Las piedras
oh! esas piedras del camino
tan silenciosas
tan solitarias

Piedras como la vida
estancadas en su tierra
inmóviles en el tiempo
sin pensar sin moverse

Piedras como la soledad
abandonadas a su destino
en esas arenas solitarias
de una mente desierta

Piedras tan silenciosas
como los pensamientos del lunatico
que con ojos en blanco
observa la luz de la soledad

Oh! Esas piedras del destino
tan solitarias y amargas
como un trago en desolación
bajo los escombros de un alma

Deja un comentario