1. INTRODUCCIÓN

Los lexicógrafos de la Antigüedad tardía ya supieron que el vocablo [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] había entrado en la lengua griega como un préstamo lingüístico, por contacto con el persa (2). Hoy día se piensa que el término remonta a los medos (3), de quienes no se conserva literatura alguna porque, al parecer, quizá fueron una tribu ágrafa. Frente a la formaparidaidadel persa antiguo, de la que se cree que derivó partetas en elamita, la voz meda *paridaeza (‘cercado’, de *pari ‘alrededor’ y * daeza ‘construcción’), que como tal no se atestigua, se corresponde con la avéstica pairidaeza, la babilónica pardesu, la hebrea pardes, el persa medio pardfs, el armenio partez y pahez, acaso el arameo parvaim, y el árabe firdaws (4). A ellas hay que sumar el hápax [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], transmitido por Focio como voz <<persa>> para ‘paraíso’ (5). A su vez, los latinos transliteraron el término como paradisus (la epigrafía griega documenta [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] a partir del 246 d.C. (6)), el cual heredaron las lenguas romances. En español, es el caso, el doblete ‘paradiso/paraíso’ se atestigua por primera vez en el segundo cuarto del s. XIII: diriman hispanistas cualificados si ‘paraíso’ (Anónimo, Vasallaje tributado al santo rey don Fernando por los sultanes de Valencia y Baeza, año 1225) es un vulgarismo, mientras que ‘paradiso’ (Gonzalo de Berceo, Vida de San Antonio de Silos, ca. 1236) un cultismo (7).

En Sobre los tipos de vida Clearco de Solos describió a los lidios como personas amantes del lujo que, para protegerse del Sol ardiente, solían construir <<parques ajardinados>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) abundantes en sombras (8). Clearco, según conjetura Bremmer, pudo conocer las costumbres lidias gracias a Janto, de resultas que el historiador lidio habría sido el primero en registrar en griego la voz [pi][alfa][rho][alfa][delta][epsilón][iota][sigma][omicron][zeta] a finales del siglo V a.C. (9) Sea como fuere, los primeros testimonios seguros se hallan en Jenofonte (ca. 430-ca. 350 a.C.): Anábasis, Ciropedia, Económico y Helénicas.

Dicho investigador señala dos usos principales del término en el período aqueménida (539-330 a.C.). En la fase más temprana la única noción semántica que lo caracterizó fue la de ‘enclosure’, de resultas que un [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] <<could be a storageplace, vineyard, orchard, stable, forest or nursery of trees>> (10). Diodoro de Sicilia y Arriano ya observaron que en Persia hubo gran variedad de [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (11). A su vez, la acepción de [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] más representativa en época reciente fue la de ‘coto de caza mayor’ (12): en él se soltaban bestias salvajes-leones, osos, panteras (13)-para solaz de príncipes y nobles que, persiguiéndolas y dándoles muerte, se ejercitan físicamente y se preparan para la guerra. El latín, constata Gelio, dispuso de dos voces específicas para denominar este tipo de parque: uiuaria y leporia (14). Según parece, con la caída del Imperio Aqueménida vino a extinguirse el [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] destinado a la caza, con lo que desaparecieron de su espacio las fieras.

En su clasificación de los jardines del mundo griego Martínez define el napáôsicoç como uno ‘oriental’: en sentido propio y restrictivo la voz significó el jardín mesopotámico, bien de factura persa (los jardines de Ciro II en Sardes y Celenas) bien babilónica (el [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] o <<Jardín Colgante>> de Nabucodonosor II) (15); y en su sentido laso fue sinónima de [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], el término para ‘jardín’ más común entre los griegos (16). El semitismo [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], en el uso chipriota, parece equivaler a [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (17).

Jardines y parques, observa Pólux, solían emplazarse en las afueras de las ciudades, aunque también los hubo dentro de ellas (18). Un parque famoso fue, verbigracia, el de Dafne (Harbiye, Turquía): su bosque, jardines y fuentes, así como un templo de Apolo y Ártemis, atraían a visitantes locales y de la vecina Antioquía (19). En este sentido, Focio caracteriza el napáôsiooç como un ‘paseo’ ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) donde no faltan árboles ni agua (20). Herodiano sugiere la importancia del líquido elemento al relacionar, cual etimología, [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] con [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (‘cieno’) (21). En ocasiones un [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] sirvió de sede para un enterramiento majestuoso: por ejemplo, el de Pasargadas acogió el sepulcro de Ciro II (22).

Los nombres compuestos y derivados de [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] son raros y esporádicos, incluidos dos nombres propios. En el norte de Siria hubo un asentamiento llamado [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], epónimo de un suceso histórico: en la conferencia de Triparadiso (321 a.C.) los diádocos, con Antípatro a la cabeza, hicieron un nuevo reparto de las satrapías del Imperio de Alejandro (23). Cerca de Vouni (Karavostasi, Chipre) se alzó a su vez el templo rural de Paradisotissa (24), consagrado a una diosa Panagia y en uso hasta el primer cuarto del siglo IV a.C. Hesiquio registra el hápax [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] como nombre para el vigilante, clavero o jardinero del parque (se ha comparado con el sirio pardayspana, el armenio partizpan y el persa palezban) (25); y un papiro atestigua el de [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], asimismo un hápax (26). En los papiros de Egipto también hay otros neologismos. Dos de ellos informan de la venta de un solar baldío que lindaba con un [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] perteneciente a la compradora (27); otro, del gravamen impuesto sobre una de estas haciendas (28) donde, aparentemente, las zonas de huerto se combinaban con los espacios ajardinados. La voz [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] se emplea en catastros de fincas rústicas: frente a los [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], declarados terrenos [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] o ‘productivos’, los [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] debieron de ser fincas oficialmente ‘secas, áridas’ (29) y de escasa rentabilidad. Varios vocablos refieren al tipo de árbol que se daba en la hacienda: [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (30) (‘olivar’), [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (31) o [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII.] (32) (‘palmar’), y [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (33) (‘terreno con olivos y palmeras’).

En el Repertorio de voces áticas de Tomás Magistro (ca. 1275-post 1347) el [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] se define por oposición a otros entornos naturales como un ‘vivero’ o ‘plantación de árboles’ (ó [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (34). En Siria también se constata este tipo de explotación agrícola (35).

Los Geopónica, una colección del siglo X de textos de época antigua sobre agricultura y horticultura, atribuyen a un tal Florentino una descripción del [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] ideal. Según Focio, Vindonio Anatolio de Bérito extractó la obra de <<Florencio>> y las de otros agrónomos en su Recopilación de prácticas agrícolas (36); por tanto, Florentino debió de vivir en una época anterior al siglo IV d.C. Así recomendaron éste y el perito libanés:

   I. 1. El que quiere tener un parque ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN
   ASCII.]) ha de elegir un lugar apropiado, dentro de la granja si es
   posible, y si no en las cercanías, no sólo para que el ameno
   panorama sea visible para los que viven allí, sino también para que
   el aire que lo circunda, impregnado de las exhalaciones de las
   plantas, haga saludable la propiedad. Hay que ponerle un cercado o
   algún otro cerramiento previsoramente. 2. Las plantas han de
   disponerse no sin orden ni entremezcladas, porque aporten-según
   dicen-las diferencias entre las plantas una hermosa visión, sino
   que hay que introducir cada una separadamente por especies, para
   que no predominen las más fuertes sobre las más débiles ni éstas se
   vean privadas de alimento. 3. El espacio entre los árboles ha de
   completarse con rosas, azucenas, violetas y azafrán, que tanto para
   la vista como para el olfato y por su utilidad son las más
   agradables y rentables, y beneficiosas para las abejas. 4. Hay que
   obtener los plantones de árboles vigorosos y sanos. Pero es preciso
   saber que las plantas nacidas de semilla son con diferencia
   inferiores a todas las demás, y que mejores que ninguna son los
   vástagos; pero mejores aún que éstos son las plantas injertadas, y
   no sólo con vistas a la calidad de los frutos, sino también a su
   abundancia y a su temprana recolección (37).

Ajeno a toda connotación religiosa, el texto recoge lo que debió de ser el concepto común de ‘paraíso’ en los ambientes profanos o paganos de los primeros siglos de nuestra era. No obstante, en él se enumeran algunos elementos que son recurrentes en las descripciones del paraíso bíblico: un paraíso es un lugar cerrado, poblado de árboles y con plantas de olor agradable, los cuales-implícitamente-requieren de agua suficiente para su subsistencia.

2. LOS PARAÍSOS DE LA TRADICIÓN BÍBLICA

El tema literario del paraíso tiene su origen en el Antiguo Testamento: sobre todo en el jardín del Edén del Génesis (38). El Libro de Ezequiel ofrece una imagen alternativa del paraíso con elementos distintivos: la vestidura de piedras preciosas, el monte de Dios, la expulsión del querubín; se trata de una tradición sobre el paraíso independiente y quizá más antigua que la del Génesis (39). En el Cantar de los cantares el <<jardín cerrado>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], traducción del hebreo gan na ûl y calco semántico del persa antiguoparidaida-, ‘lugar cerrado’) y el ‘paraíso’ son metáfora de la esposa y lugar para su encuentro con el amado (40). El Libro de Isaías, aunque no menciona el paraíso, expone el asunto de la caída desde cielo del Lucero de la mañana y de su afán por subir de nuevo a él (41).

El Nuevo testamento atestigua tres veces la voz [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]. El Apocalipsis convirtió el viejo Edén terrenal del Génesis en un paraje escatológico: <<al que venza le daré de comer del árbol de la vida, que está en el paraíso de mi Dios>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (42); este paraíso se equipara tácitamente a la <<nueva Jerusalén>> (43). En el Evangelio de Lucas se cuenta que Jesús le aseguró a uno de los ladrones crucificado a su lado: <<en este día estarás conmigo en el paraíso>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (44); aunque Jesús no ascendería al cielo sino unos cuarenta días después (45), cabe presumir que el paraíso entonces prometido era celeste. En Corintios IIPablo, con objeto de defender su autoridad apostólica, recuerda en términos de visión su ascenso en vida al paraíso: <<sé de un hombre que fue arrebatado al tercer cielo (…), al paraíso>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (46). Algunos críticos, reparando en los paralelismos, interpretan que el tercer cielo y el paraíso son un mismo lugar: pero pareciera, se ha observado alguna vez, que en uno no se entra mientras que en el otro sí. Otros, en cambio, interpretan [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] en el sentido de <<hasta el tercer cielo (…), hacia el paraíso>>, e infieren que el paraíso está más arriba, a continuación acaso del cielo tercero. También hay quien se figura que el paraíso es una zona concreta en este cielo (47). Con todo, la Epístola a los efesios admite que Jesús <<ascendió por encima de todos los cielos>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (48): el paraíso paulino, así pues, podría estar sobre ellos. En este sentido apunta uno de los Papiros de magia cristianos (s. IV o V): Jesús <<subió al séptimo cielo>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (49). Según concluye Goodman, el uso neotestamentario confirió al término [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] tres sentidos adecuados a realidades que, según opina, tal vez son diferentes: el paraíso como <<the eschatological promise>> (50) de una vida mucho mejor (Apocalipsis); <<theplace where some will go after death>> (51) (Evangelio de Lucas); y la región celeste a la que Pablo se elevó y donde le fueron reveladas <<palabras inefables que al hombre no le están permitidas proferir>> (52) (Corintios II).

Los apócrifos veterotestamentarios bosquejan diversas representaciones del paraíso. Entre ellos se cuenta el corpus literario de Henoc, patriarca que ascendió al cielo y adquirió el estatus de ángel. Según el Libro del curso de las luminarias celestes (inicios del s. III a.C.) el <<paraíso de la justicia>> (53) es una de las tres regiones en que se divide el Norte de la tierra; entre el paraíso y la región habitada por los hombres se interpone una región de mares, abismos y selvas inhóspita e inhabitable. El Libro de los vigilantes (s. III o primer cuarto del II a.C.) es la primera obra judía que narra un as censo celeste (54); en ella se cuenta que Henoc, al final casi de su viaje terrestre en dirección a Oriente, llegó al <<paraíso de la justicia>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (55), donde crece el árbol de la sabiduría; en él los justos comerán del fruto que produce, según parece, el árbol de la vida (56). En Las revelaciones y parábolas de Henoc (s. II a.C.-I d.C.) el paraíso <<donde moran los escogidos y justos>> (57) ya no se localiza en la tierra sino en el límite de los cielos. En la versión eslava el Libro de los secretos de Henoc (cuyo original es anterior al 70 d.C.) el paraíso, reservado para los justos y para reposo del Señor, ocupa el centro del tercer cielo (<<me llevaron al tercer cielo, colocándome en medio del paraíso>>), donde crece el árbol de la vida; en su parte norte este mismo cielo da cabida al infierno, en que los malvados reciben castigo perpetuo; el paraíso-también se dice-está situado <<entre la corrupción y la incorrupción>> (58); el capítulo penúltimo versa sobre Melquisedec: por orden de Dios el arcángel Miguel se lo lleva sobre sus alas y lo deposita en el paraíso del Edén para salvaguardarlo del eminente diluvio (59); aquí no sólo es inaudito el uso que se da al paraíso sino también el hecho de que es un niño, Melquisedec, quien entra en él. Al ciclo de Henoc pertenece igualmente el Sefer Hekhalot o <<Libro de los palacios>> (ca. 450-850 d.C.): el héroe, una vez transfigurado en el ángel Metatrón, instruye a Rabí Yismael ([1.sup.a] mitad del s. II d.C.) y lo guía en un viaje de visiones celestiales; llama la atención el hecho de que el Jardín y el Edén se piensan como lugares distintos: aquél es el espacio más grande y éste una de sus partes (60); en él los justos gozarán de sus perfumes y aromas.

Un apócrifo de discutida filiación es los Testamentos de los XII Patriarcas (s. II a.C.), de origen al parecer judío pero con interpolaciones cristianas. En él hay dos alusiones al paraíso. Las visiones del ascenso celeste del Testamento de Leví tienen un contenido escatológico: desde el primer cielo se observan las injusticias cometidas por los hombres; en el segundo y el tercero acechan los instrumentos de castigo para el día tremendo del juicio final; en los cuatro siguientes-más brillantes y puros-se suceden: los tronos y las dominaciones que elevan sus himnos a Dios; los ángeles transmisores de respuestas; los ángeles (¿arcángeles?) que interceden por los justos mediante sacrificios incruentos; y la Gran Gloria divina (61). Sin embargo, no se precisa dónde están <<las puertas del paraíso>> y <<el árbol de la vida>> (62), que habrá que localizar a partir del cuarto cielo. A su vez, el Testamento de Dan asocia el <<Edén de los santos>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (63) a la <<nueva Jerusalén>> de los justos.

El Evangelio de Lucas, ya lo vimos, apunta la idea según la cual el lugar original de la creación de la humanidad es el mejor sitio a donde se puede llegar para pasar la existencia post mórtem. Descartando que esta concepción pudiera tener un origen pagano y visto que tampoco fue común entre los judíos del siglo I, Goodman esgrime la hipótesis de que <<the New Testament provides evidence of a Jewish concept still in its infancy, and that it was only later that it became widespread>> (64). El Testamento de Abrahán (s. I-II d.C.) retrata con claridad cómo es la vida futura: <<lleva a mi amigo Abrahán al paraíso, donde están las tiendas de los justos (…), donde no hay fatiga, ni dolor ni queja, sino paz, alegría y vida interminable>> (65). <<No habrá trabajo, ni enfermedad, ni tribulación, ni ansiedad por lo inevitable, ni violencia, ni noche, ni tinieblas, sino una gran luz (…) y un paraíso inmenso e incorruptible>> (66), afirma el Libro de los secretos de Henoc antes citado. La creencia de que los justos disfrutarán de vida eterna en el Jardín del Edén la hallamos igualmente en el Targun a Isaías, el Talmud de Babilonia y el evangelio apócrifo Preguntas del apóstol Bartolomé (67),

Tradicionalmente la expresión hebrea gan eden se ha entendido como <<jardín del placer>>. La voz gan-árabe, ganna-proviene de una raíz gnn (‘to close”) (68). Sin embargo, los críticos disienten en torno al significado primitivo del término eden. Para algunos el topónimo ‘Edén’ deriva del babilonio antiguo eden ([i.sub.3]-ti-[num.sub.2], ‘plain, steppe, open country’), forma paralela al acadio edinu y al asirio antiguo idïnum (‘desert, steppe’) (69). En cambio, Cohen opina que eden significa <<to be fruitful, plentiful>> o <<to be well-watered>> (70); éste, ciertamente, tiene a su favor el hecho de que gan eden se tradujo por [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (de ahí El jardín de las delicias, del Bosco) (71). La propuesta de Sperling permite acercar ambas posturas (72): el sumerio eden (‘plain, steppe, desert’) debió de asociarse por analogía a la raíz hebrea ‘dn (presente en ‘ednah, ‘pleasure’), de modo que [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] es la traducción de un supuesto ‘eden. Similarmente, El libro cuarto de Esdras (finales del s. I d.C.) menciona el <<paraíso del deleite>> (<<iocunditatis paradisus>>) (73), que asocia a las virtudes de la verdad, la lealtad y la justicia (ueritas, fides, iustitia) y opone a los tormentos de la Gehenna. Una de las Odas a Salomón (finales del s. I d.C.-mediados del II) recalca que <<la delicia del paraíso es eterna>> y que en él <<está la abundancia del placer del Señor>> (74).

Son varias las obras en cuyo título se nombra a Baruc, el escriba y profeta bíblico. El Apocalipsis griego de Baruc (posterior al 70 d.C.) narra un viaje celestial a través de cinco cielos, aunque se sospecha que otrora incluyó alguno más, tal vez siete (75). En los dos primeros reciben castigo los promotores y albañiles de la torre de Babel (76); en el tercero están el Hades (vientre de una gran serpiente que devora a los malignos) (77), el ave Fénix (guardián del mundo que protege a la humanidad de los rayos solares con sus alas desplegadas) (78) y el Sol (quien de noche cede paso a la Luna y las estrellas) (79); al cuarto cielo acceden cual pajarracos enormes <<las almas de los justos>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (80), que elevan himnos a Dios; en el quinto está <<el reino de los cielos>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (81), donde el arcángel Miguel presenta ante Dios los méritos de los justos para su retribución. 3 Baruc, así las cosas, ignora el paraíso. En cambio, el Apocalipsis siríaco de Baruc (95 d.C.) enfatiza que el paraíso es para quienes observan la Torá, pues la Ley es la única que hace justos a los hombres; en el paraíso éstos serán como ángeles (82). Por otra parte tenemos el Libro de Baruc atri buido al pseudognóstico Justino (s. II d.C.). En él gobiernan tres divinidades: el Bien como principio superior, Elohín principio masculino y Edén principio femenino. El caso es que de estos dos nacieron veinticuatro ángeles, doce varones y otras tantas hembras, que encarnan la dualidad bien/mal. Según Baruc, dichos ángeles viven en el paraíso y son los llamados ‘árboles’ de las Sagradas escrituras; entre ellos están su homónimo Baruc, tercer ángel masculino y árbol de la vida, y Naas (‘serpiente’ en hebreo), tercer ángel femenino y árbol del conocimiento. Los doce ángeles de Edén se dividen en cuatro grupos, simbolizados por los cuatro ríos del jardín bíblico, y reparten distintas suertes por las regiones de la tierra, en conformidad con la voluntad de su madre. Ambos bandos luchan por el control de la humanidad: por ejemplo, Baruc es enviado a Jesús-un mero ser humano-para urgirle a predicar la verdad sobre Elohín y el Bien, pero Naas contraataca provocando la crucifixión de Jesús (83).

