New York

New York tras doce horas de una fuerte nevada invernal, el blanco intenso cubría Manhattan por completo. Un icónico escenario para el cuarto show que Robert Plant (voz), Jimmy Page (guitarra), John Paul Jones (bajo) y John ´Bonzo` Bonham (batería) tenían previsto ofrecer en el estado de Nueva York, tercero y último en aquel PHYSICAL GRAFFITI TOUR de 1975 dentro de la ciudad, en el mismísimo corazón la Gran Manzana, naturalmente.

El mes previo

La gira había comenzado con problemas, como no podía ser de otro modo, tratándose de LED ZEPPELIN. Por un lado, a su llegada a Londres para los ensayos previos a la gira, en la misma estación Victoria. Jimmy Page se había roto un dedo en un percance con la puerta de un tren. Ello le llevó a intensos ensayos para poder tocar su instrumento con solo tres dedos, y forzó al grupo a interpretar en los primeros conciertos de la gira ´How Many More Times` en lugar de ´Dazed And Confused`.

Por otro lado, la voz de Plant se había venido resintiendo a causa de una fuerte gripe que cogió en los primeros compases de la gira y que había obligado a salir con fiebre al escenario en los conciertos de Minneapolis y Chicago (3 noches), y todavía con la voz destrozada en Cleveland e Indianapolis. En Minneapolis, pese a las disculpas de Robert Plant, hubo abucheos porque el show duró mucho menos de lo previsto (no pasó de dos horas y cuarto, cuando el público esperaba las tres horas habituales del grupo), mientras en Chicago la primera noche fue infumable, la segunda ligeramente mejor, y la tercera, sin ser ninguna maravilla, la mejor de las tres. Dos días más tarde, el 24 de enero, en Cleveland (Ohio), el grupo salió airoso y realizó un show mínimamente decente gracias a que el día previo había sido de descanso (lo cual fue de gran ayuda), en Indianapolis la opinión unánime fue que el concierto había sido horroroso.

Las trifulcas como elemento habitual

Para colmo de males, aquel inicio de gira había estado, además, plagado de incidentes paralelos: a comienzos de enero, la noche antes de la puesta a la venta de los tickets para el concierto que el grupo tenía previsto ofrecer en el Boston Garden Arena el 4 de Febrero, debido al demoledor frío, cientos de fans que hacían cola en la taquilla recibieron permiso para congregarse en el interior del recinto.

La situación no tardó en descontrolarse. Pronto el alcohol y los porros comenzaron a circular libremente en grandes cantidades, y cuando el líquido se terminó, algunos aprovecharon el cambio de turno de los guardias de seguridad para asaltar un puesto de cervezas ubicado allí mismo. La cosa, evidentemente, terminó en una fuerte pelea con la policía y en daños estimados en 50000 $ (del año 1975…). El concierto de Boston fue suspendido y, en su lugar, el grupo programó otro show en el estado de Nueva York (en el Nassau Coliseum de la localidad de Uniondale).

Pero los incidentes no terminaron ahí. Poco después, el 29 de enero, en Greensboro (Carolina del Norte), hacia la mitad de un concierto que tampoco estaba saliendo bien, varios cientos de personas intentaron acceder al recinto por la fuerza. La policía acudió inmediatamente al lugar, y aquello terminó en una lluvia de piedras y botellas, y en el destrozo de las tres limusinas que el personal del grupo había dejado aparcadas en la zona.

Y, por si todo esto fuera poco, tras otro concierto “no-demasiado-memorable” en Detroit (Michigan) el 31 de enero, cuando el grupo volaba en el “Starship” -el famoso Boeing 720 privado que venía utilizando desde la gira de 1973- hacia New York, un bebidísimo John Bonham apareció desde la parte trasera de la aeronave, se dirigió de improviso hacia Danny Marcus, un responsable de promoción de Atlantic Records que se encontraba en aquellos momentos a bordo y que “había dicho algo”, le arrebató violentamente las gafas, las partió por la mitad, las tiró al suelo y las pisoteó con sus botas. Después, sin mediar palabra, se dio media vuelta y regresó al fondo de la cabina.

