Si por un segundo dejara de pensar
en este desierto infernal
seguiría tus dunas
buscando tu paraíso

Tan florido camino
entre la mente
desencadena pasiones carnales
en los gemidos de una autopista perdida

Arrollador sentimiento
llevándonos por una carretera de humedad
en medio de una noche de destellos
como un cuerpo explotando de placer

Segundos de satisfacción,
que renace antes de la muerte
dando nacimiento a una sensación de serenidad.
donde sexo y humanidad se unen en tu alma.


José Carlos Botto Cayo

Deja un comentario