En la Vida de Adán y Eva (100-300 d.C.) Set y Eva pretenden regresar al paraíso terrestre para obtener el aceite medicinal de la misericordia con que curar a Adán de la enfermedad de la muerte; sin embargo, sus puertas no se abrirán sino hasta el final de los tiempos para acoger a todos los santos resucitados (84). Un argumento peculiar es el de <<las fragancias del paraíso>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (85), recogidas por Adán para ofrecer inciensos a Dios cuando, ya expulsado del paraíso, haya llegado a la tierra. Los cuerpos de Adán, Abel y Eva, una vez fallecidos, son transferidos <<al paraíso, hasta el tercer cielo>>, para recibir sepultura (86): se trata de un estadio intermedio donde los difuntos esperan la hora del juicio final y la resurrección, análogo al Hades del Nuevo Testamento (87). Aparentemente el paraíso terrenal no se concibe distinto del celeste. En el texto hallamos las mismas dos expresiones ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (88) que, en orden inverso, se leen en Corintios II: debe de ser una interpolación paulina. Relacionados con el paraíso aparecen dos motivos que son esenciales en la merkabá: Dios llega al paraíso montado en un ‘carro’ ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) tirado por querubines, para fijar su ‘trono’ ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) donde crece el árbol de la vida (89). En la Vita latina, en cambio, Adán rememora su visión del <<paraíso de la justicia>> (<<raptus sum in paradisum iustitiae>>) (90), ocurrida tras su destierro del Edén.

El apócrifo neotestamentario Tratado de Juan el Teólogo sobre la asunción de María (anterior al 582) ofrece una peculiar idea de la asunción: ésta tan sólo consiste en el traslado del cuerpo al paraíso, mientras que se cree que el alma permanecerá en los cielos (91). El Apocalipsis de Sedrac (s. V-VI d.C.), en cambio, se hace eco más bien de lo contrario: es el alma, que Sedrac se resiste a entregar a Jesucristo en el trance de la muerte, la que entra al paraíso de los santos (92). Sedrac también experimentó en vida un ascenso corporal <<hasta el tercer cielo>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (93) para preguntarle a Dios por qué creó el universo. Está claro que la creencia del ascenso del cuerpo al cielo, coherente con la enseñanza cristiana de la resurrección (94), era antitética a la concepción platónica tradicional del alma aprisionada en la cárcel del cuerpo: el apóstol Pablo, al evocar su rapto al paraíso, no sabía si lo realizó estando en su cuerpo o fuera de él.

El pasaje paulino de Corintios II se ha comparado con la leyenda rabínica de <<los cuatro que entraron en el paraíso>>, recogida por el Talmud Hagiga, la Tosefta, el Cantar de los cantares Rabbá, la Hekhalot zutarti y el Merkabá rabbá entre otras fuentes (95). De los cuatro individuos que llegaron alpardes, el sanctasanctórum del cielo superior, el único que salió y regresó con éxito fue Rabí Aquiba (ca. 50-135 d.C.), renombrado maestro de la merkabá. Los demás participantes (Ben Azzai, Ben Zoma y Elisha b. Avuya ‘Aher’, según la versión talmúdica) fracasaron al no seguir al pie de la letra las instrucciones que rigen el paso por los palacios celestes. Frente a quienes sostienen que la leyenda tiene desde su origen un trasfondo místico, hay quien estima que el tema místico es postizo, proveniente de su asociación con la tradición de la merkabá hacia los s. III-IV d.C. (96)

La Narración de Zósimo, o Historia de los recabitas (redacción actual entre los s. IX y XI), cuenta cómo el héroe epónimo, un esforzado asceta, consigue llegar por méritos propios-según el texto griego-<<al lugar de residencia de los bienaventurados>> (97), a quienes se identifica como los descendientes del personaje bíblico Recab. La versión siríaca, a su vez, incorporando el motivo griego de las Islas de los Bienaventurados, describe el lugar como <<una isla grande y extensa>> (98), situada en mitad del Océano y similar al <<paraíso de Dios>> (99).

El tema del paraíso reaparece en los Códices de Nag Hammadi. La mitología ofita, juzga Rasimus, fue en parte resultado de <<a Platonic reading of the paradise story of Genesis>> (100) realizada en el contexto de la disputa judeocristiana en torno a la divinidad de Cristo y a la correcta interpretación del monoteísmo. Según una de las dos versiones largas del Apócrifo de Juan (anterior al 185 d.C.), Adán fue creado y colocado en el paraíso por siete arcontes encabezados por Yaldabaot, el agente demiúrgico nacido del cuerpo de Sofía, quien es a su vez la descendiente última del Espíritu Invisible, el dios Padre superior. Los frutos del árbol de la vida son considerados <<veneno mortal>> y <<promesa de muerte>>, mientras que el árbol del conocimiento resulta ser <<la intelección ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) luminosa>> (101). Yaldabaot, el arconte celoso que había creído ser el único dios y se vanagloriaba de ello, expulsa a Adán y Eva del paraíso cuando la pareja, al comer del árbol del conocimiento por consejo de Cristo, descubre que tiene una esencia espiritual de la que carece Yaldabaot mismo (102). La hipóstasis de los arcontes (s. III), aunque no contiene la voz ‘paraíso’ en su estado actual de conservación, parafrasea el relato de Génesis 2, 16-17 y 3 (103). En Sobre el origen del mundo (inicios del s. IV) es la Justicia (8iKaiocrí>vr|) quien crea el paraíso, fuera de las órbitas lunar y solar; en la zona norte del paraíso están el árbol de la inmortalidad, que brilla como el Sol, y el árbol del conocimiento, que tiene el color de la Luna; todos los árboles fueron creados para que Adán comiera de sus frutos, salvo uno: el del conocimiento, que le cuesta a Adán la expulsión (104). En la periferia del sistema ofita está El testimonio de la verdad (ca. 190 o ca. 300 d.C.): en él se recrea el pasaje de Génesis 3 donde Adán recibe la prohibición de alimentarse del árbol que hay en medio del paraíso; la Serpiente, quien incitó a Eva a comer de su fruto, aparece como una figura positiva en conexión con Cristo o como su manifestación (105).

Repasemos varios evangelios gnósticos. Frente al resto de fuentes, el Evangelio de Tomás (ca. 50-140) se distingue por señalar que fueron cinco los árboles del paraíso, aunque no determina cuáles, todos ellos provisores de inmortalidad (106). Este simbólico número vuelve a aparecer en textos maniqueos e islámicos (107). El Evangelio de la verdad (2a mitad del s. II) y el Evangelio de Felipe (finales del s. II o inicios del III) se adscriben a la corriente valentiniana. El primero observa que el paraíso es el <<lugar de reposo>> (108) para dios Padre. El segundo, en que se nombra al apóstol Felipe, opone los dos árboles del paraíso: Adán, al comer del árbol del ‘conocimiento’ ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) que genera animales, se transformó en un animal y engendró animales; de haber comido del otro, el de la vida, se habría convertido en un hombre digno de ser adorado hasta por los mismos dioses (109). El árbol de la vida se asocia con el olivo, el óleo sagrado y la resurrección; el del conocimiento significa la ‘ley’ ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) que permite separar lo bueno y lo malo, pero deviene en <<principio de muerte>> (110). En este contexto del paraíso bíblico el autor juega con el sentido primigenio de la voz [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]: <<José el carpintero plantó un vivero, pues necesitaba madera para su oficio>> (111); lo que le permite formular un paralelismo alegórico según el cual el árbol es para con su fruto lo que la cruz fue para Jesús.

Epifanio e Hipólito transmiten otras ideas gnósticas del paraíso. Según el obispo de Salamina, los valentinianos juzgaron que los siete cielos inteligibles eran siete ángeles: al paraíso, que localizan encima del tercer cielo, le atribuían el poder de un cuarto arcángel (112). El Tratado tripartito (s. III-IV) comparte rasgos valentinianos: según su autor, quien valora negativamente a la Serpiente y su consejo, el paraíso fue creado por el Padre-divinidad demiúrgica y subalterno del Logos divino-tanto para que Adán se alimentara de sus árboles como para que sirviese de lugar de descanso para los obedientes (113). Simón el Mago, cuenta Hipólito, explicó el mito bíblico de la creación en La gran revelación. El de Gita interpreta que el vientre materno es para todo hombre lo que el paraíso fue para la humanidad: el lugar donde se origina. De ahí que asevera: <<sea el paraíso el útero, y el Edén la placenta>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (114), cual espacios diferentes. Asimismo, el <<río que sale del Edén para regar el jardín>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (115) es como el cordón umbilical que lleva alimento y oxígeno al feto.

El maniqueísmo, al decir de algunos, tiene rasgos de religión gnóstica. Su cosmogonía introduce en el mundo divino cinco niveles que denomina ‘Grandezas’: el Padre de la Grandeza (parto Srosaw, persa medio Zarwan), garante de la justicia; doce eones subalternos; los lugares benditos de los dioses de la Luz, los ángeles y otras potencias divinas; el <<cielo de la Luz>> (116) (parto rosan gardman) o paraíso; y la tierra de la Luz. Este paraíso, increado y eterno, está formado por éter, aire, luz, agua y fuego, regido por el Padre de la Grandeza, y habitado por incontables eones (117). Las Grandezas participan de las mismas bondades que el paraíso: aquí no hay miedo, oscuridad, muerte, enfermedad, destrucción ni pobreza (118). En el mundo material la bondad, finita y temporal, está mezclada con la maldad, pero en el paraíso la bondad es infinita, atemporal y pura (119). Debajo del paraíso está la ‘Oscuridad’ (parto tam) infernal, compuesta por cinco elementos tenebrosos y regida por el Príncipe de las Tinieblas (Ahremen) (120). Las Actas de Arquelao (ca. 365) incorporan una exposición del maniqueo Turbo: el paraíso recibe el apelativo de ‘mundo’ ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (121); sus árboles representan los <<deseos ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) y demás engaños ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) que echan a perder las conciencias de los hombres>> (122); y el árbol para conocer el bien se identifica con Jesús (123). En Sabuhragan, el catecismo con que Mani pretendió ilustrar a Sapor I, el dios Jesús Esplendor (persa medio Xradesahr) promete la recompensa del paraíso para la minoría maniquea de los elegidos (124). Ellos ascenderán a un <<nuevo paraíso>> (persa medio nog wahistaw) (125), creado por el Gran Arquitecto, a instancia del Tercer Enviado, de la misma sustancia que el paraíso primigenio (126); presidido por Ohrmizd (el Hombre Primordial), coexistirá con el paraíso de la Luz mientras dure la batalla entre las potencias de la Luz y las fuerzas de la Tiniebla (127). Efrén de Nísibe, refutando la paradoja maniquea según la cual la Tiniebla desea unirse a la Luz, comparó la Tiniebla a un ‘jardín cerrado’ (siriacoprdys’) (128). El Códice maniqueo de Colonia (finales del s. III-[1.sup.a] mitad del IV) es una compilación de testimonios y homilías sobre la vida de Mani debidos a discípulos de la primera generación: en una de ellas Barayes presenta la ascensión del apóstol Pablo (129) como un precedente del ‘rapto’ ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (130) que se atribuía al maestro Mani; el hecho de que Mani hubiera vivido el éxtasis, según creía Barayes, era una prueba de que su revelación había sido verdadera y su apostolado fue legítimo (131). El Libro del índice de Al-Nadïm (s. X) consigna una <<Epístola del paraíso>> entre las obras escritas por Mani y sus sucesores (132).

El Islam, no podía ser de otro modo, también heredó el asunto del paraíso. Asumiendo la creación de siete cielos (133) y el relato de la caída de Adán (134), el Corán promete la recompensa de una vida eterna en los jardines del Paraíso para el creyente musulmán que haya obrado con justicia durante su vida (135). Los jardines son cuatro: el <<jardín del Edén>> (árabe gannat ‘Adn; de oro, morada de Alá) y el <<jardín de las delicias>> (gannat an-na ‘im; de plata), el ‘paraíso’ (firdaws; de zafiro) y <<el jardín del refugio>> (gannat al-ma’wa; de esmeralda) (136). Por ende, en el sufismo, corriente mística del Islam, el Jardín de la Verdad es el más elevado de los jardines del paraíso (Riyad al-Ridwan), ocupando su centro el Jardín de la Esencia. La Verdad absoluta (al-Haqq), que se asimila a la Realidad absoluta y sirve como nombre de Dios, constituye la meta suprema del camino espiritual de todo sufí. A éste se le exige, además de pureza y atención plena de la conciencia, la virtud del ‘miedo reverencial’ (taqwa) para con Dios, el cual lleva al amor y al conocimiento de la divinidad, uno y otro puertas de entrada al Jardín de la Verdad. Para el sufí la ascensión corporal del profeta Mahoma desde el Domo de la Roca en Jerusalén es el modelo a seguir en su viaje celestial hacia el Uno (137). En Umm al- Kitab, obra de inspiración gnóstica y fuente de la mística chiita, Muhammad al-Baqir ([cruz] 732 ó 737) revela a Jabir al-Ju’fi ([cruz] 745) el orden cósmico. En él cada una de las esferas o niveles divinos tiene un paraíso propio: el del Sumo Rey (Alá, esfera blanca); el de la gloria (con los míticos árboles Taba (138), esfera rojo rubí); el de la dominación (esfera de color fuego); ¿otro paraíso? (esfera rojo cornalina); el de la eternidad (esfera esmeralda); los jardines del Edén (son el paraíso prometido, con cuatro ríos de vino, leche, miel y agua pura, en la esfera violeta); otro paraíso de dominación (esfera de color Sol); el paraíso del refugio (esfera de color Luna); y un último jardín del Edén (esfera azul lapislázuli). A su vez, el lugar en que se prohibió a Adán comer de uno de sus árboles se llama el <<paraíso de los fantasmas>> (139).

Por el contrario, el motivo bíblico del paraíso apenas permeó la literatura pagana. Claro que hay excepciones. En el Gran papiro mágico de París (s. IV d.C.), donde Lenormant intuyó una impronta gnóstica (140), se conjura a Tanetis-junto con el Dios de Israel y a Jesús entre otros-para que su ángel descienda <<y exorcice al demon que revolotea sobre esta criatura, a la que Dios modeló en su santo paraíso>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (141). En el Papiro Mimaut ([1.sup.a] mitad del IV) un mago que persigue agenciarse la asistencia del sincrético Helios-Adonáis-Gabriel hace gala de autoridad al identificarse como <<el custodio de las llaves del paraíso triangular de la tierra, del reino>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (142); pareciera ansiar los poderes de un san Pedro para ‘atar’ y ‘desatar’ a su antojo tanto en la tierra como en el reino de los cielos (143); la insólita forma triangular de este paraíso podría apuntar a un origen cristiano (144). En los Comentarios a la letra omega Zósimo de Panópolis (s. III-IV) habla de un ‘Hombre-Luz’ ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) primordial que habitó el paraíso (145): frente al Adán corpóreo y terrestre, a quien iguala con el héroe griego Epimeteo, este <<hombre lumínico>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]), espiritual y celeste, que equipara a Prometeo, es el arquetipo de los restantes ‘hombres-luz’; se trata de una exégesis de índole gnóstica que, en opinión de Quispel (146), proviene del hoy desaparecido Apocalipsis de Nicoteo.

La concepción bíblica del paraíso terrenal no suscitó interés en los círculos académicos paganos. Las pocas ocasiones en que se diserta sobre ella responden a una misma y única motivación: refutar el ideario cristiano. En opinión de Celso, expresada en el Discurso de la verdad, el relato del Génesis sobre la creación es del todo ingenuo e intelectualmente inferior a las cosmogonías de la tradición griega; al filósofo le parecen patochadas su concepción antropomórfica de la divinidad, la idea de que Dios <<plantó>> el paraíso, y el hecho de que el hombre fuera arrojado de él por una simple falta (147) (además, Celso sugiere que los cristianos adoptaron de los mitraicos la idea del viaje del alma a través de los siete cielos bajo la influencia de Platón (148)). Flavio Claudio Juliano expresó críticas de parejo calibre: que Dios creara a la mujer como compañera del hombre a sabiendas de que ella misma causaría su perdición, es un sinsentido; y lo es que Dios, al prohibir comer del árbol del conocimiento, haya pretendido negar al ser humano la facultad de discernir entre el bien y el mal, impidiéndole alcanzar la sabiduría (con todo, el emperador admite que el mito bíblico podría tener mayor sentido si se interpreta como una alegoría) (149). Según el testimonio de Agustín de Hipona, el maniqueo Fausto se sorprendía igualmente de que el Dios bíblico, ignorando el futuro, no hubiera previsto que Adán incumpliría la orden de no comer del árbol de la ciencia; y de que, mostrándose envidioso, no le permitiera a su criatura alimentarse del árbol de la vida que prolonga la existencia (150). En suma, los pole mistas paganos pusieron de relieve las contradicciones en que incurría el mito cosmogónico y antropogónico del Génesis.

Resumo. La vieja noción del paraíso como el jardín del Edén donde surge la humanidad derivó hacia los comienzos de nuestra era en la concepción del paraíso como lugar para descanso eterno de las almas, que vivirán en él sin sufrir penalidades; en cambio, la idea del paraíso como espacio sobrenatural de revelaciones sería más antigua. Por ende, la ubicación del paraíso se fue alejando cada vez más del mundo físico: primero lo hallamos en los confines orientales o septentrionales de la tierra; después en la franja indefinida que separa la tierra y el cielo; finalmente, en la región celeste o en un cielo concreto de los varios que se piensan: tercero, cuarto, o más arriba, pero siempre a una altura inferior a la del trono de Dios.

Son dos los tipos principales de ascenso del alma (151) al paraíso celestial: uno en vida, reservado para contados individuos; otro post mórtem, accesible para una relativa mayoría. A veces existe la creencia de que el cuerpo también se traslada al paraíso. El ascenso primero adquiere forma de visión o experiencia mística en la que se revelan secretos cosmológicos y escatológicos; el místico que sube al paraíso adquiere la condición de ángel; el viaje al paraíso garantiza la autenticidad del mensaje revelado. El segundo se presenta como un último viaje hacia el lugar definitivo donde vivir mejor: pero el paraíso sólo se abrirá para los santos, los justos y los creyentes que obedecen las leyes religiosas. En él predomina la virtud de la justicia, acompañada de otras como la verdad. Por un principio de justicia, el paraíso como premio se complementa con un infierno para el castigo. Otros motivos literarios son los de los árboles, los ríos, las puertas, los aromas y la luz, a los que suelen darse interpretaciones alegóricas.

Los autores paganos no prestaron atención al tema religioso del paraíso, surgido en la tradición judeocristiana. Las escasas menciones del paraíso bíblico que se hallan en los textos paganos, o bien se dan en un contexto de polémica anticristiana, o bien son atribuibles a una influencia en apariencia gnóstica.

