En 1986, tres ex integrantes de un grupo formado a comienzos de la década de los 80s llamado No Name se reunen para dar vida a un nuevo proyecto musical completamente diferente a lo que hacían en el citado grupo: un estilo pop rock y con letras en español. Ellos son el guitarrista Miguel «Coyote» Denegri, el bajista Edgar Cuentas y el baterista Augusto Castro, los cuales ya tenían cierta experiencia en el medio musical peruano: «Coyote» había hecho sus pinitos musicales en una banda de rock formada por alumnos de la PUCP y «Agustazo» ya había sido baterista de otros grupos como lo fueron Canto Rodado, La Banda de Richie Zellon en la década de los setenta, Duwetto y TV Color, en la década siguiente. Retomando el tema de No Name, este combo nace en 1981 y su repertorio estaba compuesto por covers de grupos en inglés por ese entonces muy poco difundidos en nuestro país como Talking Heads y Gang of Four, y se mantuvo vigente hasta 1984. A esta agrupación se le considera la génesis de lo que a futuro sería La Banda Azul puesto que otros de sus componentes pasarían a enrolar sus filas.

Ese mismo año, el entonces discjockey de Doble Nueve FM, Manuel Garrido Lecca Alvarez Calderón retorna a nuestro país procedente de los EE.UU, donde había cursado estudios de producción musical, listo para aplicar en nuestro medio todo lo aprendido en territorio norteamericano. Una vez en Lima, conoce a estos tres talentosos músicos limeños haciendose cargo de la produccion musical del entonces proyecto aún sin nombre. En Octubre de 1986 empiezan los ensayos de la agrupación recientemente formada bajo la dirección de «Manolo», que de esta forma hacía su debut en el rubro. Por aquellos días, el objetivo inmediato del grupo era registrar tan sólo un disco simple y esperar la respuesta del público, es ahí donde adoptan el nombre de La Banda Azul, probablemente debido a las influencias musicales de cada uno de los componentes del entonces trío. Para entonces los temas ya listos son Yo lo ví pero no sé nada y Sra Burocracia.
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=S9wwjB063js&fs=1&hl=en_US]
Un mes despues se une a ellos Luis «Wicho» García,quien había sido vocalista del grupo subterráneo Narcosis y que luego dió vida a un proyecto unipersonal llamado Meine Katz und Ich(Mi Gato y yo en español) en el cual grabó temas instrumentales y también con letras, dichas composiciones de «Wicho» jamás fueron publicadas. García pasa de esta manera a ser la voz principal y el tecladista de La Banda Azul, aportando también canciones de su propia autoría como Me da igual. De esta manera el grupo pasa a ser un cuarteto que además contaría con el apoyo musical de Bernardo «Chama» Orlandini y de Nina Mutal en los coros, de Selma Mutal en teclados y de Tito Rullo en el saxo tenor. «Chama» y Nina también formaron parte de No Name pero en su última etapa. En sus primeros días como grupo, participan como banda de apoyo del veterano cantante nacional Gerardo Manuel con la que graban un maxi simple con una versión rock del conocido vals Mi Perú, además de los temas Soledad amante mía y Confesiones en el calendario, este disco tampoco sale a la venta.

En cuanto a los planes musicales de La Banda Azul estos cambiaron radicalmente con la llegada de «Wicho» y de los otros integrantes al combo, puesto que comienzan a trabajar ya no en un disco de 45rpm sino en un larga duración cuyo lanzamiento estaba previsto para Mayo de 1987 siendo editado por EMI-Discos Hispanos contando con la producción musical de Manuel Garrido Lecca, la grabación de esta placa se lleva a cabo en los estudios de Elías Ponce Jr y luego con Saúl Cornejo. En los últimos días de 1986 ya tienen cuatro surcos listos los cuales fueron plasmados en la primera producción discográfica de La Banda Azul, un maxi simple epónimo el cual ve la luz en Enero de 1987 bajo la etiqueta EMI. Esta placa cuenta también con la colaboración del propio Cornejo y de Alonso Zevallos, en los teclados y del experimentado Carlos Espinoza en el saxo.