El tour manager de la banda, Richard Cole, que presenció la escena, corrió a disculparse con un Marcus que estaba literalmente paralizado, explicándole la vieja excusa de que el batería bebía como una mala bestia “porque echaba mucho de menos su hogar y a su mujer y sus hijos” y que, por lo tanto, no había que tomarse como algo personal este tipo de situaciones (ahora va a resultar que Bonham se comportaba como un energúmeno porque era un sentimental. Qué enternecedor. ¡¡Menuda idiotez!!)

El publicista del grupo, Danny Goldberg, habló posteriormente con el borrico negro del batería y le pidió que se disculpase con Danny Marcus, y le recordó lo importantes que eran para el éxito del álbum Physical Graffiti,  las personas volcadas en su promoción. Bonham aseguró que se disculparía, pero finalmente no lo hizo.Finalmente, para rematar un “glorioso” primer mes de gira, el Sábado 8 de Febrero, en The Spectrum (Philadelphia), durante el transcurso de ´Stairway To Heaven`, una persona se situó justo frente al escenario, aparentemente con la intención de obtener una fotografía. Alguien le dijo que se marchase de allí inmediatamente, pero ignoró la advertencia.  Entonces comenzó a aparecer personal de seguridad y el improvisado fotógrafo se vio envuelto en una nube de puñetazos. Después lo agarraron por el pelo y comenzaron a darle patadas.

En este punto, Jimmy Page, visiblemente enfadado, paró la canción. El vocalista Robert Plant, que había advertido perfectamente la situación, se acercó al borde del escenario e intentó frenar la paliza golpeando a uno de aquellos salvajes con su pie de micro en la cabeza. Entonces dijo: “¿Podemos abogar porque todo el mundo permanezca en sus asientos? No es muy agradable ver situaciones como ésta justo delante de tus narices… así que… podemos calmarnos todos un poco?”, y el grupo comenzó de nuevo, desde el principio, ´Stairway To Heaven`, con aquel tipejo de seguridad en un rincón sangrando por la cabeza y lanzando improperios contra Robert Plant. El guitarrista Jimmy Page definiría posteriormente al equipo de seguridad de The Spectrum como “el más horrible en todo Estados Unidos”, y el grupo no volvería a ofrecer un solo concierto más en Philadelphia durante el resto de su trayectoria.

Dos días más tarde, el lunes 10 de Febrero, lejos de escapar a los incidentes, el concierto del grupo en Baltimore (Maryland) tuvo record de ellos tanto dentro como fuera del recinto. La jornada se saldó con más de veinte personas arrestadas por agresiones y vandalismo y otras veinte hospitalizadas. La policía aseguró que se trataba de la gente más descontrolada y violenta que jamás había visto en un concierto. Todo esto cuando todavía faltaban dos semanas de la puesta a la venta del álbum

Physical Graffiti. ¡Menuda promoción!

12 de Febrero: Madison Square Garden, Nueva York

Mientras tanto en Nueva York, en el centro de un paisaje manhattaniano dominado por una abundante nieve, con absolutamente todo vendido (120000 tickets en 36 horas para 6 shows, 3 en la ciudad y otros 3 en el Condado de Nassau), el Madison Square Garden aguardaba a unos LED ZEPPELIN con una salud ya muy recuperada. La mano de Jimmy Page ya estaba curada y la voz de Robert Plant, aunque aún con restos de ronquera, estaba notablemente restablecida. La cosa comenzaba a pintar bien, aunque quizá no tanto como para echar las campanas al vuelo. Pero sí. Sorprendentemente, el del 12 de Febrero fue un concierto bestial, de los mejores de toda la gira.

Con un recinto a rebosar, en un ambiente caliente a pesar de las bajísimas, el grupo tomó sus posiciones en el escenario y arrancó con una incandescente versión de ´Rock And Roll`, que desembocó directamente en una bestial ´Sick Again` llena de magníficos arreglos de batería de Bonham y mágicos solos de guitarra de Page.