3. EL PARAÍSO CALDAICO

Dada la ausencia de una doctrina positiva del paraíso en la literatura pagana, es de resaltar que en los Oráculos caldeos (s. II d.C.), considerados por lo común una manifestación sui géneris de doctrinas del platonismo medio, haya dos referencias explícitas al mismo. Cierto es, como observa Remes (152), que la doctrina (neo)platónica del descenso del alma era asimilable al mito de la creación del hombre y de su expulsión del paraíso, entendida en ocasiones como una ‘caída’.

3.1. ORAC. CHALD. 107

La mención más relevante del paraíso ocurre en el fragmento 107, recogido tanto en el Comentario de los Oráculos caldeos de Pselo como en su opúsculo Diferentes opiniones griegas sobre el alma (153). Nicéforo Gregorás pudo copiar de aquel texto el oráculo, que cita en su Historia de Bizancio (154). Por su parte, Proclo y Sinesio transmiten versos sueltos (155): pero el interés sólo recae en la cuestión adivinatoria y se pasa por alto el tema del paraíso. Así revela el oráculo:

   [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (156).

   5 No proyectes en tu mente las medidas formidables de la tierra:
   pues la planta de la verdad no existe en la superficie terrestre.
   Ni midas la medida del Sol articulando reglas:
   se traslada por voluntad eterna del Padre, no por causa tuya.
   Deja el zumbido de la Luna: siempre circula por acción de la
      fuerza natural (157).
   La procesión de los astros no ha sido creada en beneficio tuyo.

   10 El ala de las aves extendida en el aire nunca es verdadera;
   ni los cortes de víctimas y entrañas: todas estas cosas son juegos,
   soportes de un engaño comercial. Huye tú de ellas,
   si es que pretendes abrir un paraíso sagrado de piedad
   donde convergen virtud, sabiduría y buen orden.

Los versos finales contienen el corazón de la doctrina caldea sobre el paraíso, desprovista por completo de los elementos típicos que definen el paraíso bíblico. El paraíso caldaico es un espacio ‘sagrado’ ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], adjetivo también usado en los frs. 73, 98, 110 y 175) que el teúrgo deberá ‘abrir’-implica la idea tradicional de ‘lugar cerrado (por dentro)’ (185)-y donde prevalece la ‘piedad’junto con la ‘virtud’, la ‘sabiduría’ y el ‘buen orden’.

En su interpretación Pselo procura destacar que los Caldeos, representados en otras partes del Comentario por (Juliano) el Caldeo, rechazaron las formas de adivinación tradicionales y defendieron la existencia de un solo Dios, en avenencia con las enseñanzas ortodoxas de la Iglesia cristiana:

   [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (159).

      El paraíso sagrado de piedad, según los caldeos, no es aquél del
   que habla el libro de Moisés, sino el prado de las contemplaciones
   más elevadas, donde (crecen) los árboles variopintos de las
   virtudes, así como el árbol del conocimiento del bien y el mal, o
   sea, el juicio crítico que separa lo mejor de lo peor, y el árbol
   de la vida, o sea, la planta de la más divina iluminación que
   brinda al alma el fruto de una vida más sagrada y mejor. En este
   paraíso, ciertamente, también fluyen cual ríos los cuatro
   principios más genéricos de las virtudes; en este paraíso tienen
   lugar virtud, sabiduría y buen orden. Existe una sola virtud
   genérica, pero muchas divididas por especies. La sabiduría es la
   que contiene a todas éstas, a la que el Intelecto divino proyecta
   como mónada inefable.

Para evitar equívocos, primero se aclara al lector que el paraíso caldaico no es el mismo del libro del Génesis, el Jardín del Edén que se había afianzado en la tradición cristiana como prototipo de <<jardín mítico>> (160). No obstante, en la exégesis, que consiste en una enumeración y descripción más bien sobria de elementos, Pselo entrevera ideas del acervo platónico y motivos veterotestamentarios junto con elementos propiamente caldeos. Ello le permite forjar la ilusión de que la teología cristiana y la teología platonizada de los Oráculos caldeos eran doctrinalmente compatibles.

Distingamos pues unos conceptos de otros: platónicos, bíblicos y caldaicos.

I. El <<paraíso sagrado de piedad>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) se identifica en clave (neo)platónica con <<el prado de las contemplaciones más elevadas>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]).

IA. El oráculo revela que el paraíso es lugar para la ‘piedad’. Como destino final para las almas piadosas, la idea de napáôeiooç eøoePeiaç se asemeja a la de Proclo <<puerto de piedad>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]), esto es, <<el puerto místico del alma>> o <<puerto paterno>> al que se eleva el alma bajo la guía de la luz intelectiva para unirse al dios Padre (161). La voz eøoepia aparece en otro verso caldaico transmitido por Pselo: <<si extiendes tu intelecto ígneo hacia una acción piadosa, salvarás de igual forma tu cuerpo fluctuante>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], fr. 128). El bizantino aclara al respecto: <<entre los caldeos “obras de piedad” son los procedimientos de las ceremonias mistéricas>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (162). La piedad caldea, resultante pues de la realización ordenada y correcta de los ritos, se distancia de otras ideas comunes de pietas constatadas por Agustín: <<por piedad, que en griego se dice [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], suele entenderse propiamente el culto a Dios; con todo, ésta se dice también cuando se tiene deferencia para con los padres; además, en el habla popular la palabra se usa asimismo para las obras de la misericordia>> (163).

1B. El tema del ‘prado’ ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) cobra plena significación en el contexto de la antigua tradición pagana:

a) Los griegos, desde tiempos de Homero, cultivaron la imagen idílica del prado herboso y florido, que se convirtió en un elemento esencial del locus amoenus (164).

b) En la Odisea se incorpora además una idea religiosa: el dios Hermes conduce las almas de los fallecidos <<a un prado de asfódelos>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]), residencia para las almas que se localiza geográficamente más allá del Océano, las puertas de Helios y el pueblo de los Sueños. Se trata tipológicamente de un <<jardín del Más Allá>> (165).

c) El ‘prado’ no sólo era un lugar de destino para las almas de los muertos sino también, dice Aristófanes en las Ranas, el sitio al que solían acudir los iniciados -bien en los misterios de Eleusis, bien en rituales de Dioniso-para llevar a cabo las celebraciones (166).

d) En Gorgias Platón dice que los hombres recién fallecidos serán juzgados en un ‘prado’ del que salen dos caminos: tras pasar en él siete días, los justos tomarán el que conduce a las Islas de los Bienaventurados, mientras que los injustos el que lleva al Tártaro (167). En la línea de otros eruditos (168), Bernal viene sosteniendo que [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] proviene del epíteto egipcio [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (‘true of voice, be justified; gerechtfertigt, Selig, Triumpherien’ (169)) (170): con relación a los difuntos, las [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] fueron el lugar al que accedían éstos una vez que superaban la prueba del juicio final, donde debían declarar la verdad y justificar su conducta en vida para salir triunfantes (así lo entendieron al parecer Hesíodo y Píndaro (171)). También hubo quien derivó jáKap del egipcio mrr (‘heureux, bienheureux; glücklich’) (172). Sin embargo, Chantraine y Pierce desestimaron las hipótesis del préstamo egipcio como inverosímiles y arbitrarias (173). A su vez, Curtius había emparentado [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (por ende, ‘reich’) con [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (‘lang’); pero la conjetura, observó Boisacq (174), no es demostrable. Más recientemente, Rendsburg planteó una cuarta etimología según la cual [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] habría derivado de una raíz semítica brk (‘bless’) (175). En suma: dado el estado de la cuestión lo más sensato será reconocer con Frisk que la etimología de [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] es ciertamente oscura (176).

e) Según el Fedro platónico, en su exposición del mito de la biga alada y el auriga como alegoría del alma humana, las almas se sienten impulsadas a ascender hasta el confín del cielo para contemplar el Ser verdadero, situado por encima de él, y para alimentarse en la <<Llanura de la verdad>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]): en ella el <<Prado del allá>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) produce el pasto adecuado con que el alma nutrirá su parte racional (177). Estos dos enclaves conforman un paisaje ‘supraceleste’ ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]).

f) Homero también habló de otra ‘llanura’: la Elisia ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]). Localizada en un extremo de la tierra, es un territorio de clima moderado donde los héroes, al disfrutar de una vida más fácil, viven dichosos (178). La tradición literaria hizo de ella otro <<jardín del Más Allá>> (179). Dado que autores como Timeo de Taormina, Estrabón o Plutarco de Queronea informaron de la existencia de islas paradisíacas en el Océano y al noroeste de África (180), hubo quien barruntó que en alguna de ellas debía de estar el mítico lugar nombrado en la Odisea.

g) Hesiquio iguala el Elisio al paraíso, cual sinónimos (181). Según un escolio, el neoplatónico Proclo asimiló uno y otro a las Islas de los Bienaventurados, y asoció la voz [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] a la idea <<de que (sc. en el Elisio) se observa que los cuerpos no se descomponen, o de que los males se diluyen>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (182). Algo parecido se lee en el Fragmentum lexici Graeci, quizás debido aNicéforo Gregorás (183): el [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], implícitamente judeocristiano, se iguala a la Llanura Elisia de la tradición griega o pagana; para HÀúoiov se da la etimología ficticia de la [alfa]-privativa y el verbo [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], creyéndose que en el Elisio, frente a lo que ocurre en el mundo natural, los seres permanecen incorruptibles (184). El Elisio, y por ende el paraíso, se piensa como un espacio metafísico e inalterable. Lewy cree que Proclo tomó la voz napáôeiooç de los Oráculos (185).

h) En Sinesio de Cirene la imagen del ‘prado paterno’ se debe muy probablemente a la influencia de los Oráculos caldeos: <<al prado indoloro del Padre me apresuro>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (186), donde para más seña se usa un verbo recurrente en los frs. 6, 115, 116 y 134.

1C. Para la cuestión <<de las contemplaciones más elevadas>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) hay un antecedente en el Fedro de Platón: las almas, <<cuando han llegado a la cima del cielo (…), contemplan lo que hay fuera de él>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (187). Damascio, remedando el Fedro y continuando la estela de Porfirio, Jámblico, Siriano y Proclo (188), afirma que las almas de Pitágoras y Platón se cuentan entre aquellas <<que residen en la región supraceleste, en la llanura de la verdad, en el prado de las formas divinas>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (189). Este tipo de alma es la que, <<cuando baja para salvación, purificación y perfección de las cosas de aquí-dice Jámblico-, efectúa un descenso inmaculado>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (190).

II. Pselo introduce la temática bíblica con el fin de asimilar el paraíso caldaico al cristiano, de modo que puede acreditar ante sus contemporáneos la validez de la antigua teología caldea.

2A. El motivo del ‘árbol’, en principio, no se atestigua en los fragmentos de los Oráculos. Sin embargo, está claro que la tradición literaria no concibe un paraíso desarbolado. El relato de la creación de Génesis 2, 9 cuenta que <<Dios, además, hizo brotar de la tierra toda clase de árboles hermosos para la vista y buenos para el alimento>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]). Pselo, a su vez, recurre en la exégesis a la imagen de <<los árboles variopintos de las virtudes>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]). Este género de explicación remonta a Filón de Alejandría, quien en sus Legum allegoriae escribe a cuento del pasaje bíblico: <<los árboles de la virtud que (sc. Dios) planta en el alma (…), éstos son las virtudes particulares>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (191). Cada cual aplicó esta alegoría a su manera y en razón de un interés: según el Libro de los vigilantes Henoc vio en el paraíso <<el árbol de la sabiduría ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]), del que, si uno come su fruto sagrado, adquiere una gran sa biduría ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII])>> (192); en el Banquete de las vírgenes Metodio de Olimpo destaca <<el árbol de la castidad>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (193); el Descendimiento de Cristo a los Infiernos así como la Vida de Adán y Eva hablan del <<árbol de la misericordia>> (<<arbor misericordiae>>)[TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]. Los árboles del paraíso, en principio, no representan vicios (195).

2B. En el paraíso bíblico cobra máxima relevancia <<el árbol del conocimiento del bien y el mal>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]): Pselo reproduce casi al pie de la letra las expresiones de Génesis 2, 9 y 17. Si los árboles encarnan virtudes, el árbol del conocimiento no puede sino simbolizar una de ellas: según Pselo, <<el juicio crítico que separa lo mejor de lo peor>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]). El bizantino saca a colación la virtud platónica (196), y se aleja de la explicación agustiniana para la cual <<el árbol de la ciencia del bien y del mal>> representa <<la experiencia del mandato transgredido>> (<<lignum scientia boni et mali transgressi mandati experimentum>>) (197) o, en un sentido más optimista, <<el libre albedrío>> (<<proprium uoluntatis arbitrium>>) (198).

2C. En medio del paraíso se alza <<el árbol de la vida>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (199). Frente a otros exégetas que hicieron de él un símbolo de la Tierra, el Sol o <<la dirección del alma>> (<<directio animae>>) (200), Filón sostiene que el árbol de la vida representa <<la virtud genérica por excelencia, que algunos denominan ‘bondad’, a partir de la cual se forman las virtudes particulares>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (201); o la ‘reverencia a Dios’ ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]), que es la mayor virtud para el hombre (202). A su vez, Agustín entendió por <<el árbol de la vida la misma sabiduría, madre de todos los bienes>> (<<lignum uitae ipsam bonorum omnium matrem sapientiam>>) (203), una idea que remonta al libro de los Proverbios: <<dichoso el hombre que encuentra sabiduría y el mortal que conoce la cordura (.); es el árbol de la vida para quienes se aferran a ella>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (204).

En cambio, Pselo realiza una exégesis con rasgos neoplatónicos y un trasfondo teúrgico: el árbol de la vida es <<la planta de la más divina iluminación que brinda al alma el fruto de una vida más sagrada y mejor>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]). El motivo de la <<luz del paraíso>> (<<luxparadisi>>), ciertamente, se atestigua en la exégesis cristiana (205); pero la doctrina de la iluminación es propiamente teúrgica, como constata Jámblico de Calcis:

      Los dioses, benévolos y propicios, hacen brillar la luz sobre
   los teúrgos ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]), invocando sus almas
   hacia sí y haciendo de coregos de su unión con ellos,
   habituándolas, aun estando todavía en el cuerpo, a estar alejadas
   de los cuerpos y a retornar hacia su principio eterno e inteligible
   (206).

El filósofo de Calcis también nos proporciona la clave de por qué la iluminación facilita una vida ‘superior’ ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]): según establece en De anima, el alma humana constituye una clase psíquica separada de los héroes, démones, ángeles y dioses, quienes se constituyen en relación a ella como los <<géneros superiores>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (207). En definitiva, Pselo está aludiendo al hecho de que el alma humana puede alcanzar por la vía mística de la iluminación un estatus ‘superior’ al que le es connatural. En este punto el filósofo de Siria también se muestra claro:

     Merced a la buena voluntad de los dioses y a la iluminación
  ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) otorgada por ellos, (sc. el alma)
  con frecuencia asciende y se eleva al rango superior angélico
  ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (208).

Es más, los Oráculos caldeos son una fuente de autoridad para dicha creencia: el teúrgo, cuya alma reside <<en el lugar angelical>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], fr. 138) antes de su descenso a la realidad física, <<brilla como un ángel que vive en potencia>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], fr. 137). Análogamente, las fuentes judeocristianas suelen considerar que el hombre que llega al paraíso se convierte en una especie de ángel; la abadesa Hildegard, por ejemplo, creyó que Adán, al ser expulsado del paraíso, perdió <<la voz como de ángel>> (<<similitudinem uocis angelicae>>) que allí tenía (209). Así pues, en la exégesis de Pselo está implícita la idea de que el ascenso místico al paraíso restituye al teúrgo el estatus de ángel que le es propio.

2D. <<En este paraíso, ciertamente, también fluyen cual ríos los cuatro principios más genéricos de las virtudes>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]). Pselo considera que los ríos del paraíso bíblico son representaciones alegóricas de las virtudes, aunque no aclara de cuáles. Sin embargo, lo más probable es que tuviera en mente a Filón de Alejandría, quien estableció estas correspondencias entre los ríos bíblicos y las virtudes cardinales de Platón: la prudencia es al Fisón, lo que la fortaleza al Geón, la templanza al Tigris y la justicia al Éufrates (210). La referencia veterotestamentaria, aludida de manera implícita en clave platónica, da pie a introducir la noción propiamente caldaica de ‘paraíso’.

III-A. Pselo parafrasea el verso que cierra el oráculo: <<en este paraíso tienen lugar virtud, sabiduría y buen orden>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]), elementos que, a mi entender, forman una tríada caldea vertical que, de ordenarse como ‘sabiduría’, ‘virtud’ y ‘buen orden’, descendería de lo general a lo particular. Por lo que he podido indagar, los Oráculos son el único texto antiguo que conservamos donde estos tres elementos se vinculan de modo explícito y estrechamente (211). En De mysteriis Jámblico se expresa en estos términos: <<en el caso (sc. de la aparición) de los ángeles (sc. las almas) participan de la sabiduría (oo]ia) racional, de la verdad ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]), de una virtud ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) pura, de un conocimiento ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) seguro y de un orden ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) adecuado>> (212). ¿Jámblico tenía en mente el oráculo 107? Puede que sí.

3A. Según otro de los Oráculos <<la fuente de la virtud se origina en el costado izquierdo de Hécate>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], fr. 52). Por ello Lewy y Majercik vinculan la virtud a la Luna (213). Pero no debe de ser la divinidad astral: según interpreta Pselo en su Boceto resumido de las antiguas doctrinas caldeas, la Hécate de la que nace el manantial de las virtudes es la Hécate ‘intelectiva’ ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) que media entre el dios [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (Intelecto paterno) y el dios [DELTA][TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII.] (Intelecto demiúrgico) (214). Con todo, en el Comentario Pselo optó por una explicación de otro cariz: <<existe una sola virtud genérica, pero muchas divididas por especies>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]); aquí no sólo resuena un eco bíblico-uno es el río que riega el paraíso y que luego se bifurca en cuatro brazos (215)-sino también el comentario de Filón: para el alejandrino la virtud por antonomasia no es otra que la ‘bondad’ ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (216). La Vida de Adán y Eva daría un paso más al concebir a Dios mismo como la <<Virtud de magnitud inabarcable>> (<<incomprehensibilis magnitudinis uirtus>>) (217).