Los temas incluidos en esta placa debut marcan diferencias con el resto de grupos de la escena local, debido a la variedad de estilos y también por el contenido de las letras de sus canciones, netamente irónicas y hasta de protesta. Por este motivo ninguna de éstas llega a los primeros puestos de las radios nacionales, a pesar de que Yo lo vi pero no sé nada y Me da igual cuentan con cierta rotación en algunas emisoras, dando a conocer al grupo al público rockero peruano. Ya en los primeros meses de ese año, La Banda Azul ofrece sus primeras actuaciones en vivo y también lo hace en la televisión local, para ser más exactos en los sets de Canal 9 TV. A raíz de estas experiencias, el grupo se propone componer y grabar temas mucho más comerciales sin por ello perder la línea que los caracterizaba desde sus inicios. Es en ese momento cuando se integra un quinto integrante a la banda, el tecladista Miguel «Lito» Figueroa quedando «Wicho» sòlo como cantante. «Lito» anteriormente había formado parte de las orquestas de Domingo Rullo y de los Hnos Silva.
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=lure9bYd2ZE&fs=1&hl=en_US]
Mientras La Banda Azul empieza a hacerse de un nombre en la movida comercial de la época, suceden los primeros escollos en el seno del grupo: Miki González, que en ese tiempo estaba por grabar su segundo larga duración, convoca a Garcìa para tocar teclados y a su vez encargarse del sonido de sus presentaciones en vivo. Por esta poderosa razón, «Wicho» ya no podía dedicarse de lleno a La Banda Azul por lo que fue necesario encontrar a un cantante alternativo que pudiera reemplazarlo en caso fuera imposible su presencia en las tocadas del grupo. Es aquí donde le proponen al corista «Chama» Orlandini tomar su lugar, lo cual acepta. En sus actuaciones como nuevo cantante de La Banda Azul, hace gala de su personalidad gracias a su dominio escénico y tambièn a su famoso strip show. Sin embargo, Orlandini no llega a grabar ninguna canciòn con ellos debido a que aùn no era titular puesto que «Wicho» aùn no había desertado de la agrupaciòn.

Pero este no fue el único problema que debieron enfrentar los liderados por el guitarrista «Coyote»: el bajista Edgar Cuentas, a la postre integrante del grupo folk rock Del Pueblo del Barrio, debía viajar a la ciudad de París para tomar parte de la grabaciòn de su segundo disco. Su lugar fue cubierto momentáneamente y de manera alternativa por el joven Dante Albertini, en ese tiempo bajista de Imàgenes y por el experimentado David Pinto, integrante de Perú Jazz. En cuanto a «Chama», éste se aleja definitivamente de La Banda Azul debido a un viaje a Europa y «Wicho» decide abandonar el grupo debido a sus múltiples compromisos en la banda de Miki González y tambièn porque ya no se sentía a gusto con el nuevo rumbo musical que estaban tomando los comandados por Miguel Denegri. Esta deserción, sumada a la del batero «Agustazo» Castro quien tambièn los dejo merced a diferencias musicales con el resto de sus compañeros, pone en peligro la continuidad de La Banda Azul en el medio rockero nacional.

De inmediato el guitarrista y compositor «Coyote» se propone reflotar el grupo buscando reemplazos para «Wicho» y para «Agustazo», el primero de ellos fue suplido por el entonces vocalista de La Banda del Sargento Pimienta, Percy Bobadilla. Anteriormente Percy había cantado en el grupo Ave y fue descubierto por «Coyote» en uno de sus recitales. El lugar de Augusto Castro fue tomado por Victor Rìos, rompecueros del grupo Hielo en su primera fase. Ahí no quedaba todo pues Nina Mutal deja su condiciòn de corista para pasar tambièn a ser voz principal en La Banda Azul. Así, en Julio de 1987, el combo ya era un sexteto formado por Percy Bobadilla y Nina Mutal en las voces, Miguel «Coyote» Denegri en la guitarra, Edgar Cuentas en el bajo(quien había regresado de Europa), Victor Rìos en la baterìa y Miguel «Lito» Figueroa en los teclados.

