Parece ser que lo único que le queda de Led Zeppelin a Robert Plant son malos recuerdos. Así lo reafirmó el cantante en entrevista con el periódico The Guardian, donde hizo público su odio por uno de los clásicos del grupo.

Se trata de “Babe I’m gonna leave you”, tema que los británicos incluyeron en su álbum debut y que de inmediato se transformó en corte obligado en todas sus presentaciones.

“Me di cuenta que el enfoque varonil que había hecho en ‘You better run’ (tema previo a Led Zeppelin) no era de lo que de lo que se trataba realmente… pero en canciones como ‘Babe I’m gonna leave you’, creo que mi voz suena horrible“, dijo Plant, quien esa canción de 1969 demuestra su amplio rango vocal y su ímpetu a la hora de interpretar.

“Realmente debí haber cerrado la boca”, agregó el cantante.

Pese a su odio por la grabación, el artista continúa interpretando esta canción en sus presentaciones solistas. En la actualidad, Robert Plant está dedicado a la promoción de su nuevo álbum “Carry Fire”.

Deja un comentario