3B. No tenemos datos para inferir qué función desempeñó [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] en los Oráculos. En los Libros de Henoc la Sabiduría crea al ser humano; pero después regresa al cielo porque no encuentra morada entre los hombres (218). Entre los gnósticos ofitas ella encarna el alma del mundo y el aspecto femenino del Dios supremo, es un agente salvífico, y mantiene relación con los conceptos de ‘conocimiento’ ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) y ‘vida’ ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (219). En el Testimonio de la verdad la sabiduría es una de las cualidades del hombre arquetípico (220). En Las sentencias de Sexto ella eleva el alma hasta Dios (221). A su vez, Agustín asimiló el paraíso espiritual e inteligible a la <<sabiduría de Dios>> (<<sapientia Dei>>) (222). En contraste con estas elucidaciones, Lewy y Majercik estiman que la ‘sabiduría’ caldea es atributo de Mercurio (223). Sin embargo, Pselo la explica en otro sentido: <<la sabiduría es la que contiene a todas éstas (sc. las virtudes), a la que el Intelecto divino proyecta como mónada inefable>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]). Por un lado parece resonar el eco alejandrino de Filón: las virtudes, guiadas por la bondad, proceden de la sabiduría de Dios. Por otra parte se emplean términos frecuentes en la teología neoplatónico-caldaica:

a) El <<Intelecto divino>> (cfr. fr. 44) no es otro que el <<Intelecto del Padre/paterno>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], frs. 22, 36, 37, 39, 49, 108, 109, 134) del que surge por hipóstasis el Intelecto demiúrgico como un <<Intelecto de Intelecto>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], fr. 5).

b) En el Comentario al Timeo Jámblico consideró que la mónada es <<causa de identidad y unidad>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (224). A su vez, Proclo enuncia la siguiente proposición en Elementos de teología: <<todo orden se sustenta en una mónada y avanza hacia una multiplicidad que pertenece a la misma serie de la mónada>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (225). En consecuencia, la sabiduría como mónada no sólo es el principio originario de toda virtud sino también el elemento común que confiere continuidad e identidad a las virtudes, que se desgranan a su vez en una cadena o serie. En opinión de Dodds la fórmula procliana parte de la noción pitagórica de las series aritméticas (226); y cuenta además con la sanción de los Oráculos.

c) Los Oráculos caldeos habían revelado: <<en todo mundo resplandece una tríada, a la que gobierna una mónada>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], fr. 27). Otro oráculo alude a la estructura triádica de lo real: <<pues el Intelecto del Padre dijo que absolutamente todo se dividiese en tres>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], fr. 22). En conformidad con el principio triádico, ‘sabiduría’, ‘virtud’ y ‘buen orden’ podrían formar una tríada gobernada por ‘sabiduría’ (un obstat: este orden no se aviene con la ordenación astrológica inherente a las correspondencias virtud/Luna, sabiduría/Mercurio, verdad/Sol y buen orden/estrellas propuestas por Lewy).

3C. Nada dice Pselo sobre eüvofjia, un elemento también ausente del Génesis y del comentario de Filón. Así las cosas, Lewy y Majercik opinan que el ‘buen orden’ caldeo alude a la esfera de las estrellas fijas, máxima expresión cósmica del equilibrio perfecto e inmutable (227). En el mundo griego [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], personificada por Hesíodo como hija Temis y hermana de Justicia ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) y Paz ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]), expresó tradicionalmente el ideal del orden social y el buen gobierno (228). En esta línea, los Oráculos sibilinos profetizaron una edad de oro aún por llegar en que la [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] del cielo para dicha del hombre (229): pero esta explicación tampoco se ajusta a la eüvofjia caldea. Al practicar la eüoePeia, entendida por Pselo como el culto mistérico, el teúrgo contribuye a que la eüvo^ia, el ‘orden cósmico universal’, perdure en armonía.

En el Comentario Pselo no menciona a Filón de Alejandría: pero su influencia se hace patente. Por ello valdrá la pena reproducir el pasaje de Alegorías de las leyes en que se sustentan varias de mis interpretaciones (2A, 3A y 3B):

XIX. 63. Un río sale desde el Edén para regar el jardín. Desde allí se separa en cuatro afluentes. (…) Con ellos (sc. Moisés) quiere indicar las virtudes particulares ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII.]). Son cuatro en número: prudencia, templanza, fortaleza y justicia ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]). El río mayor, del que proceden las cuatro corrientes, es la virtud genérica ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) la que conocemos con el nombre de bondad ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]). Las cuatro corrientes ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) representan otras tantas virtudes. 64. La virtud genérica tiene su origen en el Edén, en la sabiduría de Dios. (…) Las cuatro virtudes particulares ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) provienen de la genérica, la que, como un río ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]), riega las correctas acciones de cada una con la corriente caudalosa de buenas obras. 65. (…) El río es la virtud genérica, la bondad. Ésta sale desde el Edén, de la sabiduría ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) de Dios. Es el logos de Dios. Pues conforme a él ha sido creada la virtud genérica. La virtud genérica riega el jardín ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]), es decir, alimenta a las virtudes particulares (230).

III-B. El verso segundo del fragmento 107 reza: [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]. Se le ha encontrado un paralelo en un texto hermético extractado por Estobeo acerca de la verdad de los cuerpos celestes y la falsedad de lo terrestre (231). Si <<la planta de la verdad no existe en la superficie terrestre>> deberá hallarse, diría la teología negativa, en el cielo: los Oráculos, al parecer, asumen de modo tácito que la [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (atributo de Apolo-Helios según Lewy (232)) es otra cualidad del paraíso: como ocurre, verbigracia, en el Libro cuarto de Esdras y en fuentes sufíes. Poco aclara Pselo al parafrasear el verso (233).

3.2. ORAC. CHALD. 165

Disintiendo de la tradición erudita (234) Majerkic puso en tela de juicio la legitimidad caldea del breve fragmento oracular en que se insta al iniciado:

  [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] ...

  Busca el paraíso ...

La exhortación parece ser exclusiva de los Oráculos: en las demás fuentes consultadas que tratan del paraíso no aparece un mandamiento tal ni texto alguno comparable. En opinión de la investigadora el fragmento 165 y la exégesis que lo acompaña debieron de formar parte del comentario de Pselo al fragmento 107 (235). Pero entre uno y otro fragmento, recogidos en el Comentario de Pselo, median una veintena de fragmentos más con sendas explicaciones: ¿por qué habría de haber tanta separación entre el primer texto, en su origen supuestamente completo, y el texto que se habría desgajado de él? Si yuxtaponemos los dos comentarios como si fueran uno solo, parece un tanto redundante que Pselo haya definido dos veces el ‘paraíso’: primero <<según los caldeos>> y luego <<caldaico>>. Además, el carácter preceptivo del oráculo 165 no desentona con el de otros muchos fragmentos caldeos en que formas de imperativo expresan mandatos o prohibiciones (236).

El comentario de Pselo al fragmento 165 dice:

   [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (237).

      El paraíso caldaico es el coro total de las potencias divinas
   que rodean al Padre y las bellezas empíreas de las fuentes
   demiúrgicas: su apertura por medio de la piedad, la participación
   en los bienes; una espada llameante, la potencia implacable para
   quienes se acercan (a él) de manera indigna. Permanece cerrado para
   éstos, por causa de su ineptitud, pero abierto para los piadosos.
   Hacia él se elevan todas las virtudes teúrgicas.

Se trata de una exégesis de los Oráculos en esencia neoplatónica donde el único elemento extraño es [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]: la <<llameante espada>> del Génesis colocada por Dios para impedir que el hombre, una vez expulsado del paraíso, acceda al camino que lleva al árbol de la vida y pueda comer del fruto que alarga la vida por tiempo indefinido (238).

I. En primer lugar, el paraíso caldaico se caracteriza como <<el coro total de las potencias divinas que rodean al Padre y las bellezas empíreas de las fuentes demiúrgicas>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]). Salvo el motivo del coro-Platón habló del <<coro de los bienaventurados dioses>> (239)-estos elementos provienen en esencia de los mismos Oráculos:

a) En ellos se llama ‘Padre’ al dios supremo, quien realiza una doble función como Intelecto puramente pensante (frs. 7,22, 37, 39, 94 [?] y 213) y creador del mundo (frs. 50, 57 y 94[?]). Por otra parte, la ‘potencia’ ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]), tanto en sentido absoluto o indeterminado (frs. 4, 5, 96) como en su expresión particular [([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], ‘intelectiva’, fr. 3; [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], ‘viviente’, fr. 136; [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], <<del verbo sagrado>>, fr. 175), es atributo del Padre.

b) Las <<bellezas empíreas>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) parecen ser las del fragmento 108: <<pues el Intelecto Paterno, que piensa los inteligibles, sembró el mundo de símbolos: también se llaman bellezas indescriptibles>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]). Se califican de ‘empíreas’ dado que el Padre, en su faceta de Intelecto puro, es aludido como <<Fuego trascendente>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], fr. 5) y <<Fuego primero>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], fr. 6).

c) Aunque la expresión [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] no aparece como tal en los Oráculos, sino en el Comentario de Pselo, en ellos sí encontramos referencias a las ‘fuentes’ (frs. 37, 49, 52, 56), que en última instancia derivan de la <<fuente de fuentes, matriz que todo lo contiene>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], fr. 30), proveniente del Intelecto paterno. Según el Boceto resumido de las antiguas doctrinas caldeas de Pselo las <<fuentes demiúrgicas>> pertenecen al <<orden intelectivo>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]), se sitúan por debajo de la héptada de los <<padres fontanales>> (Hápax, Hécate, Dis, tres Indoblegables y el Diafragma) y dependen de Dis demiúrgico (240).

II. Pselo recurre a motivos caldeos del fragmento anterior 107 (de aquí que Majercik haya sospechado que el fr. 165 y su exégesis son parte de la exégesis al fr. 107):

a) Se recuerda la idea de ‘abrir’ ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) el paraíso: <<su apertura por medio de la piedad>>, entendida como el ritual teúrgico, conduce cual recompensa a <<la participación de los bienes>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]). En Diferentes opiniones griegas sobre el alma, donde vuelve a citar el oráculo 107, Pselo transmite esta opinión de Proclo: <<el fin de las ascensiones es la participación en los frutos divinos y la plenitud del fuego por aparición espontánea, que es la visión del dios>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (241). Jámblico también se refiere a la doctrina teúrgica de la participación: <<la participación pura en los bienes acontece entre quienes son puros, y (sc. los teúrgos) se llenan de la verdad que desde arriba viene del fuego>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (242); coherentemente, <<el ascenso al fuego inteligible>> se convierte en <<el fin (…) de toda actividad teúrgica>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (243).

b) Sale a relucir el asunto de las ‘potencias’: cual <<espada llameante es la potencia implacable para quienes se acercan (sc. al paraíso) de manera indigna>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]). Pselo saca provecho de Génesis 3, 24: Dios <<puso (…) una espada llameante que se movía en círculos para proteger el camino del árbol de la vida>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]). Dado que en los Oráculos [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] describe los ‘rayos’ y el ‘fuego’ que proceden del Intelecto paterno (frs. 35 y 36), con [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] Pselo podría estar refiriéndose a la potencia paterna intelectiva: <<el Padre se ha sustraído, sin encerrar en su potencia intelectiva el fuego propio>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], fr. 3). Sin embargo, en los Oráculos no existió una fuerza protectora, amenazante y destructiva que blindara el paso al paraíso, pues los mismos requisitos que condicionan el ascenso teúrgico impiden el acceso a quienes no hayan purificado su alma de modo conveniente.

c) Se insiste en las ideas de lo ‘indigno’ y la ‘apertura’: el paraíso <<permanece cerrado para éstos (sc. los indignos) por su ineptitud, pero abierto para los piadosos ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]). Sirviéndose de la noción caldea de ‘piedad’ ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]), Pselo infiere una oposición entre dos tipos humanos que no se atestigua como tal en los Oráculos (cfr. fr. 153): los piadosos frente a los indignos e ineptos. No obstante, en ella se aprecia un remanente neoplatónico: Proclo asoció la [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], así como su contrario la [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], a la doctrina teúrgica de la iluminación: <<la ausencia de idoneidad de los participantes causa la falta de la luz divina>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (244).

III. El comentario finaliza con: <<hacia él (sc. el paraíso) se elevan todas las virtudes teúrgicas>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]). La escala neoplatónica de las virtudes discierne, de menos a más, virtudes físicas, éticas, cívicas, purificadoras, teoréticas y teúrgicas (245). El paraíso caldaico, como era previsible, sólo está al alcance de los más virtuosos: los teúrgos. Los Oráculos perciben al teúrgo, quien sobresale de entre <<la multitud de los hombres “que van en manada”>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], fr. 154) (246), como dechado de virtud.

3.3. DERIVACIONES COMPLEMENTARIAS

En las tradiciones judeocristiana, maniquea y musulmana el paraíso siempre tiene su contraparte: el Edén frente a la Gehenna (247). En cambio, los Oráculos caldeos no contemplan un infierno para el castigo. En los antípodas del paraíso caldaico se halla, descrito en términos cuasi infernales, el mundo físico: <<en donde hay muerte, agitaciones y naturaleza de soplos violentos, enfermedades míseras, putrefacciones y obras que fluyen>> (248) ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], fr. 134). Dicho en palabras de Majercik: <<the Chaldeans conflate Hades with the material world>> (249). El paraíso caldaico, como todo paraíso, es exclusivo y sólo para elegidos: <<pues los teúrgos no se precipitan en el rebaño sometido por la fatalidad>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], fr. 153), entendiéndose por [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII.] no el destino cósmico ni el fatalismo astral, sino los límites impuestos por la naturaleza y los apegos materiales de los que el místico anhela liberarse (250). Para subir al paraíso el teúrgo debe purificarse física y espiritualmente: como es natural, los Oráculos le exigen el apartamiento <<de las pasiones terrenales>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII.] ano, fr. 213) (251), así como el repudio de toda práctica adivinatoria que sea fraudulenta (252) o se realice por dinero: <<huye tú de ellas>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], fr. 107)-en la discusión, acaso trasnochada, en torno a si la teúrgia fue magia, no debería pasarse por alto que los Oráculos rechazaron categóricamente varios tipos de adivinación. El paraíso caldaico es supraceleste (‘espiritual’ habría dicho Agustín (253)), sin relación alguna con la historia de la humanidad, y soteriológico: el teúrgo aspira a acceder a él tanto en vida (254) como tras la muerte (255).

El hecho de que Juliano el Teúrgo escribió un tratado Las zonas (celestes) evidencia que las esferas planetarias eran primordiales en la cosmogonía y la soteriología caldaicas (256). Partiendo de fuentes herméticas según las cuales el alma alcanza en su anábasis la esfera octava ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]), cabe conjeturar que el paraíso caldaico podría localizarse igualmente en <<el círculo fijo>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (257), implícito en el fragmento 65 y vinculado por algunos a la noción paradisíaca de [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]. En dicho cielo, cuenta la fuente hermética, las almas y los ángeles elevan himnos a la novena esfera, a las potencias divinas y al Padre (no está claro si encima hay una décima esfera sede del dios supremo)[TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]: análogamente, el alma del teúrgo habría de acceder al paraíso del octavo cielo en calidad del ángel que es, no ya <<en potencia>> (fr. 137) sino en acto.

En conformidad con las fuentes judeocristianas, cabe plantear que el paraíso caldaico también podría ser un espacio de revelaciones. Alcanzadas la condición de ángel y la esfera de las estrellas, el teúrgo, para obtener oráculos, habría de entrar en contacto con las divinidades que habitan encima de la esfera fija: con los llamados dioses ‘zonales’ (Apolo, Hermes, Hécate) (259); o podría comunicarse con un alma humana eminente (cual lo era la de Platón) (260) que ya hubiera subido al paraíso. Por ende, no parece que debamos ubicar el paraíso en el Alma cósmica (261), que se sitúa más allá de las esferas planetarias y el círculo fijo.

Los autores de los Oráculos debieron de conocer el concepto religioso de ‘paraíso’ no de la tradición pagana sino por contacto con un medio judeocristiano. Cabe inferir que no se trata de una idea paralela o análoga sino muy probablemente prestada (262) (por ende, la <<planta de la verdad>>, [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], fr. 107, ¿no podría ser cual <<árbol de la verdad>> la versión caldaica de uno de los árboles del Jardín del Edén? (263)). Podemos esbozar dos hipótesis en un intento de identificar el origen de la influencia. Primera, de autores gnósticos: particularmente, de un círculo ofita con interés en los capítulos iniciales del Génesis (264), o acaso de adeptos valentinianos. Kroll ya sospechó que los Oráculos caldeos y el gnosticismo comparten patrones conceptuales semejantes; ciertas analogías, también subrayadas por Majercik, han sido estudiadas por Tardieu, Pearson, Turner y Roberg (265). En segundo lugar, el concepto ‘paraíso’ habría derivado de la escatología judía (266), o de la incipiente mística judía. Debemos a Vanderspoel la intrépida conjetura según la cual el neologismo 0eoupyia (‘obra de dios’) podría ser una adaptación al griego de la fórmula hebrea maasé merkabá (‘obra del Carro’, i.e. ‘obra de Dios ‘), de manera que la figura del teúrgo estaría en parte inspirada en la del místico judío cuyo arquetipo a imitar es el mítico Henoc-Metatrón. El canadiense alega un argumento de peso histórico: Jámblico, una vez establecido en Dafne (Israel) (267), pudo tener conocimiento de la merkabá al entablar relación con los amoraim de la cercana escuela rabínica de Tiberíades (268). Otra escurridiza hipótesis a sopesar, que derivo del testimonio de Eunapio, es la de que Jámblico haya tenido trato con rabinos místicos que frecuentaran Hammath-Gader (el-Hammeh, Jordania) y su sinagoga (269).

¿Existió un paraíso caldaico sobre la tierra? Plantearé la siguiente posibilidad, aun cuando pueda parecer remota. Según informa Estrabón, hubo un sitio llamado [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] cerca de las fuentes del Orontes (en Laboue, Líbano) y de la comarca de Apamea de Celesiria (Qal’at al-Mudiq, Siria) (270). Difícilmente se habría dado este nombre a un lugar que no fuera en realidad tal. Identificado en ocasiones con el ‘Triparadiso’ de Diodoro de Sicilia en la Alta Siria, hay quien localiza Paradiso donde hoy día se ubica la ciudad siria de Jusiyah (271); o sea, a unos 112 km. al sur de Apamea y a unos 136 al norte del nacimiento del Orontes. Por otra parte, Siria es la región de la que, según los indicios, provienen los Oráculos caldeos; es más, hay quien opina que fueron revelados en el templo de Zeus Belo de Apamea (272), la ciudad en cuya escuela platónica Jámblico de Calcis enseñó la teúrgia según la entendía. Así las cosas, ¿los responsables ‘sirios’ (Aooúpioi) de los Oráculos habrán encontrado en Paradiso un lugar de inspiración que poder relacionar con la noción metafísica de ‘paraíso de piedad’?

4. CONCLUSIONES

Los Oráculos formulan una idea propia de <<paraíso de piedad>> que, según parece, no tiene paralelos en otras literaturas religiosas de la época. En su caracterización intervienen tres elementos: sabiduría, virtud y buen orden (fr. 107), a los que conviene sumar la verdad. El sello caldaico también se aprecia en el mandamiento de buscar el paraíso (fr. 165).

Pselo construyó su exégesis de ambos fragmentos sobre motivos emblemáticos del Edén bíblico: el árbol del conocimiento, el árbol de la vida, los cuatro ríos y la espada llameante (Génesis 2, 8-17 y 3, 22-24); con ello logra que el paraíso caldaico le resulte familiar al lector cristiano de su tiempo. Además, explotó una fórmula alegórica de gran aceptación entre los Padres de la Iglesia: la del <<paraíso de las virtudes>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (273) de Filón de Alejandría. Por otro lado, recurre a temas de la antigua tradición griega: el ‘prado’ ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]), que remonta a Homero, así como los del ‘coro’ ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) divino, la ‘contemplación’ ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) y la ‘sabiduría práctica’ ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]), atestiguados en Platón. Entreveradas con dichos motivos las nociones propiamente caldaicas parecieran camuflarse y pasar desapercibidas: el Intelecto divino, el Padre, la potencia paterna y las bellezas empíreas. Por último, Pselo se sirvió de términos que remiten a doctrinas neoplatónicas sobre la iluminación, la mónada, la participación, la idoneidad, los géneros superiores y la escala de las virtudes.