Una vez reformada La Banda Azul, se retoma la grabaciòn y mezcla del primer largo del grupo de la cual «Wicho» había tomado parte hasta su posterior deserción, esto se efectúa en los estudios RAV de Jorge Avalos y Lucho Temple, siempre contando con la producción y arreglos de Manuel Garrido Lecca, convertido ya en todo un referente en el campo en nuestro medio. La llegada de Bobadilla y la inclusiòn de Nina al combo trajo consigo notables cambios en el curso de la grabaciòn del disco: dos temas que «Wicho» había dejado registrados fueron sacados del track list para colocar en su lugar nuevas canciones en las voces de Bobadilla y de Mutal, Máscaras y Skyrimicí(Quiereme asi), respectivamente, aparte de Destinos, tema interpretado a duo por ambos. El resto de material listo para ser lanzado al mercado contaba aún con el concurso de «Wicho» García, quien también compone la mayorìa de surcos al lado de «Coyote» Denegri.

Paralelamente a la preparación de su primera producción discográfica, La Banda Azul prosigue con su cada vez más recargada agenda de presentaciones en Lima, destacando entre ellas los conciertos que ofrecen en el Auditorio Juvenil de la Feria del Hogar entre Julio y Agosto de 1987, y luego llegan las propuestas para actuar en el interior del país. Meses despues, exactamente en Noviembre de 1987, se lanza el primer sencillo del mencionado disco, se trata de Máscaras. Este es el más reciente de los temas que La Banda Azul había registrado y fue estrenado precisamente para relanzar a la banda en la movida local. Máscaras rápidamente escala posiciones en los rankings de las principales radios limeñas con lo cual Denegri y compañía por fin consiguen su primer hit tras casi un año de formados y luego de algunos intentos fallidos con los temas del maxi simple.

Finalmente, en Diciembre de ese mismo año, se edita Cuestión de lugar, el esperado primer LP de La Banda Azul editado por EMI-Discos Hispanos y del cual se desprenden otras canciones que en un futuro no muy lejano alcanzarìan los primeros puestos en las listas. No obstante el grupo recibiría en breve su estocada final: el flamante vocalista Percy Bobadilla es llamado por sus ex compañeros del grupo Ave para unirse a su nuevo proyecto, el grupo La Mafia con el que consiguen ràpidamente el èxito gracias al tema Verano. Esto motivò la renuncia irrevocable de Bobadilla a La Banda Azul. Lo mismo ocurre con Edgar Cuentas quien decide abocarse definitivamente a Del Pueblo del Barrio, su banda altenativa. De esta manera el grupo parecía acercarse a su inexorable final debido a las dos intempestivas salidas de sus músicos. «Coyote» intenta una vez más resucitar a La Banda Azul con la incorporación de Pablo Bermúdez como bajista, sumandose al único sobreviviente de la formación original(Denegri)y a los restantes Nina Mutal, Victor Ríos y Lito Figueroa.

A pesar de todos estos sucesos, se continúan explotando las canciones del LP Cuestión de lugar y en Febrero de 1988 es lanzado un nuevo sencillo: Pronóstico reservado, una de las canciones que «Wicho» deja grabadas en 1987 antes de abandonar La Banda Azul. Este single llega acompañado de un excelente y a la vez divertido videoclip, los integrantes de la banda invitan al ya ex cantante del grupo a participar del clip, haciendo el papel de cura.

LA BANDA AZUL-PRONOSTICO RESERVADO (1988):

Gracias a la difusiòn del mencionado video, Pronóstico reservado se convierte en el mayor éxito en la carrera de La Banda Azul y la banda recibe propuestas para presentarse en algunas ciudades del interior para lo cual Manolo Garrido Lecca le pide a Wicho que regrese al grupo y este acepta, pero sólo para algunos conciertos en provincias, acto seguido dejaría definitivamente La Banda Azul. En Marzo de ese año, el productor «Manolo» Garrido Lecca sugirió al guitarrista «Coyote» terminar con el ciclo de La Banda Azul y empezar otro sobre la base del anterior. Así, Coyote y Nina, los únicos que quedaban del desaparecido La Banda Azul forman Gin Zen. Pero está es otra historia…..