“¡Nueva York!… ¡buenas noches!”, saluda Robert Plant. La reacción inicial es relativamente tímida, y el vocalista insiste: “¡He dicho buenas noches…!”, a lo que los presentes responden con una fuerte ovación. “Eso está mejor. Hemos cruzado cuatro bloques en medio de la nieve para llegar hasta aquí, ¿os dais cuenta de eso?… bueno, dejadme que os cuente algo: ha habido gente que me ha llamado por teléfono hoy preguntándome ´¿va a estar bien?` por un minuto me pregunté si se referían al estado de mi anatomía… luego me di cuenta de que se trataba de alguna reticencia con el clima. ¿No os gusta, aunque nieve? ¿no le da un cambio al pulso de la ciudad?… A mí me parece genial. En cualquier caso, le dedicamos esto al guardián de las estaciones, al hombre que nos da la nieve cuando la necesitamos, donde quiera que esté y quien quiera que sea. Vamos a hacer una selección representativa de nuestro material, como sabréis si alguno de vosotros ha estado en alguno de los conciertos que hemos dado. Para quienes no habéis estado aún, os doy un pequeño trazo: es una porción representativa del material que hemos reunido en los últimos seis años y medio, y comienza con una canción que es más o menos… así”.

Esa canción es ´Over The Hills And Far Away`, que suena perfecta, musculosa y rutilante, con un Page que luce su mejor estado de forma musical, soberbio en las seis cuerdas a lo largo de los casi ocho minutos que dura la tremenda versión.

“Gracias”, dice Plant. “Esto es lo que podríamos considerar el último de los conciertos de Nueva York. Nos quedan los del Condado de Nassau, pero siempre nos ha gustado tocar en el (Madison Square) Garden y… así que esta noche vamos a hacer un show realmente clamoroso, ¿os parece bien?” (ovación) “eso es algo que depende al mismo tiempo de dos factores: nosotros y vosotros. Hoy estoy muy hablador, pero no es de eso de lo que se trata, así que… tenemos un nuevo álbum que se publicará muy pronto, y que se llama

Physical Graffiti… como aquellos que dejamos en California. Hay algunas canciones nuevas del álbum que os queremos tocar, y ésta es una de ellas”.Así introduce el vocalista un ´In My Time Of Dying` que, curiosamente, y pese a la magistral interpretación que el grupo ofrece a lo largo y ancho de sus once minutos, deja un poco frío al respetable, aún nada familiarizado con una canción que, en cambio, terminará siendo un aclamado clásico del grupo. El eterno doble filo de las nuevas composiciones…

“¿Perdón?”, apunta un sarcástico Robert Plant. “Muchas gracias. Irónicamente, eso era un viejo… lo que podríamos llamar un clásico del folk. Se convierten en canciones de folk cuando nadie les compone la música, simplemente se heredan por el recuerdo. ¿Os imagináis que ´Whole Lotta Love` terminase así? Bueno, sigamos, ésta es una canción que nos vino por muchas buenas experiencias mientras viajábamos por el mundo. Acabábamos en… eh… el club de Rodney Dangerfield, ¿podéis creerlo? La verdad es que acabamos en un montón de sitios extraños por todo el mundo, con un montón de gente extraña. Algunos eran extraños en sentido positivo y otros eran raros, pero al final nos dábamos cuenta, por hacer corta una larga historia…” (observa la presencia de un vendedor de camisetas piratas del grupo), “… de que ahí hay un chico vendiendo camisetas y que la historia se repite”.

La expresión empleada al final del speech para ese “la historia se repite” es la que da título a la siguiente canción: ´The Song Remains The Same`, de la que ofrecen una trepidante versión. Ésta, naturalmente, como venía siendo habitual, desemboca en ´The Rain Song`, para adentrar a los asistentes en una fase más tranquila y densa del show.

“Gracias”, prosigue Robert. “Ésta es una canción de

Physical Graffiti que, una vez más, recoge las sensaciones de los viajes y sus experiencias, de las imágenes y los ambientes, como el que estamos consiguiendo ahora, pero ésta se llama ´Kashmir`…”, y el grupo se adentra en una cuidada versión del que, a la postre, será uno de sus clásicos más definitivos.Plant explica que el grupo siempre está cambiando de dirección, y que eso es lo único cierto y además de lo que se trata. Y continúa señalando: “Esta próxima canción cuenta con las… ah… uñas impecablemente limpias de John Paul Jones. El hombre que hizo del Flying Circus de Monty Python un fiasco en Nueva York. Esta canción, una vez más, se refiere a un viaje. Parece que no podemos quitárnoslos de encima. Tal vez por eso seguimos haciendo lo que hacemos. Esta cancíón se llama ´No Quarter`…”.