Este paraíso supraceleste, que quizás hay que localizar en la octava esfera, no se opone al Tártaro o el Infierno, sino a nuestro imperfecto mundo material. Alcanzable para el alma del teúrgo que abandona el cuerpo y emprende el vuelo, bien en vida bien acontecida la muerte, el paraíso es un espacio de experiencia mística y donde, divinizado con la condición de ángel, cabe presumir, el teúrgo obtendría revelaciones.

Los autores de los Oráculos caldeos pudieron conocer el concepto religioso de ‘paraíso’, extraño a la tradición griega pagana, por medio de cristianos gnósticos o judíos místicos.

http://dx.doi.org.ezproxy.ulima.edu.pe/10.5209/rev_ILUR.2013.v18.43043

FECHA DE RECEPCIÓN: 20 DE 09 DE 2012

FECHA DE ACEPTACIÓN: 28 DE 12 DE 2012

Álvaro Fernández Fernández

Universidad de Granada

alvarofdezfdez@gmail.com

(1) Trabajo realizado en el grupo de investigación <<Tradición y pervivencia de la cultura griega (HUM-404)>>, cofinanciado por la Universidad de Granada y la Junta de Andalucía.

(2) Poll. 9, 13 Bethe; Hsch., [kappa] 2529 Latte.

(3) Beros., FGH 680, F14b Jacoby (ap. I., AI 10, 226 Thackeray; Ap. 1, 19, 141 Reinach; cfr. Abyd., FGH 685, F9); Fauorin., fr. 96, 28 Barigazzi: [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII].

(4) P. Chantraine, Dictionnaire étymologique de la langue grecque, Paris, 1974, vol. III, p. 857; C. R. A. Morray-Jones, <<Paradise revisited (2 Cor 12: 1-12): the Jewish mystical background of Paul’s apostolate. 1, The Jewish sources>>, HThR 86.2 (1993) pp. 177-217: 206; C. Tuplin, <<The parks and gardens of the Achaemenid Empire>>, Achaemenid studies, Stuttgart, 1996, pp. 80-131: 93-96; J. N. Bremmer, <<Paradise: from Persia, via Greece, into the Septuagint>>, Paradise interpreted: representations of biblical paradise in Judaism and Christianity, ed. G. P. Luttikhuizen, Leiden, 1999, pp. 1-20: 1s.; L. Kinberg, s.v. <<Paradise>>, Encyclopaedia of the Qur’an, ed. J. D. McAuliffe, Leiden, 2004, vol. IV, pp. 12-20: 13; The Assyrian dictionary, ed. M. T. Roth, Chicago IL, 2005, vol. XII, p. 182; J. Cheung, Etymological dictionary of the Iranian verb, Leiden, 2007, pp. 52s.; S. H. Nasr, The garden of true: the vision and practice of Sufism, Islam’s mystical tradition, New York, 2008, p. XV; J. Schaper, <<The messiah in the garden: John 19.38-41, (royal) gardens, and messianic concepts>>, Paradise in Antiquity: Jewish and Christian views, eds. M. Bockmuehl & G. G. Stroumsa, New York, 2010, pp. 17-27: 17; H. K. Martirosyan, Etymological dictionary of the Armenian inherited lexicon, Leiden-Boston MA, 2010, p. 698.

(5) Phot., Lex., p. 383, 6-7 Porson.

(6) IGENLouvre 112, 6 Bernand; SEG 34, 1003, 10; 38, 405, 3; MAMA VII, 560, 11 Calder; IGLS IV, 1558, 3 Jalabert, Mouterde & Mondésert; ICr II, x, 21, 4; III, iv, 4, 8 Guarducci; IChCr 93 Bandy; IThracOr (AD 53A) 465, 205, 3 Asdracha; IG VII, 1688, 3 Dittenberger.

(7) Datos del Corpus diacrónico del español, http://corpus.rae.es/cordenet.html (acceso: 05.09.2012).

(8) Clearch. Phil., fr. 43aWehrli (Ath. 12, 11 [515e], p. 138, 9-13 Kaibel). Cfr. Iul., Or. 2, 8 (113a), 29-30 Bidez.

(9) Bremmer, art. cit., p. 6.

(10) Idem, art. cit., p. 5. Cfr. Tuplin, art. cit., p. 93.

(11) D. S. 19, 21, 3 Bizière; Arr., Ind. 40, 4 Roos & Wirth.

(12) X., An. 1, 2, 7 Masqueray; HG 4, 1, 15 Hatzfeld. Cfr. Tuplin, art. cit., pp. 83-85, 100-102.

(13) Philostr., VA 1, 38 Kayser.

(14) Gell. 2, 20, 4 Marshall. Cfr. Varro, RR 3, 12 Goetz.

(15) M. Martínez, <<Descripciones de jardines y paisajes en la literatura griega antigua>>, CFC(G) 18 (2008) pp. 279-318: 285-289. Cfr. X., Oec. 4, 20-23 Chantraine, An. 1, 2, 7 Masqueray; Ph. Byz., Mr. 1, pp. 22-24 Brodersen; D. S. 2, 10 Vogel; Str. 16, 1, 5 Lasserre; I., Ap. 1, 19, 140-141 Reinach; Curt. 5, 1, 32-35 Hedicke.

(16) X., Oec. 4, 13 Chantraine; Ael. Dion., [kappa] 24 Erbse. Martínez, art. cit., p. 280. El español ‘jardín’ proviene del franco *gard (DRAE), que remonta a una raíz IE *gher/ghor (J. Pokorny, s.v. <<4. gher>>, Indogermanisches etymologisches Wòrterbuch, München, 1959, pp. 442s.) presente en [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], chorus, hortus y cohors.

(17) EM, p. 223, 47-48 Gaisford. Tuplin, art. cit., pp. 49, 93. Cfr. IG [XII.sup.2], 58, 17 (Mitilene, ca. 29 a.C.) así como ka.no.se en una incripción chipriota (reverso, línea 4) recogida por R. Meister, <<Beitráge zur griechischen Epigraphik und Dialektologie VI. Kyprische Inschrift auf dem Fragment einer Tonplatte im Leipziger Museum für Völkerkunde>>, Ber. über die Verhandl. der sáchs. Akad. 60 (1908) pp. 2-9: 4s.

(18) Poll. 9, 8 Bethe. Sobre la localización de los [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII.] vid. Tuplin, art. cit., pp. 109s.

(19) Str. 16, 2, 6 Lasserre; Lib., Or. 4, 12, p. 290, 19-22 Foerster. Tuplin, art. cit., p. 92, n. 43; M. Goodman, <<Paradise, gardens, and the afterlife in the first century CE>>, op. cit., eds. Bockmuehl & Stroumsa, pp. 57-63: 59; Talbert, op. cit., vol. II, p. 1031 (map 67 Antiochia C4).

(20) Phot., Lex., p. 383, 4-5 Porson.

(21) Hdn., Orthograph., p. 449, 17 Lentz. Tuplin, art. cit., p. 93 lo relaciona con [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (‘mojar, humedecer’).

(22) Aristobul., FGH 139, F51 Jacoby; Str. 15,3, 7 Lasserre; Arr., An. 6, 29,4 Roos. Sobre Pasargadas vid. Tuplin, art. cit., pp. 88s.; Talbert, op. cit., vol. II, p. 1338 (map 94 Persis D3). Sobre las edificaciones en los parques vid. Tuplin, art. cit., pp. 107s.

(23) D. S. 18, 39, 1-3 Goukowsky. A. B. Bosworth, The legacy of Alexander: politics, warfare, and propaganda under the Successors, Oxford, 2002, pp. 15-17, 22, 27, 80, 87, 91, 104s., 162s., 211, 222, 256.

(24) G. Jeffery, A description of the historic monuments of Cyprus: studies in the archaeology and architecture of the island, Cyprus, 1918, p. 241; G. R. H. Wright, Ancient building in Cyprus, Leiden, 1992, pp. 128, 130s., 262 (donde remite a E. Gjerstad, The Swedish Cyprus expedition, Stockholm, 1937, vol. III, pp. 292-298; 1948, vol. IV/2, pp. 16, 23; así como a S. Al-Radi, Phlamoudhi Vounari, Goteborg, 1983, p. 86).

(25) Hsch., [epsilón] 5967 Latte. Bremmer, art. cit., p. 4.

(26) PCair.Zen. 4, 59690, r 2, 22 (Filadelfia [Gharabet el-Gerza], 257-256 a.C.).

(27) PSI 8, 917 ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], meris de Polemón, 272-273 d.C.); PMich. 5, 282 (s. I d.C.).

(28) PSI 9, 1059, col. 2, 5: [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) (Karanis, nomo Arsinoita, 113 d.C.).

(29) POxy. 44, 3205, v 11, 52; r 58 (Fernufites, nomo de Mendes, 297-308 d.C.): cfr. K. Blouin, <<Environnement et fisc dans le nome mendésien à l’époque romaine: réalités et enjeux de la diversification>>, BASP 44 (2007) pp. 135-166: 152s. POxy. 38, 2847, r23 (Oxirrinco, [1.sup.a] mitad del s. III d.C.): cfr. H. Cadell, <<Documents fiscaux et recherches sémantiques>>, JJP 19 (1983) pp. 121-129: n. 35 (donde remite a A. Swiderek, <<The land-register of the [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] toparchy in the Mendesian nome>>, JJP 16-17 [1971] pp. 31-44).

(30) PLugd.Bat. 25, 21, r 13-14 (Ptolemaida Evergetes, nomo Arsinoita, 78 a.C.); POxy. 3, 639 = SB 20, 14337, 12 (Oxirrinco, 103 d.C.); SB 18, 13850, r 8 (Arsinoita, 141 d.C. [?]); CPR 7, 8, 64, 74 (Arsinoita, s. II-III d.C.).

(31) Stud. Pal. 5, 30, 4 = CPHerm. 7, 2, 24 (Hermópolis Magna, 160 d.C.); PSI 3, 240, 10 = PSI Corr. 1 (1977), p. 7-10, FrA 10 (Oxirrinco, s. I-II d.C.).

(32) PBingen 109, 20 (Ptolemaida Evergetes [?], nomo Arsinoita, 212-299 d.C.): [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]).

(33) SB 11711, 9 (Hermópolis Magna, 332 d.C.).

(34) Thom. Mag., Eclog. uocum Attic, p. 223, 15-19 Ritschel. Cfr. Poll. 1, 228-229; 7, 140 Bethe.

(35) Thphr., HP 5, 8, 1; 9, 6, 1 y 4 Hort.

(36) Phot., Bibl. 163, cols. 106b, 41-107a, 15 Henry. R. Rodgers, <<[TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]: garden-making and gardenculture in the Greek Geoponica>>, Byzantine garden culture, eds. A. Littlewood, H. Maguire & J. WolschkeBulmahn, Washington DC, 2002, pp. 159-175: 164, 172s.

(37) Cassian. Bass., Gp. 10, 1, pp. 263, 11-264, 12 (Geoponica, siue Cassiani Bassi scholastici De re rustica eclogae, ed. H. Beckh, Lipsiae, 1895; Geopónica o extractos de agricultura de Casiano Baso, trad. M. J. Meana, J. I. Cubero & P. Sáez, Madrid, 1998, p. 330). Cfr. X., Oec. 4, 21 Chantraine.

(38) LXX, Gn. 2-3 (Genesis, Greek text, transl. and commentary by S. A. Brayford, Leiden, 2007). Sobre la identificación del Edén bíblico con Dilmun (Bahréin) del mito sumerio de la creación vid. E. Noort, <<Gan-Eden in the context of the mythology of the Hebrew Bible>>, op. cit., ed. Luttikhuizen, pp. 21-36: 32s.; B. Andrè-Salvini, <<“The land where the sun rises …”: the representation of Dilmun in Sumerian literature>>, Traces of paradise: the archaeology of Bahrain, 2500 BC-300AD, eds. H. Crawford & M. Rice, London, 2000, pp. 28-34; C. Cohen, s.v. <<Eden, Garden of>>, The Oxford dictionary of the Jewish religion, ed. A. Berlin, New York, 2011, pp. 228s.: 229.

(39) LXX, Ez. 28, 12-19. C. Rowland & C. R. A. Morray-Jones, The mystery of God: early Jewish mysticism and the New Testament, Leiden, 2009, p. 328.

(40) LXX, Cant. 4, 12-5, 1. Cfr. G. Barbiero, Song of songs: a close reading, transl. by M. Tait, Leiden-Boston MA, 2011, pp. 194-243.

(41) LXX, Is. 14, 12-15.

(42) Apoc. 2, 7 (The New Testament in the original Greek: Byzantine textform, compiled and arranged by M. A. Robinson & W. G. Pierpont, Southborough MA, 2005). Cfr. 1 Henoc (gr) 24, 4-25, 6, pp. 54, 24-56, 20.

(43) Apoc. 21, 2-22, 17.

(44) Eu. Luc. 23, 43 (cfr. B. M. Metzger, A textual commentary on the Greek New Testament, London, 1971, pp. 181s.; G. E. Ladd, A theology of the New Testament, Grand Rapids MI, 1993, pp. 194s.). Cfr. A. Pil. 10, p. 248; Descens. Chr. ad inferos A, 10 (26), p. 405; Narr. Ios. 3, 4, pp. 466, 4-467, 6 (Euangelia apocrypha, ed. C. de Tischendorf, Leipzig, 1876); Evangelio árabe de la infancia 23, 2 (Los Evangelios apócrifos, trad. A. de Santos Otero, Madrid, 2001 [reimpr. 2005], p. 150). Según Epifanio, Haer. 42, 11, 15 refut. 72, p. 153, 1-2 Holl, Marción eliminó dicha frase en su versión del Evangelio de Lucas.

(45) Eu. Marc. 16, 19; Eu. Luc. 24, 51 (cfr. Metzger, op. cit., pp. 189s.); Act. Ap. 1, 9-11. Rowland & Morray-Jones, op. cit., pp. 57-61 comparan la ascensión de Jesús a la de Henoc.

(46) 2Ep. Cor. 12, 2-4. Cfr. Apocalipsis de Pablo (NHV.2) 19, 20-24 (The Nag Hammadi Library in English, ed. J. M. Robinson, Leiden, 1996, p. 258; cfr. R. Roukema, <<Paul’s rapture to paradise in early Christian literature>>, The wisdom of Egypt: Jewish, early Christian, and Gnostic essays in honour of Gerard P. Luttikhuizen, eds. A. Hilhorst & G. H. van Kooten, Leiden, 2005, pp. 267-283: 279-281); Visio Paul., p. 11, 1-8; 3, p. 11, 24-25; 11, p. 14, 34-35; 20, p. 21, 22; 21, p. 22, 9-10; 45, p. 37, 1ss. James; Hippol., Haer. 5, 8, 25 Marcovich; Aug., Gen. ad litt. 12, 1ss., pp. 379ss. Zycha; Seuerian., PKGK, p. 297, 15-21 Staab; Oecum., PG 118, 1061b Migne; Phot., PKGK, p. 601, 16-25 Staab, Bibl. 234, cols. 293b, 29-294a, 7 Henry. Sobre la explicación del pasaje paulino en Ireneo, Tertuliano, Clemente de Alejandría y Orígenes de Alejandría vid. Roukema, art. cit., pp. 272-277. Cfr. 1QHa, col. XVI, 4-26 (The Dead Sea Scrolls in English: study edition, by F. García Martínez & E. J. C. Tigchelaar, Leiden, 1999, pp. 181, 183).

(47) Cfr. C. R. A. Morray-Jones, <<Paradise revisited (2 Cor 12: 1-12): the Jewish mystical background of Paul’s apostolate. 2, Paul’s heavenly ascent and its significance)), HThR 86.3 (1993) pp. 265-292: 268ss.; Roukema, art. cit., pp. 267-283; Rowland & Morray-Jones, op. cit., pp. 17-141, 379-419; G. Macaskill, <<Paradise in the New Testament>>, op. cit., eds. Bockmuehl & Stroumsa, pp. 64-81: 67-69.

(48) Ep. Eph. 4, 10. Cfr. Ep.Eph. 1,20; 6, 9; Eu. Petr. 9, 35-10, 40 (Évangile de Pierre, éd. et trad. par M. G. Mara, Paris, 1973).

(49) PMag.Christ. 13, 8-9 Preisendanz & Henrichs. Cfr. 13, 5: [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]. Una tradición musulmana sitúa el paraíso en el cénit del séptimo cielo (S. El-Saleh, La vie future selon le Coran, Paris, 1971, p. 35).

(50) Goodman, art. cit., p. 57.

(51) Ibidem.

(52) 2 Ep. Cor. 12, 4.

(53) 1 Henoc (et) 77, 3 (Apócrifos del Antiguo Testamento, dir. A. Diez Macho, Madrid, 1984-1987, vol. IV, trad. F. Corriente, p. 103; Thebook of Enoch or I Enoch, Engl. ed. by M. Black with an appendix on the astronomical chapters [72-82] by O. Neugebauer, Leiden, 1985, p. 407). Cfr. 70, 3-4 (trad. iidem, pp. 94 y 67).

(54) 1 Henoc (gr) 14, pp. 36, 27-40, 19 (Das Buch Henoch, hrsg. von J. Flemming & L. Radermacher, Leipzig, 1901, pp. 18-60). M. Himmelfarb, Ascent to heaven in Jewish and Christian apocalypses, Oxford, 1993, pp. 9ss.; Rowland & Morray-Jones, op. cit., pp. 33-61.

(55) 1 Henoc (gr) 32, 3, p. 60, 19-20. Cfr. 4Q206, fr. 3, 21 (trad. García Martínez & Tigchelaar, op. cit., p. 427). K. Coblentz Bautch, <<Situating the afterlife>>, Paradise now: essays on early Jewish and Christian mysticism, ed. A. D. DeConick, Atlanta GA, 2006, pp. 249-264: 260; Rowland & Morray-Jones, op. cit., p. 45. En Jubil. 4, 23-26 (Apócr. AT, vol. II, trad. F. Corriente & A. Piñero, p. 93; The book of Jubilees, transl. by J. C. Vanderkam, Lovanii, 1989, pp. 28s.) el Edén de Henoc también está en la tierra.

(56) Coblentz Bautch, art. cit. n. 55, p. 261. Cfr. 1 Henoc (gr) 24, 4-25, 6, pp. 54, 24-56, 20; T. Lev. 18, 11; K. Coblentz Bautch, <<The heavenly temple, the prison in the void and the uninhabited paradise: otherworldly sites in the Book of the Watchers>>, Other worlds and their relation to this world: early Jewish and ancient Christian traditions, eds. T. Nicklas et al., Leiden, 2010, pp. 37-53: 45-52; Himmelfarb, op. cit., pp. 72-78.

