85 en el estadio de Wembley. Cuatro décadas después, la canción sigue tan vigente como cuando fue grabada, y eso dice mucho de su excelsa calidad, atreviéndonos a afirmar que seguramente, un tema así no morirá jamás.


Fuente: https://undiaunacancion.com/bohemian-rhapsody-la-cancion-de-queen-que-cambio-la-historia-de-la-musica/