Y llega uno de los pasajes más absolutamente mágicos y excelsos de la noche, con una versión absolutamente insuperable de más de dieciocho minutos de la mística pieza del álbum

Houses Of The Holy, con un Jones realmente exquisito y un Page que ofrece una inolvidable secuencia de solos y arreglos de guitarra. Matrícula de honor absoluta para los dos en este capítulo.Un entusiasmado Plant presenta a sus compañeros: “¡John Paul Jones en el piano!… ¡Jimmy Page en la guitarra eléctrica!… ¡Raymond Thomas, manager de gira de Jimmy Page!… ¡Ian Knight, a cargo de la máquina de humo que no funcionaba!… ¡Peter Grant, nuestro manager!… ¡¡Todo el mundo!!… Bueno, os dije que queríamos pasarlo bien. Algo que no soporto es a esas ceremoniosas estrellas del pop que pretenden que todo es tan serio. Hay algunas que viven en el Village… en el de Inglaterra. Aquí tenemos una canción de ah… aquí tenemos una canción de

Physical Graffiti que sube el tono un poco. Se refiere a los adornos del automóvil, y tiene referencias al contacto físico. Se llama ´Trampled Underfoot`…”.Y vuelve a subir el ritmo con tan potente pieza de Hard Rock con adornos funk, de la que el grupo solía ofrecer inmejorables versiones casi siempre. Un corte muy agradecido en directo, que parecía fluir con tremenda facilidad, de forma casi automática. Es un momento de una intensidad difícilmente igualable, idoneo para lo que viene, presentado, no sin cierto punto de humor: “Damas y caballeros, en este punto de la noche queremos presentar a uno de los mejores percusionistas que jamás tuvo Led Zeppelin. La maravilla en un bombín. El hombre que hizo que se me pasara el constipado. ¡¡¡John Bonham, ´Moby Dick`!!!”. Y así, Bonham ofreció sus más de 20 minutos de soberbio solo de batería,

haciendo prácticamente de todo lo imaginable y con una gama de recursos absolutamente inagotable que provocaba auténticos escalofríos.En la recta final del repertorio principal, ´Dazed And Confused` contó con una memorable parte colectiva y una individual, la del solo de violín de Jimmy Page, que uno sigue sin comprender demasiado bien qué se empeñan algunos en querer verle. Si la “gracia” durase unos pocos minutos, tal vez resultaría hasta atractiva, pero lo cierto es que se acerca peligrosamente a la media hora, situando la duración total del corte en los 34 minutos.

Llega otro de los momentos más claramente esperados y deseados. Robert Plant anuncia: “Bien, parece que hemos cubierto todos… casi todos los colores del espectro. Creo que tal vez queda uno…”. Y ese color restante es, cómo no, la dulce y enorme versión de ´Stairway To Heaven`, con la que el grupo se despide y se retira.

“Percy”, “Pagey”, “Jonesy” y “Bonzo” no tardarán en reaparecer, y el primero, con la voz ya un poco fatigada por la ronquera que aún está terminando de superar vuelve a decir: “¡¡Buenas noches!!… ¡¡he dicho buenas noches!! ¡¡buenas noooocheeees!!”. Y así, con la tremenda ovación de los allí presentes, el grupo se lanza a por ´Whole Lotta Love` que, combinada con ´Black Dog`, pone el punto cuasi final… ya que el bis de cierre definitivo llegará con ´Heartbreaker`.

Tres horas después de los primeros compases de batería de ´Rock And Roll`, con un público absolutamente entregado, el grupo se despide. Plant sentencia: “Damas y caballeros de Nueva York, lo vuestro es demasiado. Y nosotros tampoco estamos nada mal, je je. Muchas gracias. Buenas noches”.

El del 12 de Febrero en el Madison Square Garden de Nueva York fue uno de los conciertos más sólidos de la gira Norteamericana de LED ZEPPELIN en 1975. Tras una primera fase difícil el grupo dejó claro de lo que era capaz cuando mostraba su mejor cara sobre el escenario. A partir de ese momento, ya con la gripe de Robert Plant y la fractura de Jimmy Page totalmente superadas, todo iría mucho más rodado, aunque no sin incidentes y mucho menos sin unos excesos y un descontrol ya absolutos en el seno interno de la banda. Pero claro, de lo contrario,no estaríamos hablando de LED ZEPPELIN…

Alberto Manzano Ben


Fuente: http://www.elalmacendelrock.com

Deja un comentario