(57) 1 Henoc (et) 60, 8; cfr. 39, 3-4; 60, 23; 71, 1-10 (Apócr. AT, vol. IV, trad. F. Corriente, p. 81; cfr. pp. 67, 83, 94; Black, op. cit., p. 56; cfr. pp. 44, 57, 67s.). E. J. C. Tigchelaar, <<Eden and Paradise: the garden motif in some early Jewish texts (1 Enoch and other texts found at Qumran)>>, op. cit., ed. Luttikhuizen, pp. 37-62: 39-49.

(58) 2 Henoc 5 (Apócr. AT, vol. IV, trad. A. de Santos Otero, pp. 163-165). Cfr. 2 Henoc 13, 32 (trad. idem, p. 184). Himmelfarb, op. cit., pp. 37-44.

(59) 2 Henoc 23, 36-37; 23, 52; 23, 59; 23, 63 (trad. idem, pp. 200-202).

(60) 3 Henoc 5, 5; 23, 18 (3 Enoch or The Hebrew book of Enoch, ed. and transl. by H. Odeberg, Cambridge, 1927,pp. 15, 83s.; Apócr. AT, vol. IV, trad. M. A. Navarro, pp. 227, 256). Cfr. Ph., Lg. alleg. 1,45, p.72, 13-14.

(61) T. Lev. 2, 8; 3, 3 (The testaments of the twelve patriarchs: a critical edition of the Greek text, by M. de Jonge, Leiden, 1978, pp. 24-50); Himmelfarb, op. cit., pp. 30-37. Cfr. 1Q21, 39 (U. Schattner-Rieser, <<Levi in the third sky: on the <<ascent to heaven>> legends within their Near Eastern context and J. T. Miliki’s unpublished version of the Aramaic Levi document>>, The Dead Sea scrolls in context, eds. A. Lange, E. Tov & M. Weigold, Leiden, 2011, vol. II, pp. 801-819: 807, 816s.).

(62) T. Lev. 18, 10-11. Cfr. 5, 1.

(63) T. Dan 5, 12 (Jonge, op. cit., pp. 102-111).

(64) Goodman, art. cit., p. 63.

(65) T. Abr. (grA) 20, pp. 103, 31-104, 5 (The testament of Abraham, Greek text ed. by M. R. James, Cambridge, 1892). Cfr. Aug., Serm. 301, 9 (PL 38, 1384 Migne).

(66) 2 Henoc 17, 7 (Apócr. AT, vol. IV, trad. A. de Santos Otero, p. 193). Goodman, art. cit., pp. 57s.

(67) Tg. Isa. 45, 7 (The Isaiah Targum, transl. by B. D. Chilton, Wilmington DE, 1987, pp. 88s.); BEruv. 19a (The Babylonian Talmud, Engl. transl. by M. L. Rodkinson, Boston MA, 1918, vol. III, p. 43); BTa. 31a (trad. ibidem, vol. VIII, p. 93); BShab. 119b (trad. ibidem, vol. II, p. 255). Eu. Barth. (lat), fr. 1, 28-29, p. 177 (A. Wilmart & E. Tisserant, <<Fragments grecs et latins de l’Évangile deBarthèlemy>>, RBi 10 [1913] pp. 161-190, 321-368); Eu. Barth. (gr), p. 11, 2-3 (<<Quaestiones sancti Bartholomaei apostoli>>, Anecdota Graeco-Byzantina I, collegit A. Vassiliev, Mosquae, 1893, pp. 10-22) = fr. 1, 29, p. 189 Wilmart & Tisserant.

(68) Barbiero, op. cit., pp. 216, 256.

(69) A concise dictionary of Akkadian, eds. J. Black, A. George & N. Postgate, Wiesbaden, 2000, p. 66. The Pennsylvania Sumerian dictionary, s.v. <<edim (EDIN)>>, http://psd.museum.upenn.edu (acceso: 05-09-2012).

(70) Cohen, art. cit. n. 38, pp. 228s. Cfr. Bremmer, art. cit., pp. 18s.; Noort, art. cit., p. 21; J. H. Tigay & B. J. Bamberger, s.v. <<Paradise>>, Encyclopaedia Judaica, eds. F. Skolneik& M. Berembaum, Detroit MI, 2007, vol. XV, pp. 623-629: 624.

(71) LXX, Ez. 28, 13; Ph., Lg. alleg. 1,96, p. 86, 15Cohn. Cfr. NH I.5, 96, 26-31 (Textos gnósticos: Biblioteca de Nag Hammadi. 1, Tratados filosóficos y cosmológicos, trad. A. Piñero et al., Madrid, 1997: trad. F. García Bazán, p. 173; Robinson, op. cit., p. 83). En el ATpardes no refiere al Edén sino conserva el significado originario de ‘huerto, parque’ (Na. 2, 8; Ec. 2, 5; Cant. 4, 13).

(72) S. D. Sperling, s.v. <<Garden of Eden>>, Encyclopaedia Judaica, vol. VII, pp. 388s.: 388.

(73) 4 Ezra (lat) 7, 36 (The fourth book of Ezra, the Latin version ed. by R. L. Bensly, Cambridge, 1895).

(74) Od. Sal. (sir) 11, 16-24 (Apócr. AT, vol. III, trad. A. Peral & X. Alegre, pp. 79s.).

(75) Himmelfarb, op. cit., pp. 87-93. En el Apocalipsis de Pablo (NH V.2) los cielos son diez: cfr. Roukema, art. cit., pp. 269-271.

(76) Apoc. Baruc (gr) 2, 2 y 7; 3, 1 y 5 (Apocalypsis Baruchi Graece, ed. J.-C. Picard, Leiden, 1967) = pp. 85, 10-12 y 27-29; 85, 30-31 y 86, 1-3 (Apocrypha anecdota: second series, ed. M. R. James, Cambridge, 1899).

(77) Apoc. Baruc (gr) 4, 3-6 Picard = p. 86, 20-29 James; 5 = p. 88, 10-17.

(78) Apoc. Baruc (gr) 6, 2-16 Picard = pp. 88, 22-89, 20 James; 7, 5 = p. 89, 31-32; 8 = p. 90, 3-27.

(79) Apoc. Baruc (gr) 7, 2 y 4 Picard = p. 89, 24-25 y 28-29 James; 9 = pp. 90, 28-91, 16.

(80) Apoc. Baruc (gr) 10, 1-7 Picard = p. 91, 17-31 James.

(81) Apoc. Baruc (gr) 11 Picard = p. 92, 3-26 James. En el Apocalipsis de Sofonías (Clem. Al., Str. 5,11, 77, 2 Stáhlin) el profeta es llevado al quinto cielo, donde los ángeles ‘señores’ (KÚpioi) cantan himnos a Dios.

(82) Apoc. Baruc (sir) 51 (Second Baruch, a critical ed. of the Syriac text with Greek and Latin fragments, Engl. transl. by D. M. Gurtner, London, 2009, pp. 89, 91). Cfr. 14, 12-13 (trad. p. 47); 59, 8 (trad. p. 103).

(83) Hippol., Haer. 5, 26-27 Marcovich. M. A. Williams, Rethinking ‘Gnosticism ‘: an argumentfor dismantling a dubious category, Princeton NJ, 1996, pp. 18-23; T. Rasimus, Paradise reconsidered in Gnostic mythmaking: rethinking Sethianism in light of the Ophite evidence, Leiden, 2009, pp. 86-88.

(84) V. Adam et Euae (gr) 74-102 (The life of Adam and Eve in Greek, ed. J. Tromp, Leiden, 2005) = Apoc. Mos. 10-13, pp. 5, 11-7, 9 (Apocalypses apocryphae Mosis, Esdrae, Pauli, Iohannis, item Mariae dormitio, ed. C. Tischendorf, Lipsiae, 1866). Cfr. V. Adam et Euae (lat) 36-42, pp. 233, 16-236, 60 (W. Meyer, <<VitaAdae et Evae>>, ABAW 14.3 [1878] pp. 185-250); Narr. Ios. 3, 4, p. 466, 15-17 Tischendorf.

(85) V. Adam et Euae (gr) 267 = Apoc. Mos. 29, p. 16, 6. Cfr. R. Nir, <<The aromatic fragrances of paradise in the Greek life of Adam and Eve and the Christian origin of the composition>>, NT 46.1 (2004) pp. 20-45.

(86) V. Adam et Euae (gr) 294-441 = Apoc. Mos. 32-43, pp. 17, 13-22, 13. Cfr. V. Adam et Euae (lat) 48, p. 242, 90-96 Meyer; T. Adam (sir), cols. 1345, 1352 Kmosko (Patrologia Syriaca I/2, accurante R. Graffin, Parisiis, 1907, cols. 1319-1360).

(87) Ladd, op. cit., pp. 194s.

(88) V. Adam et Euae (gr) 351 = Apoc. Mos. 37, p. 20, 10-11.

(89) V. Adam et Euae (gr) 195-199 = Apoc. Mos. 22, p. 12, 15-20.

(90) V. Adam et Euae (lat) 25, p. 229, 49. Cfr. 29, p. 230, 69-74 (<<paradisus uisitationis>>).

(91) Trans. Mariae 39, p. 108; 48, p. 111 Tischendorf. Cfr. Apocrypha de B. Maria Virgine, interpretatus est M. Chaine, Romae, 1909, p. 37, 2-4.

(92) Apoc. Sedr. 9-12, pp. 133, 22-135, 8; 16, p. 137, 16-18. Cfr. Eu. Barth. (gr), p. 11, 2-3 Vassiliev.

(93) Apoc. Sedr. 2, p. 130, 20-26 (Apocrypha anecdota, ed. M. R. James, Cambridge, 1893, pp. 130-137).

(94) G. Clark, <<Paradise for pagans? Augustine on Virgil, Cicero, and Plato>>, op. cit., eds. Bockmuehl & Stroumsa, pp. 166-178: 177.

(95) BHag. 14b (trad. Rodkinson, op. cit., vol. VI, pp. 32s.; Rowland & Morray-Jones, op. cit., pp. 345, 347); YHag. 2, 1, 7A-8A (The Talmud of the land of Israel. 20, Hagigah andMoed Qatan, transl. by J. Neusner, Chicago IL, 1986, pp. 45s.; Rowland & Morray-Jones, op. cit., pp. 344, 346); Tosefta Hag. 2, 3 (trad. M. D. Schwartz, <<Jewish visionary tradition in Rabbinic literature>>, The Cambridge companion to the Talmud and rabbinic literature, eds. C. E. Fonrobert & M. S. Jaffee, Cambridge, 2007, pp. 198-221: 201; Rowland & MorrayJones, op. cit., pp. 344, 348); Cant. R. 1, 28 (trad. Morray-Jones, art. cit. n. 4, pp. 211, 213; Rowland & MorrayJones, op. cit., pp. 345, 347); HekhZ 338-339/344-346 (trad. Morray-Jones, art. cit. n. 47, pp. 278s.; A. Kuyt, The ‘descent’to the chariot: towards a description of the terminology, place, function and nature of theyeridah in hekhalot literature, Tubingen, 1995, pp. 216s.); MerkR 671-672 (trad. Kuyt, op. cit., pp. 314s.). Cfr. 3 Henoc 16, 2 (trad. Odeberg, op. cit., p. 44; Apócr. AT, vol. IV, trad. M. A. Navarro, pp. 238s.).

(96) Cfr. G. G. Scholem, <<The four who entered Paradise and Paul’s ascension to Paradise>>, Jewish Gnosticism, Merkabah mysticism, and Talmudic tradition, New York, 1965, pp. 14-19; Morray-Jones, art. cit. nn. 4, 47; A. Goshen Gottstein, <<Four entered Paradise revisited>>, HThR 88.1 (1995) pp. 69-133; Kuyt, op. cit., pp. 212-223, 314-322; Schwartz, art. cit., pp. 211-214; Rowland & Morray-Jones, op. cit., pp. 252, 265, 269s., 275s., 341-379, 421-498; Macaskill, art. cit., p. 69s.

(97) Narr. Zos. (gr) 1, p. 96, 4-5; 10, p. 103, 16-17 (James, op. cit. n. 93, pp. 98-108).

(98) Narr. Zos. (sir) 3, 6 (trad. J. J. Alarcón Sainz & P. A. Torijano, <<La historia de los Rekabitas>>, CCO 1 [2003] pp. 31-64: 38; F. Nau, <<La légende inédite dels fils de Jonadab, fils de Réchab, et les îles fortunées>>, Rev. Sém. 7 [1899] pp. 136-146: 137). Cfr. 11, 1a (trad. iidem, pp. 48 y 141).

(99) Narr. Zos. (sir) 7, 2a (trad. iidem, pp. 42 y 138). Cfr. 8 (trad. iidem, pp. 43 y 139).

(100) Rasimus, op. cit., p. 206.

(101) NH II. 1, 21, 16-22, 8 (Textos gnóst., vol. I, trad. J. Montserrat Torrents, pp. 229s.; Robinson, op. cit., p. 117; The secret revelation of John, Engl. transl. by K. L. King, Cambridge MA, 2008, pp. 25-81: 63).

(102) NH II. 1, 24, 5-8 (trad. iidem, pp. 231, 118, 67). Williams, op. cit., pp. 8-13; Rasimus, op. cit., pp. 12-14, 19, 43, 55, 86-88, 104, etc. Cfr. Iren. Lugd., Haer. 1, 28, 3-5 (30, 5-10), pp. 230-237 Harvey.

(103) NH II.4, 88, 24-91, 5 (trad. Robinson, op. cit., pp. 164s.).

(104) NH II.5, 110,2-34; 118, 19-23; 119, 19-121, 13 (Textos gnóst, vol. I, trad. J. Montserrat Torrents, pp. 371, 377s.; Robinson, op. cit., pp. 178s., 184s.).

(105) NH IX.3, 45, 23-47, 14 (trad. Robinson, op. cit., pp. 454s.). Cfr. Williams, op. cit., pp. 68-72, 76; G. P. Luttikhuizen, <<A resistant interpretation of the Paradise story in the Gnostic Testimony of truth (Nag Hamm. Cod. IX.3) 45-50>>, op. cit., ed. Luttikhuizen, pp. 140-152; Rasimus, op. cit., pp. 22s., 76ss., 97, 217s., 235, 284.

(106) NH II.2, 36, 17-25 (trad. Santos Otero, op. cit., p. 374; Robinson, op. cit., p. 128). Cfr. Ph., Plantat. 3236 (8-9) Wendland; A. D. DeConick, Seek to see him: ascent and vision mysticism in the Gospel of Thomas, Leiden, 1996, pp. 80-86, 91s.

(107) En Keph. 2, 20-21 tanto el árbol bueno como el malo (cfr. Eu. Mat. 7, 17-19; Thdt., PG 83, 377b Migne; Recherches sur le manichéisme. 2, Extrait de la CXXIIIe homélie de Sévère d’Antioche, M. A. Kugener & F. Cumont, Bruxelles, 1912, pp. 95s.; El maniqueísmo: textos y fuentes, eds. F. Bermejo Rubio & J. Montserrat Torrents, Madrid, 2008: trad. F. del Río Sánchez, p. 481) tienen cinco miembros: <<razonamiento, intención, discernimiento, pensamiento, intelecto>> (El maniqueísmo, trad. J. Montserrat, pp. 142s.); en el Tratado maniqueo chino el Mensajero de la Luz Inteligente tala <<los cinco árboles de muerte>> y planta <<los cinco árboles de vida>> (ibidem, trad. A. Prevosti Monclús, pp. 352-354). En Umm al-Kitab (The Gnostic Bible, eds. W. Barnstone & M. Meyer, Boston MA, 2003, pp. 678s.) cinco ángeles-Mahoma, Alí, Fátima, Hasán y Husein-se igualan a otros tantos árboles del paraíso.

(108) NH I.3, 36, 38-39 (trad. Robinson, op. cit., p. 48). Cfr. Jubil. 8, 19 (Apócr. AT, vol. II, trad. F. Corriente & A. Piñero, pp. 104s.; Vanderkam, op. cit., p. 53).

(109) NH II.3, 71, 22-72, 1; 73, 15-19 (trad. Santos Otero, op. cit., pp. 403s.; Robinson, op. cit., p. 152). Cfr. NH II.3, 55, 6-14 (trad. iidem, pp. 392 y 143).

(110) NH II.3, 73, 15-19; 73, 27-74, 12 (trad. iidem, p. 404s. y p. 153).

(111) NH II.3, 73, 9-19 (trad. ibidem).

(112) Epiph. Const., Haer. 31, 18, 8, pp. 413, 28-414, 1 Holl. Cfr. 26, 10, 1-4, pp. 286, 24-287, 13.

(113) NH I.5, 96, 26-31; 101, 20-30; 106, 25-31 (Textos gnóst., vol. I, trad. F. García Bazán, pp. 173, 176, 179; Robinson, op. cit., pp. 83, 86, 88). Rasimus, op. cit., pp. 92, 97. En Jubil. 2, 7 (Apócr. AT, vol. II, trad. F. Corriente & A. Piñero, p. 85; Vanderkam, op. cit., p. 10) el Edén surge el tercer día de la creación; en Chron. Syr. ad annum 1234, el segundo día (F. Nau, <<Traduction de la chronique syriaque anonyme éditée par S. B. [M.sub.gr] Rahmani>>, Revue de l’Orient Chrétien 12 [1907] pp. 429-440: 431; E. Tisserant, <<Fragments syriaques du Livre des Jubiles>>, RBi 30 [1921] pp. 55-86, 206-232: 63; Vanderkam, op. cit., p. 328).

(114) Hippol., Haer. 6, 14, 8 Marcovich.

(115) Ibidem. Cfr. LXX, Gn. 2, 10.

(116) M 178, I r 36, 41, 68 (W. B. Henning, <<A Sogdian fragment of the Manichaean cosmogony>>, BSOAS 12.2 [1948] pp. 306-318: 307s., 311). Cfr. T ii Toyoq 13 (W. B. Henning, <<Sogdian tales>>, BSOAS 11.3 [1945] pp. 465-487: 476s.); Salmos del Bema 223, 3 (El maniqueísmo, trad. J. Montserrat, p. 213); A universal hymn ofpetition and praise, byMo-yeh the Mu-shê 122-123 (Tsui Chi, <<Mo-ni chiao hsia-pu tsan: “The lower (second?) section of the Manichaean hymns”>>, BSOAS 11.1 [1943] pp. 174-219: 187). B. Gharib, <<New light on two words in the Sogdian version of the “light paradise or the realm of light”>>, Studia Manichaica IV, eds. R. E. Emmerick, W. Sundermann & P. Zieme, Berlin, 2000, pp. 258-269.

(117) M. Boyce, A reader in Manichaean Middle Persian and Parthian: texts with notes, Téhéran-Liège, 1975, p. 4. Cfr. Hegemon., Arch. 7(25), p. 10, 7-8; 13, p. 21, 28-29.

(118) M 178, I (Henning, art. cit., pp. 307s.).

(119) M 9, I r (El maniqueísmo, trad. A. Cantera, p. 298).

(120) Boyce, op. cit. n. 117, p. 4. Cfr. M 135, 7 (Henning, art. cit., pp. 469s.).

(121) Hegemon., Arch. 10(28), p. 17, 7-8; 11(29), p. 18, 1 (Hegemonius: Acta Archelai, ed. C. H. Beeson, Leipzig, 1906). J. BeDuhn & P. Mirecki, <<Placing the Acts of Archelaus>>, Frontiers of faith: the Christian encounter with Manichaeism in the Acts of Archelaus, eds. J. BeDuhn & P. Mirecki, Leiden, 2007, pp. 122: 17.

