htc-vive-product-1
En el Mobile World Congress de 2015, HTC anunció un importante cambio de estrategia. El foco no se dirigía sólo a su móvil estrella, sino que giraba hacia un periférico: las gafas de realidad virtual Vive. Ahora están a punto de salir al mercado, lo harán en el mes de abril, y ya se ha comunicado su precio en dólares: 899.
En aquel momento no se le veía mucho sentido a casi renunciar a los móviles. HTC ha estado haciendo terminales de muy buen nivel durante los últimos años y parecía que dilapidaba un capital importante. Sin embargo, si lo contemplamos ahora la perspectiva cambia. El mercado de smartphones está saturado y desde Samsung a Alcatel o desde Sony a LG apuntan a simplificar su oferta de móviles y complementarla con accesorios, uno de ellos, las gafas de realidad virtual.
htc-vive-6-1500x1000
El truco que tienen las Vive es que en lugar de funcionar enganchadas a un móvil, lo hacen a un PC, y, además, a un PC potente. De esa forma consiguen una experiencia que es aconsejable probar. En mi caso, es una de las pocas veces que no me ha mareado. Y eso que hice el tour completo (y conseguí cargarme a todos los marcianos, por cierto).

Es sistema se compone de un casco, dos mandos, auriculares (opcionales) y unos sensores que se encargan de delimitar el espacio seguro. Si durante la experiencia se va a salir del ámbito que crean los sensores, se muestra una rejilla para advertirlo.
La ventaja es la calidad y, por tanto, la gran calidad de la inmersión, pero también hay desventajas. Es sólo compatible con ordenadores Windows (cierto que son la mayoría), no con Mac, además, deben ser potentes, no sirve un portátil convencional cuando la mayoría de los ordenadores que se compran ahora son portátiles, y las gafas deben estar conectadas por cable al ordenador, lo cual supone una cierta molestia, ya que se trata de moverse, caminar, dentro de esa realidad virtual.


Fuente: http://www.elmundo.es/tecnologia/2016/02/22/56cb5c1a268e3ed06d8b463f.html