No es sencillo vivir
espacios incendiarios
como las almas negras
escupiendo desesperación

No es alucinación
el morir a diario
cuando los brazos están ausentes
y la vida acumula decepción

Nadie sabe lo que es el vacío
aun cuando almas muertas
esconden los secretos de la vida
en sonrisas de llanto

No hay cambios de día
solo un gran infierno
horas que no se acaban
en relojes sin manecillas

Nadie sabe si estas vivo
cuando los ojos no te miran
y tu cuerpo inerte
camina entre los muertos

Nunca busques refuerzos
cuando la caballería de la vida
desvió la ruta del olvido
creando ilusiones falsas

Nadie sabe lo que es estar muerto
solo las sombras de la habitación
que bajo el odio del secuestro
dejan de reflejar nuestro cuerpo