(122) Hegemon., Arch. 11(29), p. 18, 1-3.

(123) Hegemon., Arch. 11(29), p. 18, 4-5. Cfr. Aug., Ciu. 13, 21, p. 646, 6 Hoffmann (cfr. Apoc. 22, 14).

(124) M 477 I, C r (D. N. MacKenzie, <<Mani’s Sabuhragan >>, BSOAS 42.3 [1979] pp. 500-534: 508s.) = Text z9 (Boyce, op. cit. n. 117, p. 78) = El maniqueísmo, trad. A. Cantera, p. 28.

(125) M 470 a, G r (MacKenzie, art. cit., pp. 516s.; El maniqueísmo, trad. A. Cantera, pp. 31s.). Cfr. A. V. W. Jackson, <<A sketch of the Manichaean doctrine concerning the future life>>, JAOS 50 (1930) pp. 177-198; M. Boyce, The Manichaean hymn-cycles in Parthian, London, 1954, pp. 15-23. Otras veces se alude al paraíso como el <<Nuevo eón>> (Keph. 39, 103 = El maniqueísmo, trad. A. Quevedo, p. 170; Keph. 59, 150-151 = ibidem, trad. F. Bermejo, pp. 184s.; Salmos del Bema 223, 18 = ibidem, trad. J. Montserrat, p. 215; Salmo de los errantes 2, 137, col. II = ibidem, trad. J. Montserrat, p. 231); el <<Nuevo reino>> (M 2II v a 83-100 = ibidem, trad. X. Tremblay, p. 284); o el <<Reino de los bienaventurados>> (Text aq, 4: Boyce, op. cit. n. 117, p. 101 = ibidem, trad. X. Tremblay, p. 305).

(126) Text y, 17-18 (Boyce, op. cit. n. 117, p. 66).

(127) Boyce, op. cit. n. 117, pp. 4-6; A. Cantera, El maniqueísmo, pp. 25s.

(128) Fr. 9 Ephr. H 63, 32-45 (J. C. Reeves, <<Manichaean citations from the Prose Refutations of Ephrem>>, Emerging from darkness: studies in the recovery of Manichaean sources, eds. P. Mirecki & J. BeDuhn, Leiden, 1997, pp. 217-288: 229; El maniqueísmo, trad. F. del Río Sánchez, p. 465).

(129) CMC 60, 12-15; 61, 1-14 (A. Henrichs & L. Koenen, <<Der Kõlner Mani-Kodex [P. Colon. inv. Nr. 4780: [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]]: Edition der Seiten 1-72>>, ZPE 19 [1975] pp. 1-85). Cfr. 61, 23-62, 9.

(130) CMC 46, 4-6; 63, 14-15; 70, 15-16. Cfr. Al-Nadim, Kitab al-Fihrist, pp. 50, 84 Flügel (El maniqueísmo, trad. X. Ballestín Navarro, p. 509).

(131) CMC 63, 1-16; 70, 10-72,7. H. D. Betz, <<Paul in the Mani biography (Codex Manichaicus Coloniensis)>>, Paulinische Studien, Tübingen, 1997, pp. 163-182: 173; Roukema, art. cit., pp. 277-279; E. J. C. Tigchelaar, <<Baraies on Mani’s rapture, Paul, and the antediluvian apostles>>, op. cit., eds. Hilhorst & Kooten, pp. 429-441.

(132) Al-Nadim, Kitab al-Fihrist, pp. 74, 103 (G. Flügel, Mani, seine Lehre und seine Schriften: ein Beitrag zur Geschichte des Manichäismus, Leipzig, 1862; El maniqueísmo, trad. X. Ballestín Navarro, p. 527).

(133) Corán 2,29(27); 17,44(46); 23, 17 y 86(88); 41, 12(11); 65, 12; 67,3; 71, 15(14); 78, 12 (El Corán, trad. J. Cortés, Barcelona, 1991; Le Coran (al-Qor’ãn), trad. par R. Blachère, Paris, 1999). La doble numeración corresponde a las ediciones El Cairo (Flügel).

(134) Corán 20, 115-123(114-121).

(135) Corán 4, 122-124(121-123); 9, 72(73) y 111(112); 13, 20-23; 16, 30-31(32-33); 18, 30-31 (29-30) y 107-108; 23, 10-11; 35, 32-33(29-30); 38, 49-52; 42, 7(5); 50, 31(30); 58, 22; 77, 41-44; 70, 22-35; 79, 40-41; 85, 11; 98, 7(6). En Kitab al-Fihrist Al-Nadim suele referirse al <<paraíso de la Luz>> de los maniqueos mediante el plural <<los paraísos de la Luz>> (El maniqueísmo, trad. X. Ballestín Navarro, pp. 511, 512, 517, 519, 521, 524).

(136) Corán 55, 46; 55, 62. Kinberg, art. cit., p. 15; El-Saleh, op. cit., pp. 31s.

(137) Nasr, op. cit., pp. XVs., 5s., 20, 30-32, 39, 57-60, 71,82, 95, 100, 101, 136. Cfr. A. Uzdavinys, Ascent to heaven in Islamic and Jewish mysticism, London, 2011, pp. 33-39.

(138) Sobre el origen y significado de la voz vid. Kinberg, art. cit., p. 15 y El-Saleh, op. cit., p. 37.

(139) The Gnostic Bible, pp. 678-684, 696, 717 (trad. ingl. de H. Ter Jung & W. Barstone a partir de la alem. de H. Halm, <<Die Gabir-Apokalypse Umm al-Kitab>>, Die islamische Gnosis: die extreme Schia und die Alawiten, Zürich, 1982, pp. 113-198).

(140) M. F. Lenormant, Catalogue d’une collection d’antiquités égyptiennes, Paris, 1857, p. 87, no. 1073: <<traité de magie et d’astrologie gnostique>>.

(141) PMag. 4, 3021-3024 Preisendanz & Henrichs. Cfr. LXX, Gn. 2, 7-8.

(142) PMag. 3, 540-541.

(143) Eu. Mat. 16, 19: [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII].

(144) Según la V. Adam et Euae (gr) 410-411 en el paraíso celeste Dios selló la tumba de Adán con una [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]: cfr. Nir, art. cit., pp. 41s., n. 77. Los cristianos, observa G. G. Stroumsa, <<Introduction: the paradise chronotrope>>, op. cit., eds. Bockmuehl & Stroumsa, pp. 1-14: 9, tendían a asimilar el paraíso al reino de Dios.

(145) Zos. Alch., Omeg. 11 (104-109) Mertens. Cfr. Evangelio de Tomás (NH II.2) 38, 4-10 (trad. Santos Otero, op. cit., p. 375; Robinson, op. cit., p. 129); Apócrifo de Santiago (NH I.2) 10, 4 (trad. Robinson, op. cit., p. 34).

(146) G. Quispel, <<Plotinus and the Jewish Gnostikoi>>, Gnostica, Judaica, Catholica: collected essays of Gilles Quispel, ed. J. van Oort, Leiden, 2008, pp. 583-626: 599-605, 608, 624. Cfr. H. Corbin, The man of light in Iranian Sufism, transl. by N. Pearson, New Lebanon NY, 1994, pp. 14s.

(147) Origenes, Cels. 6, 49 Borret. Cfr. LXX, Gn. 1, 26-27; 2, 8 (cfr. Ph., Lg. alleg. 1, 43-49, pp. 71-73 Cohn); 3, 22-24; Ep. Rom. 5, 12-21.

(148) Origenes, Cels. 6, 20-22. Rasimus, op. cit., pp. 16s.

(149) Iul., Gal. 75a-94a, pp. 167, 8-169, 11 Neumann.

(150) Aug., Faust. 22, 4, p. 593, 20-25 Zycha.

(151) A. Y. Collins (<<Ascents to heaven in Antiquity: toward a typology>>, A teacher for all generations: essays in honor of James C. Vanderkam, general ed. E. F. Mason, Leiden, 2012, vol. II, pp. 553-572) tipifica: 1, Ecstatic journeys of shamans; 2, Ascents of the king; 3, Ascent as a problem; 4, Ascents of cultural heroes (4A, legitimation of the hero, mediation, and intercession; 4B, to obtain revelation; 4C, ascent as a foretaste of permanent ascent; 4D, final or permanent ascent to a heavenly, god-like existence; 4E, self-presentation as such a divinelyinspired cultural hero or wise man); 5, Ascents of magicians and other religious specialists (5A, initiation and deification or immortalization; 5B, divination); 6, Ascent to immortality as a possibility for every human being (6A, visit to heaven as an educational experience; 6B, final or permanent ascent at death; 6C, journey of the soul after death to various parts of the cosmos; 6D, the souls of the good ascend after death).

(152) P. Remes, Neoplatonism, Stocksfield, 2008, p. 205.

(153) Psel., Philos. minor. II, opusc. 38, p. 129, 18-28; 9, p. 18, 15-24 (Michael Psellus: Philosophica minora. 2, Opusculapsychologica, theologica, daemonologica, ed. D. J. O’Meara, Leipzig, 1989).

(154) Niceph. Gregor., HB 14, 8, 6, p. 724, 8-18 Schopen. Se dan las lecturas [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (v. 1) y [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (v. 8).

(155) Procl., In Ti. 1, p. 202, 17; 3, p. 124, 31 Diehl; Synes., Insomn. 5, 5-7 Terzaghi.

(156) Orac. Chald. 107 (Oracles chaldaïques, éd. et trad. par É. des Places, Paris, 1989, pp. 92s. = The Chaldean Oracles, text, transl. and commentary by R. D. Majercik, Leiden, 1989, pp. 88, 90). Cfr. G. Kroll, De oraculis Chaldaicis, Vratislaviae, 1894, pp. 64s.; H. Lewy, Chaldaean Oracles and theurgy: mysticism, magic and Platonism in the later Roman Empire, ed. M. Tardieu, Paris, 1978, pp. 34, n. 95, 254-256. Damascio parece aludir al verso 11: [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII](In Prm. 1, p. 70, 16 Westerink).

(157) Sobre la controvertida [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] en Platón cfr. S. R. Charles, The emergent metaphysics in Plato’s theory of disorder, Lanham MD-Oxford, 2006, passim.

(158) Cfr. T. Lev. 18, 10: Kaiye [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]. Apoc. Sedr. 12, p. 135, 7: [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII.]. 4 Ezra (lat) 8, 52: <<uobis enim apertus estparadisus>>.

(159) Psel., Philos. minor. II, opusc. 38, pp. 130, 26-131, 9. El texto de Pselo no sustenta la suposición de Lewy, op. cit., p. 221, n. 179 según la cual el bizantino se habría inspirado en la exégesis de [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII.] platónico (Smp. 203b, 6) debida a Plotino (3, 5, 8-9 Henry & Schwyzer).

(160) Martínez, art. cit., p. 295.

(161) Procl., H. 6, 12 Vogt; In Prm. 1025, 25-26, p. 255 Steel; In Ti. 1, p. 302, 17-25 Diehl.

(162) Psel., Philos. minor. II, opusc. 38, p. 138, 19-20.

(163) Aug., Ciu. 10, 1, p. 447, 1-4 Hoffmann. El capítulo incluye observaciones sobre las voces [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], cultus, religio, [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII].

(164) Martínez, art. cit., pp. 280s. P. ej. Od. 5, 68-74 Bérard; H. Cer. 417-428 Allen & Sikes; Hes., Th. 279 Mazon; E., IA 1294-1298 Jouan, Hipp. 73-77 Méridier.

(165) Od. 24, 1-14 (cfr. 11, 538-540, 572-575). Martínez, art. cit., p. 293.

(166) Ar., Ra. 324-336, 372-376, 440-453 Coulon.

(167) Pl., Grg. 523a-524a Burnet. Cfr. Pl., R. 614e-616b.

(168) A. H. Krappe, <<[TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII.]>>, RPh 66 (1940) pp. 245s.; C. Daniel, <<Des emprunts égyptiens dans le grec ancien>>, Studia et Acta Orientalia 4 (1962) pp. 13-23: 18s.; E. Vermeule, Aspects of death in early Greek art and poetry, Berkeley CA-London, 1979, pp. 72s., 253.

(169) A. Erman, Wòrterbuch der ägyptischen Sprache, Berlin, 1953, vol. II, pp. 12-18; W. J. Murnane, Ancient Egyptian coregencies, Chicago IL, 1977, pp. 267-272; R. O. Faulkner, A concise dictionary of Middle Egyptian, Oxford, 1991, p. 101; J. Dilwyn, An index of ancient Egyptian titles, epithets and phrases of the Old Kingdom, Oxford, 2000, vol. I, p. 12; S. G. J. Quirke, s.v. <<Judgment of the dead>>, The Oxford encyclopedia of ancient Egypt, ed. D. B. Redford, Oxford, 2001, vol. II, pp. 211-214; G. Takacs, Etymological dictionary of Egyptian, Leiden, 2007, vol. III, pp. 46-53.

(170) M. Bernal, Black Athena: the Afroasiatic roots of classical civilization. 1, The fabrication of ancient Greece 1785-1985, New Brunswick NJ, 1987 (reimpr. 1991 (6)), p. 61; <<Phoenician politics and Egyptian justice in ancient Greece>>, Anfangepolitischen Denkens in der Antike, ed. K. Raaflaub, Munchen, 1993, pp. 241-261: 256s.; Black Athena writes back: Martin Bernal responds to his critics, ed. D. C. Moore, Durham-London, 2001, pp. 364, 452, n. 101; Black Athena. 3, The linguistic evidence, New BrunswickNJ, 2006, pp. 270s.

(171) Hes., Op. 161-173 Mazon; Pi., O. 68-73 Maehler & Snell. Cfr. M. Martínez, <<Las Islas de los Bienaventurados: historia de un mito en la literatura griega arcaica y clásica>>, CFC(G) 9 (1999) pp. 243-279; M. A. Santamaría Álvarez, <<El Edén griego: las Islas de los Bienaventurados, de Hesíodo a Platón>>, Res Publica Litterarum: Suplemento Monográfico Utopía (2006-15), http://hdl.handle.net/10016/690 (acceso: 05.09.2012).

(172) B. Hemmerdinger, <<Noms communs grecs d’origine égyptienne>>, Glotta 46.3-4 (1968) pp. 238-247: 240. Cfr. Erman, op. cit., vol. II, pp. 48s.; Takacs, op. cit., vol. III, pp. 182-184.

(173) Chantraine, s.v. [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], op. cit., vol. III, p. 659; R. H. Pierce, <<Egyptian loan words in ancient Greek>>, SO 46.1 (1971) pp. 96-107: 105. El que J.-L. Fournet haya omitido jáKap en <<Les emprunts du grec à l’égyptien>>, BSL 84.1 (1989) pp. 55-80 sugiere que desconfió de su origen egipcio. De las posturas en pro y en contra se hace eco S. Torallas Tovar, <<Egyptian lexical interference in the Greek of Byzantine and early Islamic Egypt>>, Papyrology and the history of early Islamic Egypt, eds. P. M. Sijpesteijn & L. Sundelin, Leiden-Boston MA, 2004, p. 163-198: 189.

(174) G. Curtius, Grundzüge der griechischen Etymologie, Leipzig, 1879 (5), p. 161; É. Boisacq, Dictionnaire étymologique de la langue grecque, Heidelberg-Paris, 1916, pp. 601s. Krappe, art. cit., p. 245 tampoco cree que el latín mactus venga de [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], como sostuvo p. ej. C. H. Lewis, A Latin dictionary, Oxford, 1879, p. 1094.

(175) G. A. Rendsburg, <<Black Athena: an etymological response>>, Arethusa Special Issue (Fall 1989): the challenge of Black Athena, Buffalo NY, 1989, pp. 67-82: 79-80.

(176) H. Frisk., Griechisches etymologisches Wörterbuch, Heidelberg, 1960, vol. II, p. 162s.

(177) Pl., Phdr. 248b-c Burnet. Platón, según se cree, pudo inspirarse en el [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] o <<prado de la Ruina>> de Empédocles (Vorsokr. 31[21], B 121, p. 360, 20 Diels & Kranz).

(178) Od. 4, 561-568 Bérard. Cfr. J. León Vaquero, El alma y el más allá, con especial referencia a Homero y Virgilio, tesis doctoral dir. por B. Segura Ramos, Universidad de Córdoba, 2002, pp. 293-300.

(179) Martínez, art. cit. n. 15, p. 294.

(180) Timae., FGH 566, F164, 19 Jacoby (D. S. 5, 19 Vogel); Str. 1, 1, 4 Lasserre; Plu., Sert. 8 (571f-572b) Flacelière & Chambry.

(181) Hsch., [tau] 1050, p. 56 Hansen.

(182) Sch. Hes., Op. 169(171), p. 142, 4-19 Gaisford.

(183) G. Hermann, De emendanda ratione Graecae grammaticae: pars prior, Lipsiae, 1801, p. XV.

(184) Fr. Lex. Gr. 75 (Hermann, op. cit., pp. 319-352: 330). En opinión de Bernal, Black Athena 3, p. 266 el nombre [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] no deriva del egipcio 4ht [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (<<Field of Rushes>>); cfr. J. van Dijk, s.v. <<Paradise>>, The Oxford encyclopedia of ancient Egypt, ed. D. B. Redford, Oxford, 2001, vol. III, pp. 25-27.

(185) Lewy, op. cit., p. 221, n. 178. Lewy incluso emplea la expresión <<the Chaldean Elysium>> (p. 220).

(186) Synes., Hymn. 1, 686-688 Dell’Era.

(187) Pl., Phdr. 247, b6-c2 Burnet. Plotino trata de la 0ecopia en Enéadas 3, 8.

(188) P. ej. Procl., Theol. Plat. 4, 4, p. 18, 15-17; 4, 6, p. 23, 5-15; 4, 11, pp. 37, 27-38, 2 Saffrey & Westerink.

(189) Dam., Phil. hist. 34D, 2-6, p. 112 Athanassiadi. Cfr. Dam., In Prm. 1, p. 70, 6-8 Westerink.

(190) lambl., An. 29 (380), p. 56, 19-21 (Iamblichus: De anima, text, transl. and commentary by J. F. Finamore & J. M. Dillon, Leiden, 2002).

(191) Ph., Lg. alleg. 1, 56, p. 75, 6-7 Cohn. M. R. Niehoff, <<Philo’s scholarly inquiries into the story of paradise>>, op. cit., eds. Bockmuehl & Stroumsa, pp. 28-42: 34. Cfr. Ph., Plantat. 37, p. 141, 6-8 Wendland; Aug., Ciu. 13, 21, p. 645, 8-11 Hoffmann.

(192) 1 Henoc (gr) 32, 3, p. 60, 22-23.

(193) Meth., Symp. 9, 4 (250), 35 Musurillo. Cfr. Hildegardis, Ep. 116 (PL 197, 337c Migne): <<ista (sc. uirgo) stat in simplicitate et integritate pulchra paradisi>>.

(194) Descens. Chr. ad inferos A, 3 (19), p. 393; V. Adam et Euae (lat) 40, p. 235, 43; 41, p. 235, 51.

(195) Aug., Nat. boni 34, p. 872, 14-15 Zycha: <<non itaque deus arborem malam inparadiso plantauerat>>.

(196) Pl., Def. 411d, 5-7 Burnet. Cfr. Ph., Opif. 154, p. 54, 2-3 Cohn.

(197) Aug., Ciu. 13, 21, p. 645, 26-27 Hoffmann. Según Ep. Diog. 12, 2 Gebhardt, Harnack & Zahn <<el árbol del conocimiento no mata, sino la desobediencia ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) mata>>. Cfr. Epiph. Const., Haer. 37, 1, 8-9, p. 51, 22-26 Holl; Ep. Rom. 2, 12-21.

(198) Aug., Ciu. 13, 21, p. 646,7.

(199) LXX, Gn. 2, 9. <<Many scholars suspected that the references to the Tree of Life in Genesis 2-3 were added to a tradition in which only the Tree of Knowledge stood in the Garden of Eden>> (Tigchelaar, art. cit. n. 57, p. 45). Cfr. Evangelio de Felipe (NH II.3) 71, 22-72, 1 (trad. Santos Otero, op. cit., pp. 403s.; Robinson, op. cit., p. 152). Sobre la identificación del árbol bíblico de la vida con el árbol sagrado asirio y el árbol cabalístico de las sefirot vid. S. Parpola, <<The Assyrian tree of life: tracing the origins of Jewish monotheism and Greek philosophy>>, JNES 52.3 (1993) pp. 161-208; J. Cooper, <<Assyrian prophecies, the Assyrian tree, and the Mesopotamian origins of Jewish monotheism, Greek philosophy, Christian theology, Gnosticism, and much more>>, JAOS 120.3 (2000) pp. 430-444.

(200) Ph., Qu. Gen. 1, 10, p. 72 (Quaestiones in Genesim et in Exodum: fragmenta Graeca, éd. par F. Petit, Paris, 1978). En Opif. 154, p. 53, 25-26 el paraíso simboliza <<la parte rectora del alma>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII.]).

(201) Ph., Lg. alleg. 1, 59, p. 75, 22-23 Cohn. Cfr. Migrat. Abr. 37, p. 275, 22-24 Wendland.

(202) Ph., Opif. 154, p. 54, 1-2 Cohn.

(203) Aug., Ciu. 13, 21, p. 645, 25-26 Hoffmann.

(204) LXX, Pr. 3, 13-18. Cfr. Aug., Ciu. 13, 20, pp. 644, 27-645, 2; Meth., Symp. 9, 3 (243-247) Musurillo. M. Kister, <<The tree of life and the turning sword: Jewish biblical interpretation, symbols, and theological patterns and their Christian counterparts>>, op. cit., eds. Bockmuehl & Stroumsa, pp. 138-155: 139.

(205) Hildegardis, Liber diuinorum operum 2, 1(5), 15 Delorez & Dronke (PL 197, 914b Migne); Ep. 22 (PL 197, 179c). Cfr. Od. Sal. (sir) 11, 18-19 (Apócr. AT, vol. III, trad. A. Peral & X. Alegre, p. 79); Huyadagman 4 (El maniqueísmo, trad. A. Cantera, p. 314).

(206) lambl., Myst. 1, 12, 41, 5-11 (Jamblique: Les mystères d’Egypte, éd. et trad. par É. des Places, Paris, 1966 [reed. 1989]; Sobre los misterios egipcios, trad. E. Á. Ramos Jurado, Madrid, 1997, p. 65). Cfr. Myst. 3, 14, 132, 3-134, 20. Damascio diserta sobre la naturaleza de la [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] Pr. III, 100, pp. 63, 13-69, 2 Westerink.

(207) lambl., An. 7 (365), p. 30, 17-18; 26 (378), p. 54, 2-3; 40 (455), p. 68, 9-10. Cfr. Procl., In Ti. 3, pp. 196, 30-197, 1 Diehl.

(208) lambl., Myst. 2, 2, 69, 9-12 (trad. Ramos Jurado, op. cit., p. 84).

(209) Hildegardis, Ep. 47 (PL 197, 220a Migne).

(210) Ph., Lg. alleg. 1, 63-73, pp. 77, 5-80, 18 Cohn. Pl., R. 427e-435c, 504a, 511d-e Burnet. Cfr. Aug., Ciu. 13, 21, p. 645, 21-23 Hoffmann.

(211) Según Plutarco (Mor. 370a Froidefond) Oromasdes creó seis dioses benignos de los cuales dos fueron [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]. En Pl., Def. 411d Burnet y Arist., Pol. 1280b Aubonnet eúvojia se relaciona con [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII].

(212) lambl., Myst. 2, 9, 88, 2-5 (trad. Ramos Jurado, op. cit., pp. 94s.).

(213) Lewy, op. cit., pp. 50, 89, 158, n. 345, 221, n. 181. Majercik, op. cit., p. 182.

(214) Psel., Philos. minor. II, opusc. 40, p. 149, 19-22. Cfr. opusc. 41, p. 151, 23-24.

(215) LXX, Gn. 2, 10. El Apoc. 22, 1-2 habla de un <<río de agua de vida>> ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) a la sombra del árbol de la vida.

(216) Ph., Lg. alleg. 1, 63, p. 77, 15 Cohn. Cfr. 1, 45, p. 72, 7-13.

(217) V. Adam et Euae (lat) 28, p. 230, 67-68.

(218) 2 Henoc 11, 57 (Apócr. AT, vol. IV, trad. A. de Santos Otero, p. 177); 1 Henoc (et) 42, 1-2 (ibidem, trad. F. Corriente, p. 70; Black, op. cit. n. 57, p. 46).

(219) Rasimus, op. cit., pp. 132-148, 154ss.

(220) NH IX.3, 43, 14 (trad. Robinson, op. cit., p. 453).

(221) NH XII.1, 16, 1-2 (trad. idem, p. 504).

(222) Aug., Ciu. 13, 20, pp. 644, 27-645, 1 Hoffmann.

(223) Lewy, op. cit., pp. 50, 158, n. 345, 221. Majercik, op. cit., p. 182.

(224) lambl., In Ti. 3, fr. 53, 7-8 Dillon. Cfr. In Ti. 3, fr. 54, 6-7; In Phl, fr. 4.

(225) Procl., Inst. 21, p. 24, 1-2 (The elements of theology, ed. E. R. Dodds, Oxford, 1963). Cfr. Inst. 64.

(226) Dodds, op. cit., p. 208. Cfr. Theo Sm., p. 18, 3-5 Hiller; Moderatus, fr. 1, FPG 2 Mullach; Dam., In Prm. 2, p. 39, 3-5 Westerink.

(227) Lewy, op. cit., pp. 158, n. 345, 221, n. 182. Majercik, op. cit., p. 182.

(228) Hes., Th. 901-903 Mazon. Cfr. Pl., Def. 413e, 1 Burnet; lambl., Protr. 20, pp. 101, 11-104, 14 Pistelli; Procl., In Ti. 2, p. 198, 14ss.; 2, p. 316, 29ss. Diehl. K. A. Raaflaub, <<Early Greek political thought in its Mediterranean context>>, A companion to Greek and Roman political thought, ed. R. K. Balot, Malden MA, 2009, pp. 37-56: 49s., 56, n. 11.

(229) Orac. Sib. 3, 371-374 (Die Oracula sibyllina, ed. J. Geffcken, Leipzig, 1902).

(230) Ph., Lg. alleg. 1, 19, 63-65, pp. 77, 5-78, 4 (Philonis Alexandrini opera quae supersunt, ed. L. Cohn & P. Wendland, Berolini, 1896-1926; Filón de Alejandría: Obras completas, ed. dirigida por J. P. Martín, Madrid, 2009, vol. I, trad. F. Lisi, pp. 187s.). Cfr. Kroll, op. cit., p. 65.

(231) SH IIA, 6-8, pp. 5s. Festugière. Cfr. Cic., ND 2, 21, 56 Plasberg.

(232) Lewy, op. cit., pp. 49, 146, 221.

(233) Psel., Philos. minor. II, opusc. 38, p. 130, 2-6.

(234) G. G. Pletho, [TEXTE NON REPRODUCTIBLE EN ASCII], PG 122, 1118a, 11 Migne; G. Pico della Mirandola, Kommentar zu einem Lied der Liebe: italienisch-deutsch, ed. T. Bürklin, Hamburg, 2001, pp. 94s. (libr. 2, cap. 13); T. Stanley, The Chaldaick oracles of Zoroaster, London, 1661, p. 22; T. Taylor, <<Collection of Chaldean oracles>>, Monthly magazine, and British register 3 (1797), pp. 509-525: 513; I. P. Cory, Ancient fragments, London, 1832, p. 272; Kroll, op. cit., p. 65; Lewy, op. cit., p. 220, n. 177; Places, op. cit., p. 106.

(235) Majercik, op. cit., p. 203.

(236) P. ej. [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (fr. 2), [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (fr. 15), [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (fr. 101), [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (fr. 102), [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (fr. 103), [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (fr. 104), [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (fr. 105), [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (fr. 107), [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (fr. 110), etc.

(237) Psel., Philos. minor. II, opusc. 38, p. 138, 2-7.

(238) LXX, Gn. 3, 22-24. Cfr. Kister, art. cit., pp. 141, 145s., 151.

(239) Pl., Phdr. 247a, 250b Burnet.

(240) Psel., Philos. minor. II, opusc. 40, pp. 150, 1 y 149, 22-23.

(241) Psel., Philos. minor. II, opusc. 9, p. 17, 24-26.

(242) lambl., Myst. 3, 31, 178, 9-11. Cfr. 10, 5, 292, 2-3.

(243) lambl., Myst. 3, 31, 179, 9-12.

(244) Procl., Inst. 143, p. 126, 13-14. Cfr. Procl., In Ti. 1, pp. 139, 17-140, 8 Diehl; lambl., Myst. 3, 11, 124, 19-125,7.

(245) Marin., Procl. 3, 1-4 Saffrey & Segonds. Cfr. D. J. O’Meara, Platonopolis: Platonic political philosophy in Late Antiquity, Oxford, 2003, pp. 40-49; Remes, op. cit., pp. 182-185; Á. Fernández Fernández, La teúrgia de los Oráculos Caldeos: cuestiones de léxico y de contexto histórico, tesis doctoral dir. por J. L. Calvo Martínez, Universidad de Granada, 2011, pp. 335-339.

(246) Procl., In Ale 245, 6-7 Westerink.

(247) Eu. Mat. 5, 22; 18, 9; BBer. 28b (The Babylonian Talmud: tractate Berakat, Engl. transl. by A. Cohen, Cambridge, 1921, p. 188); BEruv. 19a (trad. Rodkinson, op. cit., vol. III, p. 43); BPes. 54a (trad. idem, vol. V, p. 93); 3 Henoc 48D, 8 (trad. Odeberg, op. cit., p. 177; Apócr. AT, vol. IV, trad. M. A. Navarro, p. 290); Ascens. Is. 4, 14 (The ascension of Isaiah, Engl. transl. by R. H. Charles, London, 1900, pp. 32s.); Orac. Sib. 3, 182191 Geffcken; 4 Ezra (lat) 7, 36; Apoc. Baruc (sir) 59, 7-10; 85, 12-13 (trad. Gurtner, op. cit., pp. 103, 143145); Hegemon., Arch. 11(29), p. 18, 9-11; Al-Nadim, Kitab al-Fihrist, pp. 71s., 101s. Flügel (El maniqueísmo, trad. X. Ballestín, pp. 524s.); Corán 39, 70-74; 42, 7(5); 57, 19(18); Umm al-Kitab (The Gnostic Bible, p. 716).

(248) Oráculos caldeos: fragmentos y testimonios, trad. F. García Bazán, Madrid, 1991, p. 88.

(249) Majercik, op. cit., p. 201.

(250) Cfr. Iambl., Myst. 8, 4, 267, 7-10.

(251) Places y Majercik dudaron de la legitimidad caldea del fr. 213 citado en Didym., Trin. 3,21 (PG 39, 904b Migne). Yo me inclino a pensar que el texto es auténtico: en Trin. 2, 27 (PG 39, 756a) se cita asimismo el fr. 23, cuyo origen caldeo corrobora Proclo (Theol. Plat. 6, 15, p. 72, 16-17 Saffrey & Westerink).

(252) Para Porfirio (lambl., Myst. 2, 11, 95, 15-16) el ‘engaño’ ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) en materia religiosa acarrea ‘impiedad’ ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) e ‘impureza’ ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]).

(253) Aug., Gen. ad litt. 8, 1, p. 229, 2-9 Zycha. Lewy, op. cit., p. 419: <<a supramundaneparadise>>.

(254) lambl., Myst. 1, 12,41, 5-11 (texto cit. supra); Procl., InR. 2,p. 123, 8-16 Kroll. EnDerekh Eretz Zuta 1, 20 (The ways of the sages and the way of the world: the minor tractates of the Babylonian Talmud: Derekh ‘Eretz Rabbah, Derekh ‘Eretz Zuta, Pereq ha-Shalom, transl. by M. van Loopik, Tubingen, 1991, p. 205; Rodkinson, op. cit., vol. IX, p. 21) se nombra a nueve místicos, entre ellos Henoc, que entraron en vida al Jardín del Edén. Igual sucedió, según vimos, con Melquisedec, Sedrac, Pablo, Aquiba y Mani.

(255) Orac. Chald. 153; Psel., Philos. minor. II, opusc. 38, p. 129, 1-6; Dam., In Phd. II1 49, 7-8 Westerink.

(256) Procl., In Ti. 3, p. 27, 8-11 Diehl. Cfr. Fernández Fernández, op. cit., pp. 170-173.

(257) Psel., Philos. minor. II, opusc. 39, p. 147, 16-17.

(258) NH VI.6, 59, 28-34 (Textos gnóst., vol. I, trad. F. García Bazán, p. 415; Tratados herméticos, trad. X. Renau Nebot, Madrid, 1999, p. 253; Robinson, op. cit., p. 325); Corp. Herm. 1, 26 Nock & Festugière. Majercik, op. cit., p. 203. Cfr. NH V.2, 23, 29-24, 7; Hippol., Haer. 7, 25, 4 Marcovich (cfr. Roukema, art. cit., pp. 272s.); NH II.5, 108, 2-5; NH IX.3, 55, 1-3; Origenes, Cels. 6, 24-38 Borret (cfr. Rasimus, op. cit., fig. 4, 5, 7 y 9, donde se reproducen varias reconstrucciones del diagrama ofita que incluyen el paraíso).

(259) Psel., Philos. minor. II, opusc. 39, p. 147, 12-13 y 16-17; 40, p. 150, 18-21; 41, p. 152, 2.

(260) Psel., Philos. minor. I, opusc. 46, 43-51 (Michael Psellus: Philosophica minora. 1, Opuscula logica, physica, allegorica, alia, ed. J. M. Duffy, Leipzig, 1992). Cfr. Fernández Fernández, op. cit., pp. 179-187.

(261) Lewy, op. cit., pp. 50, n. 160, 221s. Lewy se basa en Dam., In Prm. 1, p. 70, 16-17 Westerink.

(262) Cfr. Kroll, op. cit., p. 65: <<fortasse totum fragmentum (sc. Orac. Chald. 107) ex carmine iudaico vel iudaizante illatum est>>. Lewy, op. cit., p. 221, n. 178: <<the Chaldeans adapted the biblicalterm (sc. [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]) to Hellenistic beliefs>>.

(263) En el Génesis griego ‘árbol’ suele decirse [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] . No obstante, cfr. LXX, Gn. 2, 8: [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII.]. Ph., Lg. alleg. 1, 56, p. 75, 8-9 Cohn: [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII].

(264) Rasimus, op. cit., p. 194 (cfr. pp. 54s., 62, fig. 4): <<Ophite texts that are interested in the paradise story pay little attention to Seth, and (…) Sethite texts that are interested in Seth pay little attention to the paradise story>>.

(265) Kroll, op. cit., p. 70; Majercik, op. cit., pp. 3-9, 11, 17s., 44s., 138s., 141-143, 148-150, 153, 157s., 161, 178, 181, 184s., 192. Cfr. M. Tardieu, <<La gnose valentinienne et les Oracles chaldaïques>>, The rediscovery of Gnosticism. 1, The school of Valentinus, ed. B. Layton, Leiden, 1980, pp. 194-237; J. Turner, <<The figure of Hecate and dynamic emanationism in the Chaldean Oracles, Sethian Gnosticism, and Neoplatonism>>, SCent 7 (1989-1990) pp. 221-232; idem, <<The Chaldaean Oracles and the metaphysics of the Sethian Platonizing treatises>>, ZAC 12.1 (2008) pp. 39-58 (reimpr. en J. D. Turner & K. Corrigan, Plato’s Parmenides and its heritage, Atlanta GA, 2010, vol. I, pp. 213-232); B. A. Pearson, <<Theurgic tendencies in Gnosticism and lamblichus’ conception of theurgy>>, Neoplatonism and Gnosticism, eds. R. T. Wallis & J. Bregman, New York, 1992, pp. 253-275; M. Roberge, <<La dynamis dans les Oracles chaldaïques et la Paraphrase de Sem (NH VII,1)>>, Colloque international <<L’Évangile selon Thomas et les textes de Nag Hammadi>>, Québec, 29-31 mai 2003, eds. L. Painchaud & P.-H. Poirier, Québec-Louvain, 2007, pp. 473-514.

(266) Cfr. Lewy, op. cit., p. 215.

(267) Talbert, op. cit., vol. II, p. 1060 (map 69 Damascus-Caesarea C3). Cfr. J. Vanderspoel, <<lamblichus at Daphne>>, GRBS 29.1 (1988) pp. 83-86.

(268) J. Vanderspoel, <<Merkabah mysticism and Chaldaean theurgy>>, Religion in the ancient world: new themes and approaches, ed. M. Dillon, Amsterdam, 1996, pp. 511-522. Cfr. Fernández Fernández, op. cit., pp. 339341.

(269) Eun., VS 5, 2, 2-3 Giangrande. Y. Hirschfeld, s.v. <<Hammath-Gader>>, The Oxford encyclopedia of archaeology in the Near East, ed. E. M. Meyers, Oxford, 1997, vol. II, pp. 468-470; M. A. Chancey, The myth of a gentile Galilee, Cambridge, 2004, pp. 96-98; Talbert, op. cit., vol. II, p. 1061 (map 69 Damascus-Caesarea C4).

(270) Str. 16,2, 19 Lasserre.

(271) P. Perdrizet, <<Syriaca>>, RA 33.1 (1898) pp. 34-49; R. Dussaud, <<Triparadisos>>, RA 33.2 (1898) pp. 113121; idem, Topographie historique de la Syrie antique et médiévale, Paris, 1927, p. 112; Talbert, op. cit., vol. II, p. 1048 (map 68 SyriaC5).

(272) P. Athanassiadi, <<The Chaldaean Oracles: theology and theurgy>>, Pagan monotheism in Late Antiquity, eds. P. Athanassiadi & M. Frede, Oxford, 1999, pp. 149-183: 153-156. Cfr. Fernández Fernández, op. cit., pp.113-122.

(273) Ph., Plantat. 37, p. 141, 7 Wendland.

Deja un comentario